test genético

Hipersexualidad alzhéimer, cuando lo que menos esperas aparece.


La hipersexualidad alzhéimer es una conducta rara, pero que, de producirse, representa una fuente de estrés importante para la familia.  El enfermo con este síntoma puede solicitar de forma insistente y repetitiva tener relaciones sexuales.

hipersexualidad alzhéimer

María tiene 76 años, aunque si dice que tiene 65 todos lo creerían. Con el pelo entrecano, siempre maquillada y con sus eternas perlas, María es lo que nosotros, un poco en broma, nos gusta llamar “una señora castellana, castellana”. Su familia siempre la ha descrito como muy tradicional y para ciertas “cosas” más bien…bueno, para esas cosas (entiéndase sexo) no se sabe, porque ese es un tema que María nunca habló con su familia.

¿Quién le iba a decir a Alberto, el esposo de María, que a esta altura de su vida iba a tener que hablar de sexo con unos desconocidos? ¿Hablar de su esposa y de sexo? ¡¿Hablar de su esposa con alzhéimer y que demanda sexo?!

Sucede que Alberto tuvo que preguntar al neuropsicólogo que atiende a María si era normal que esta, enferma como estaba, quisiera tener sexo de forma constante e insistentemente, llegando en algunas ocasiones a mostrarse agresiva ¿Normal? Depende, sigue leyendo, que hoy hablamos de algo que apenas se menciona, la sexualidad alzhéimer y una alteración que puede generar mucho malestar, la hipersexualidad en la enfermedad de Alzheimer.

También te puede interesar leer: Agresividad en las personas con alzhéimer ¿Qué hacer?

¿Normal? La relatividad de la conducta anormal.

Si algo es complicado de definir en la psicología y en la vida misma es la conducta anormal. Ya si hablamos de sexo la complicación escala varios grados, si sumamos sexualidad en los adultos mayores más alzhéimer entonces la cabeza de algunos da vueltas ¿Eso tan siquiera existe?

Sí, existe, aunque se oculta tras varias capas de prejuicios que en algunos casos la realidad se encarga de derribar de un solo plumazo. Nos referimos a la circunstancia en que una alteración de la conducta sexual en un enfermo o enferma de alzhéimer hace imposible ignorar el tema.

Con relación a la sexualidad alzhéimer suelen darse varias circunstancias entre la pareja, por ejemplo:

  • El coito específicamente se vuelve inexistente.
  • El enfermo y/o su pareja desean tener relaciones sexuales pero la idea les genera conflicto, sobre todo al cuidador “¿Será correcto?”
  • Uno de los miembros desea tener relaciones sexuales, mientras el otro las rechaza.

En relación a la segunda circunstancia, cuando ambos quieren pero tienen dudas, recomendamos leer este artículo a propósito de un famoso caso acontecido en EE.UU, en él se describen algunas pautas para saber si una relación sexual es adecuada a las circunstancias específicas de un enfermo de alzhéimer.

En este artículo hablaremos del último escenario, cuando un miembro de la pareja, en este caso el enfermo o enferma, busca de forma insistente tener sexo mientras su pareja, el cuidador, lo rechaza. En ese caso, sobre todo si el enfermo no manifestaba estas conductas antes del diagnóstico de alzhéimer, sí estaríamos hablando de una alteración de la conducta sexual que, al interferir significativamente en el bienestar del cuidador, puede requerir atención profesional.

También te puede interesar leer: Alteraciones sexuales en la enfermedad de Huntington.

El por qué y el cómo de la hipersexualidad alzhéimer.

hipersexualidad alzhéimer

La hipersexualidad es más común en la demencia frontotemporal que en la enfermedad de Alzheimer, en donde se considera más bien rara, pero cuando ocurre es una fuente de estrés importante para la familia y el cuidador.

Se supone que está en buena medida influenciada por el deterioro cerebral que provoca el alzhéimer y las especificidades que adopta la enfermedad en cada persona. El deterioro de regiones del cerebro como el lóbulo temporal, ubicado detrás de nuestras sienes, o del lóbulo frontal—detrás de la frente—, se ha asociado a la alteración de la conducta sexual.

Otros factores pueden influir, por ejemplo, los problemas de memoria que tiene una persona con alzhéimer pueden hacer que no recuerde que recientemente tuvo sexo o que, por el contrario, su pareja se negó a tener relaciones sexuales. También es importante considerar la posibilidad de que con esa conducta sexual la persona no esté buscando realmente coito, sino intimidad, afecto.


Una persona con alzhéimer hipersexual puede manifestar las siguientes conductas:

  • Solicita insistente y periódicamente mantener relaciones sexuales a pesar de recibir numerosas negativas.
  • Masturbación excesiva.
  • La persona con alzhéimer puede llegar a mostrarse agresiva en sus demandas sexuales.
  • Tocamientos excesivos hacia la otra persona
  • Despliega conductas sexuales explícitas en lugares inadecuados
  • Lenguaje con contenido sexual que socialmente se considera inadecuado y que no era característico del enfermo/a.

Tratamiento de la hipersexualidad alzhéimer.

Somos defensores incansables de los enfoques no farmacológicos en el tratamiento de las alteraciones de conducta en las personas con alzhéimer. Con la hipersexualidad no haremos la excepción. Cuando este comportamiento surge, lo pareja afectada puede:

  • Mostrarse más afectiva físicamente con la persona. Una relación sexual no solo involucra los genitales, sino que una caricia, un abrazo o un beso pueden ayudar a satisfacer las necesidades de intimidad que tiene su pareja.
  • Identifique los detonantes del comportamiento indeseado ¿Sucede cuando algo le genera ansiedad, cuando anteriormente han discutido? Y por supuesto, si identifica algún detonante, intente darle solución.
  • Redirecciona: nunca nos cansaremos de hablar de esta técnica por su utilidad. Redireccionar implica cambiar el foco de atención de las personas con alzhéimer, hablándole de otros temas, iniciando una nueva actividad o señalándole algo en concreto. Suele ser muy útil para la mayor parte de las alteraciones del comportamiento.
  • Pruebe varias estrategias: la modificación de una conducta lleva mucho de ensayo y error. Intente ignorar el comportamiento de la persona ¿No da resultado? Pruebe a decirle amable, pero firmemente, que lo que hace no está bien.
  • Si la conducta hipersexual ocurre en relación a otros o en lugares inapropiados, intente advertir, en la medida de lo posible, que debido a la enfermedad la persona puede manifestar comportamientos inadecuados.

Si la hipersexualidad alzhéimer está asociada a comportamientos agresivos o va acompañada de ideas delirantes y/o alucinaciones, puede ser necesario incorporar un tratamiento con medicamentos.  Un estudio de hace décadas (Jensen, 1989)  encontró cierto beneficio del uso del pindolol, un fármaco antihipertensivo, en el tratamiento de la hipersexualidad alzhéimer. En el caso de que existan manifestaciones psicóticas se suele acudir a los neurolépticos atípicos como la risperidona, siempre teniendo en cuenta el riesgo de estos medicamentos para las personas con demencia.

También te puede interesar leer: Alteraciones del comportamiento en las personas con alzhéimer ¿Qué hacer?

Referencias

Alzheimer Society of Canada. Intimacy and sexuality. Disponible en http://www.alzheimer.ca/en/Living-with-dementia/Understanding-behaviour/Intimacy-and-sexuality

Jensen, C. (1989). Hypersexual agitation in Alzheimer’s disease. Journal of the American Geriatrics Society.37(9), . Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2760388

Wright, L. K. (1998). Affection and Sexuality in the Presence of Alzheimer’s Disease: A Longitudinal Study. Sexuality and Disability16(3), 167–179. doi:10.1023/a:1023042924997

Búsqueda por etiquetas: