¿Pueden las personas con tipo de sangre O estar más protegidas frente al Alzheimer?

¿Pueden las personas con tipo de sangre O estar más protegidas frente al Alzheimer?

La respuesta a la pregunta del título, siento deciros, es no se sabe pero…Al menos esa es la interrogante, sin respuesta aún, que lanza un nuevo estudio de la Universidad de Sheffield en Inglaterra. Los investigadores encontraron que las personas del grupo sanguíneo O tenían mayor materia gris en el cerebro y podían estar más protegidos frente a enfermedades que, como el Alzheimer, provocan deterioro cognitivo.

Para llegar a esta conclusión los investigadores analizaron Resonancias Magnéticas de 189 personas sanas. Calcularon el volumen de su materia gris en el  cerebro y las diferencias entre los diferentes tipos de sangre.

Los resultados, publicados en la revista Brain Research Bulletin, muestran que los individuos con grupo sanguíneo O tienen más materia gris en la zona posterior del cerebelo. Las personas del grupo sanguíneo A, B o AB tienen menor volumen de materia gris en las regiones límbica y temporal incluyendo el hipocampo izquierdo.

“Los resultados parecen indicar que las personas que tienen un tipo de sangre O están más protegidos contra las enfermedades en las que se observa la reducción del volumen de las regiones  temporal y mediotemporal del cerebro, como en la enfermedad de Alzheimer, por ejemplo «, expresó uno de los expertos que participó en el estudio, Matteo DeMarco  y añade “Sin embargo, se requieren pruebas adicionales y una mayor investigación sobre otros mecanismos biológicos que podrían estar involucrados ” (Fuente: Futurity).

Lo dicho al inicio de este artículo, la investigación más que respuestas tiene como resultado interrogantes igual que otras miles(de investigaciones, queremos decir) que nos dicen cosas como que el mal dormir provoca una mayor acumulación de sustancia beta-amiloide o que la proteína tau es lacausante fundamental del deterioro cognitivo, no la sustancia beta-amiloide. Se establece una verdad y se abren decenas de interrogantes; otra más para este desesperante  puzzle llamado Alzheimer.