El próximo año vamos a saber si estamos ante una nueva era de mejores tratamientos para la enfermedad de Alzheimer

El próximo año vamos a saber si estamos ante una nueva era de mejores tratamientos para la enfermedad de Alzheimer

El reconocido experto en el campo del alzhéimer, el Dr.John Hardy, opinó recientemente en una conferencia en la Royal Society británica que dentro de una década existirán nuevos y más efectivos tratamientos para la enfermedad de Alzheimer.

discinesias en la enfermedad de Parkinson

Pronosticar es oficio de riesgo, incluso de imprudencia cuando se pronostica sin el conocimiento profundo de los hechos sobre los que se pretende avizorar un futuro. Esta última crítica no es aplicable al Dr. John Hardy, un biólogo molecular devenido en experto mundial de la enfermedad de Alzheimer. Es profesor del University College London y miembro de la Royal Society británica galardonado con varios premios por su trayectoria científica . Recientemente, durante una conferencia en la Royal Society, el Dr Hardy opinó que los ensayos en seres humanos con fármacos para la enfermedad de Alzheimer que hay en la actualidad se mostraban tan prometedores que había razones para el optimismo. Y fue más específico:

Creo que estamos a las puertas de terapias para 2025. Todos estamos entusiasmados con los ensayos de medicamentos que están sucediendo ahora.

También te puede interesar leer: Gantenerumab: historia de la resurrección de un fármaco para la enfermedad de Alzheimer.

En una década, Hardy considera que la situación del mundo respecto al alzhéimer va a ser muy diferente. Y añade:

El año que viene vamos a saber si ya estamos en el comienzo de una nueva era de mejores tratamientos para retardar o detener el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

El neurocientífico seguramente se refería al hecho de que el próximo año concluyen varios ensayos clínicos de fase III —última fase antes de poder solicitar permiso para salir al mercado— de los fármacos que más adelantados van en los ensayos clínicos. Son anticuerpos orientados a aclarar y prevenir la acumulación de placas amiloides en el cerebro de los enfermos de alzhéimer, una de las marcas típicas de la enfermedad. De llegar a comercializarse, serían los primeros medicamentos capaces de actuar sobre los signos propios de la enfermedad de Alzheimer, más que limitarse solo a controlar los síntomas como hacen los fármacos que existen actualmente sin demasiado éxito.

También te puede interesar leer: Los fármacos para el Alzheimer más prometedores en la actualidad

Prevención: el mejor camino para tratar el alzhéimer.

tratamientos para la enfermedad de Alzheimer
La prevención del alzhéimer pasa primero por la detección en las primeras fases, cuando los síntomas todavía no son visibles.

Estoy seguro de que en la próxima década o así, vamos a encontrar formas más efectivas de prevenir o retrasar las demencias. En 2050 esos avances deben estar beneficiando al menos un millón de personas al año en el Reino Unido.

Importante notar que Hardy dice prevenir o retrasar, no curar. Y es que los fármacos más próximos a salir al mercado, si finalmente convencen a las autoridades, retrasarán el avance del alzhéimer pero no representarán un cura. Incluso, pensar en la prevención de forma clásica para algunos es demasiado optimista. El periódico británico The Telegraph, que se hizo eco de las palabras de Hardy, también volvió a comentar uno de los escenarios ideales de prevención secundaria: ese en el que al detectar las primeras señales se pueda tomar un fármaco u otras medidas que eviten el avance de la patología. Semejante a tomar medicamentos para el colesterol para evitar enfermedades cardiovasculares. Pero el Dr. Simon Ridley, director de investigación en Alzheimer’s Research UK, ajusta las esperanzas:

Todavía no estamos en la etapa en que tenemos un fármaco como una estatina. El tipo de medicamentos que estamos hablando en este momento serían infusiones muy caras. Pero en última instancia, usted podría pensar en esos términos. Si hemos identificado las personas en riesgo, esa es una suposición razonable.

Por el camino a ese paradigma preventivo, aún existen otros obstáculos: el diagnóstico temprano. Para intervenir desde el primer momento en que se comienza a gestar la enfermedad de Alzheimer en nuestro organismo —y evitar de este modo que mueran neuronas que después serán imposibles de recuperar— es indispensable un diagnóstico en la fase en que la persona aún no tiene síntomas, algo en lo que aún trabaja la ciencia y, a pesar de los pasos sólidos que se están dando en ese sentido, todavía no hay un método fiable.

También te puede interesar leer: Fases de la enfermedad de Alzheimer.

La otra cara de la prevención está más cercana y la buena noticia es que está en nuestra mano; varios estudios epidemiológicos han apuntando a una reducción de las tasas de demencia en países donde han aumentado los estilos de vida saludables. Recientemente en TiTi os hablábamos del caso de Ontario, en Canadá, donde la incidencia de demencia disminuyó 7.4% en una década. Los expertos creen que se debe a las políticas públicas orientadas a prevenir los accidentes cerebrovasculares.

¿Prevención primaria o secundaria? Una está en manos de todos, la otra en manos de la ciencia y parece que demorará una década.

Referencias

Knapton, S. (2016, January 13). Drugs to treat Alzheimer’s disease will be available within decade, say scientists. The Telegraph. Retrieved from http://www.telegraph.co.uk/news/science/science-news/12095838/Drugs-to-treat-Alzheimers-Disease-will-be-available-within-decade-say-scientists.html

The Royal Society. (2015). The Royal Society. Retrieved January 18, 2016, from https://royalsociety.org/

University College London. Prof John Hardy. Retrieved January 18, 2016, from https://www.ucl.ac.uk/rlweston-inst/people/john

Los comentarios están cerrados.

Importante: Los comentarios en este sitio son moderados semanalmente y deben cumplir con nuestras normas de uso. Lo expresado por cada usuario no debe sustituir nunca el consejo médico. Si tiene algún problema de salud, consulte con un profesional certificado.