Dieta Mediterránea y salud cerebral: nuevas evidencias.

Dieta Mediterránea y salud cerebral: nuevas evidencias.

Numerosas investigaciones vinculan Dieta Mediterránea y salud cerebral. Ahora científicos de la Universidad de Columbia la asocian a un mayor volumen cerebral en adultos mayores.

Dieta Mediterránea y salud cerebral
Crédito de imagen: ABC

Así se desprende de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Columbia, en New York, EE.UU y publicada en la revista Neurology. El estudio implicó a 674 personas con una media de edad de 80.1 años sin un diagnóstico de demencia. A cada persona se le realizó un cuestionario sobre sus hábitos dietéticos y una resonancia magnética para determinar el volumen cerebral. Se dividieron en dos grupos, uno incluía a las personas que seguían al menos 5 componentes de la Dieta Mediterránea  y el otro a los individuos que no seguían un patrón dietético mediterráneo.

El análisis de las imágenes por resonancia magnética encontró que las personas que seguían la Dieta Mediterránea tenían un mayor volumen cerebral  y más materia gris y blanca que los que no se adherían a las pautas mediterráneas. Encontraron que un mayor consumo de pescado y menor consumo de carnes rojas se asoció a mayor volumen de la materia gris. El autor del estudio, Yian Gu, citado en un comunicado de prensa de la American Academy of  Neurology, puntualiza:

Comer por lo menos de tres a cinco onzas de pescado por semana o comer no más de 3,5 onzas de carne diariamente puede proporcionar una protección considerable contra la pérdida de células cerebrales equivalentes a unos tres o cuatro años de envejecimiento.

Como siempre se preocupan por señalar los investigadores en este tipo de estudios, Gu aclara que la investigación no prueba que la Dieta Mediterránea previene la pérdida de volumen cerebral, sino que muestra una asociación. Es decir, identifica que entre los que más adhieren a la Dieta Mediterránea el volumen cerebral es mayor.

No es ni mucho menos la primera vez que se encuentran evidencias en este sentido; recientemente un grupo de investigadores españoles realizó un ensayo clínico con el que aportaron evidencias de la que dieta mediterránea ayuda a prevenir el deterioro cognitivo y las enfermedades neurodegenerativas.

Estas costumbres alimenticias propias de los países mediterráneos han servido de base para el diseño de la primera dieta creada específicamente para la salud cerebral, la Dieta MIND.