Ronni Bennett, una bloguera de 74 años.

Ronni Bennett, una bloguera de 74 años.

Ronni Bennett, una bloguera sénior
Una bloguera sénior. Imagen: Business Innovation Factory

Encontrarse por casualidad con el blog Time Goes By es una suerte para cualquier amante de los temas sobre envejecimiento. Nunca una actitud fue tan consecuente como la de Ronni Bennett, la creadora de Time Goes By, una mujer de 74 años que se negó a aceptar la imagen uniforme que los medios tradicionales emiten del envejecimiento como sinónimo de  declive, enfermedad y  debilidad.

Se negó a aceptar que solo eso le esperaba y decidió iniciar su proyecto personal. Un blog sobre envejecimiento o más bien, un blog de sus experiencias individuales sobre envejecer.  Formación para esta aventura no le faltaba, toda su vida ha estado vinculada como productora a medios de comunicación como la NBC, PBS, CBS o Lifetime. Aunque en un inicio pensó que la acogida no sería la mejor ahora se asombra de que cientos de personas visiten su página diariamente.

Frase de Ronni Bennett

Los temas que trata son variados, tanto como el interés de las personas mayores de 55 años a los que se dirige; habla de economía, música, discriminación por edad, seguros médicos o tecnología. Quienes piensen que encontrarán en Time Goes By una imagen edulcorada de la tercera edad se  equivocan. He aquí una de las últimas reflexiones de Ronni Bennett en su artículo de  ayer miércoles 1 de julio:

Tan sana como soy (y eso es algo que no me tomo a ligera) estoy decayendo. En estos días he notado los fallos de mi cerebro, los nanosegundos que me toma algunas veces llegar al siguiente pensamiento cuando estoy escribiendo. Eso es nuevo.

Y arremete contra aquellos que también se van a un extremo prescribiendo una vejez en extremo activa (si, confesamos habernos sentido un poco aludidos):

La vejez ha sido estigmatizada por tanto tiempo que los jóvenes que escriben todos esos consejos para las personas mayores se niegan a creer que no hay nada que puedan hacer para prevenirlo y quieren que seamos sus conejillos de india”.

Al comenzar su blog apenas si podía encontrar otros mayores que hicieran lo mismo, hoy en su página web tienen una lista de lo que llama Elderbloggers (algo así como seniorbloguer) que sobrepasan los trescientos. Una tendencia común en EE.UU  pero que no termina de despuntar entre los hispanohablantes.

En el contexto español se hizo popular “la abuela bloguera” , una mujer que recibió el día de su cumpleaños 95 un blog como regalo de su nieto, falleció en el año 2009 pero aún hoy las personas siguen visitando su página. Esa situación deja sin referentes en el mundo online a un sector de la población que seguramente agradecería el lenguaje cercano, de igual a igual, que aportaría una bloguera sénior ¿Alguien se anima?