Para la salud cerebral puede ser bueno beber leche.

Para la salud cerebral puede ser bueno beber leche.


Para alcanzar  una mejor salud cerebral la leche parece tener un efecto beneficioso.

Para la salud cerebral: leche

Beber leche puede ayudar a mantener el cerebro joven, según sugiere un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition. Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Kansas examinaron la ingesta dietética de 60 adultos mayores en el transcurso  de una semana.

Posteriormente realizaron pruebas  a los participantes para medir los niveles de un antioxidante natural llamado glutatión. Resultó que aquellas personas que habían dicho tomar más leche tenían los niveles más altos de glutatión.

“Una teoría del envejecimiento llamada la teoría de los radicales libres explica que el estrés oxidativo juega un papel fundamental en el envejecimiento y en enfermedades neurodegenerativas asociadas a él  como la enfermedad de Alzheimer”  expresó el autor principal del estudio, In-Young Choi, profesor asociado de la del Centro Médico de la Universidad de Kansas.

“El Glutatión es un antioxidante importante en nuestro cerebro y es conocido por luchar contra el estrés oxidativo y proteger nuestras células nerviosas. Por lo tanto, incrementar las concentraciones de glutatión puede ser una estrategia importante para promover la salud del cerebro” añadió Choi (fuente: yahoo news).

Expertos en nutrición señalan que no se puede simplemente ingerir más glutatión para mejorar la salud cerebral sino consumir alimentos que estimulen su síntesis, como los ricos en cisteína, un aminoácido precursor del glutatión (y que está en su constitución).

Entre esos alimentos se encuentra la leche, que según el Departamento de Agricultura de EE.UU  debe ser ingerida tres veces al día. De hecho, entre los participantes en el  estudio los niveles de ingesta de leche más elevados se correspondían con los recomendados (tres tazas al día) y también con los niveles más elevados de glutatión en el cerebro.

Aunque la investigación ha recibido algunas críticas si es válida para hacer un llamado a ingerir alimentos que resulten saludables a nuestro cerebro.