El Alzheimer explicado para todos.


Alzheimer

El Alzheimer se enmarca dentro de las llamadas enfermedades neurodegenerativas, eso quiere decir que en el sistema nervioso central de los afectados por esta enfermedad mueren progresivamente células. Dependiendo de la zona del cerebro en que mueren esas células nerviosas, así serán los síntomas que vemos en el enfermo.

En el Alzheimer, la afectación comienza primeramente en las regiones cerebrales implicadas en el proceso de memoria y orientación, de ahí que los síntomas iniciales de la enfermedad que comenzamos a percibir son que a nuestro familiar se le olvidan cosas recientes, o que se desorienta en lugares conocidos, por ejemplo, de la casa al súper.

A medida que el Alzheimer avanza, otras zonas del cerebro también se afectan y el enfermo pierde otras capacidades, como hablar o caminar. Y, ¿por qué ocurre ese deterioro del cerebro?

El Alzheimer: causas.

El Alzheimer

A la izquierda, imágenes de un cerebro normal, a la derecha, cerebro de persona con enfermedad de Alzheimer en el que se aprecia la atrofia cerebral.

Las causas finales que expliquen por qué mueren las neuronas y la comunicación entre ellas se pierda, aún no son del todo conocidas. Sí se sabe que en el cerebro de los enfermos se acumulan unas proteínas —o dejémoslo simplemente en sustancias— de forma anormal que terminan impidiendo que las neuronas se comuniquen entre sí o que obtengan los nutrientes necesarios para sobrevivir.

Esas proteínas tóxicas normalmente debieran ser desechadas por nuestro sistema de reciclaje natural, el sistema inmunitario, pero sucede que con el Alzheimer, el sistema inmunitario deja de funcionar adecuadamente.

Entonces, imaginen el panorama: compuestos tóxicos se acumulan dentro y fuera de las neuronas y el encargado de impedirlo no funciona ¿resultado? El Alzheimer avanza, sigue matando neuronas y termina evolucionando a la demencia.

Si te interesa profundizar en este tema: Causas de la enfermedad de Alzheimer. Factores de riesgo.

No todas las personas con demencia tienen alzhéimer, aunque todas las personas con alzhéimer terminarán desarrollando demencia.

Y aquí una aclaración importante: no todas las personas con Alzheimer tienen aún demencia, ni todas las personas con demencia tienen Alzheimer. La enfermedad de alzhéimer es solo una más de las decenas de enfermedades que causan demencia, entre ellas el Huntington, el párkinson o la demencia con cuerpos de Lewy.

Aunque, perdón, el alzhéimer no es una más, en realidad esta enfermedad es la primera causa de demencia en el mundo, justificando más del 60% de los casos.

Así, el Alzheimer es una enfermedad que llevará, hasta el momento de forma inevitable, a padecer demencia, una condición que está determinada por el deterioro de las capacidades mentales en grado suficiente como para impedir desarrollarnos de forma autónoma en la vida cotidiana.

Evolución de la enfermedad de Alzheimer.

tratamientos para la enfermedad de Alzheimer

La prevención del alzhéimer pasa primero por la detección las primeras fases, cuando los síntomas todavía no son visibles.

Pero al inicio, el alzhéimer es solo alzhéimer, sin demencia, aunque esta es su final más temido. Al comienzo, los enfermos ni sus familiares notan los síntomas porque los cambios se están produciendo a nivel cerebral y no son suficientes para provocar manifestaciones visibles.

En el cerebro de los afectados esos compuestos dañinos a los que nos referimos al inicio, se van acumulando entre 20 y 30 años antes de que veamos síntomas como que nuestra madre ya no es capaz de hacer esas cenas que antes eran cotidianas.

Después, cuando el daño en el cerebro está suficientemente avanzado, comenzamos a notar cosas extrañas, nuestro familiar “ya no es el que era antes”, lo que generalmente significa que ya no es capaz de hacer actividades que anteriormente formaban parte de su rutina. Aquí es donde normalmente se acude al médico, cuando ya han pasado décadas desde el comienzo real de la enfermedad.

Si te interesa profundizar en este tema: Fases de la enfermedad de Alzheimer. Síntomas.

Diagnóstico del alzhéimer.

Cómo se diagnostica el Alzhéimer

Cuando comienzan las sospechas toca ir a los profesionales de la salud. El primer paso siempre será descartar otras causas de los problemas cognitivos del enfermo, porque hay muchos otros factores que pueden ocasionar los síntomas que vemos y algunos de ellos pueden ser reversibles.

Generalmente el clínico mandará realizar analíticas de sangre y pruebas de neuroimagen, como la resonancia magnética, para descartar otras posibles causas. Si los síntomas son muy avanzados y evidentes, el diagnóstico será más fácil y con algunos test psicológicos posiblemente el especialista llegue a un diagnóstico.

Porque sí, hasta el momento el diagnóstico de enfermedad de Alzheimer se realiza descartando otras posibles causas y por los síntomas que manifiesta el enfermo. Aún no existe una prueba que permita concluir sin lugar a dudas que alguien tiene alzhéimer, algo así como las pruebas para determinar si somos diabéticos. El diagnóstico definitivo y final se realizaría mediante una autopsia al cerebro del enfermo para comprobar si, efectivamente, los depósitos de esas proteínas tóxicas están presentes.

Lo que sí existe son métodos más avanzados de diagnóstico para aquellos casos en que los profesionales no están seguros de las causas de los síntomas de la persona. La Tomografía por Emisión de Positrones(PET por siglas en inglés) permite observar la acumulación de una de esas proteínas tóxicas y determinar si la acumulación es anormal.

Eso sí, como esos mismos agregados tóxicos están presentes en otras muchas enfermedades, la PET por sí sola no sirve para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer, sino que es necesaria la presencia de síntomas como la pérdida de memoria y la desorientación en tiempo o espacio, entre otros. Además de la PET, el análisis del líquido cefalorraquídeo que se obtiene mediante una punción lumbar puede ayudar a determinar si las proteínas se están acumulando de forma anormal en el cerebro.

Si te interesa profundizar en este tema: ¿Cómo se diagnostica el Alzhéimer?

El Alzheimer: tratamiento.

Alzheimer.-Medicamentos-y-efectos-secundarios

Si el temido diagnóstico llega, sí existen tratamientos que ayudan con algunos síntomas aunque no curan la enfermedad, porque en la actualidad, por mucho que decenas de sitios de reputación más que dudosa proclamen que tienen la cura para el alzhéimer, esta terrible enfermedad no tiene cura. Los tratamientos, tanto farmacológicos como no farmacológicos, permiten mantener por más tiempo las capacidades mentales y funcionales del enfermo.

En la actualidad hay cuatro fármacos aprobados para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, con alcance modesto, fundamentalmente mejorando algunos procesos cognitivos o alteraciones conductuales. A medida que pasa el tiempo ese efecto positivo es cada vez menos notable.

También desde el punto de vista farmacológico se emplean otros medicamentos para controlar síntomas como el insomnio, alucinaciones, delirios o  agitación. Los fármacos empleados en el tratamiento de esta sintomatología deben ser evaluados cuidadosamente ya que muchos tienen efectos secundarios de consideración en las personas mayores con demencia, incluyendo el aumento del riesgo de muerte.

Los tratamientos no farmacológicos como la fisioterapia, la terapia ocupacional o la estimulación cognitiva deben ser considerados de primera línea debido a que ayudan a potenciar el efecto de la medicación y, además, contribuyen a la calidad de vida del enfermo. Muchos centros ofrecen terapias dirigidas especialmente a las personas con alzhéimer de las que podéis beneficiaros.

Es importante conocer que sí existen tratamientos, que no son todo lo efectivos que necesitamos que sean, pero pueden ayudar a controlar el impacto de la enfermedad en la vida del enfermo y de quienes lo rodean. Los síntomas que provoca el alzhéimer no hay que aceptarlos de forma irremediable, siempre es importante comunicarlo al especialista e intentar que este ofrezca posibles alternativas terapéuticas.

El alzhéimer es una enfermedad y quienes la padecen son sujetos de derecho; en este caso su más elemental derecho es al tratamiento de los síntomas del mal de Alzheimer.

Referencias

Alzheimer’s Association. (2016). ¿Qué es la demencia? | Alzheimer’s association Spanish portal. Recuperado el 4 de mayo de  Alzheimer’s Association, http://www.alz.org/espanol/about/qu%C3%A9-es-la-demencia.asp

Mayo Clinic Staff. (2015, November 24). Alzheimer’s stages: How the disease progresses Alzheimer’s stages: How the disease progresses Recuperado de http://www.mayoclinic.org/alzheimers-stages/art-20048448

NIA. (2014, May 22). About Alzheimer’s disease: Alzheimer’s basics Recuperado el 4 de mayo de  National Institute on Aging, https://www.nia.nih.gov/alzheimers/topics/alzheimers-basics

WHO. (2016, April 19). Demencia. Recuperado el 4 de mayo de  World Health Organization, http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs362/es/

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: