Identifican un posible nuevo marcador de deterioro cognitivo en las personas con enfermedad de Parkinson.

Una nueva investigación sugiere que los niveles de la proteína α-sinucleína en el líquido cefalorraquídeo pueden indicar si existe deterioro cognitivo en las personas con enfermedad de Parkinson en las etapas más iniciales de la enfermedad.
sistema inmunitario como diana terapéutica en la enfermedad de Alzheimer

“Hija, es que mi mente ya no es lo que era antes” ¿Os suena esa frase? Cientos de personas mayores y no tan mayores la repiten cada día. Posiblemente esas personas estén haciendo referencia a que tienen olvidos cotidianos que en realidad no impiden que lleven una vida normal. También es posible que esas persona tengan lo que se llama deterioro cognitivo leve (DCL), una condición que se caracteriza por alteraciones de la memoria y otros procesos cognitivos lo suficientemente significativas como para que lo noten quien lo padece y las personas que lo rodean, sin embargo, este deterioro no es suficiente como para interferir en el normal desarrollo de la vida diaria. Muchas veces el DCL no va a más, pero en otras ocasiones sí, y va a mucho más, va hacia la demencia.

Recientemente un grupo de investigadores noruegos y suecos ha identificado una sustancia que puede servir para indicar el estado de la salud cognitiva de las personas con párkinson. La sustancia es una proteína muy bien conocida en el mundo del párkinson, la α-sinucleína, el componente fundamental de los cuerpos de Lewy que se acumulan en el cerebro de los afectados por la enfermedad y que también contribuyen a la muerte de neuronas. Los resultados de la investigación se publicaron en la revista Journal of Parkinson’s Disease.

También te puede interesar leer: Nuevos criterios diagnósticos para la enfermedad de Parkinson

A niveles más bajos de α-sinucleína en el LCR, peor desempeño en pruebas cognitivas.

método diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Para llegar a identificar qué proteína podía ser el indicador más fiable del estado cognitivo de una persona, y eventualmente servir como biomarcador— sustancia capaz de indicar un estado o proceso del organismo—, los investigadores estudiaron a 414 personas con enfermedad de Parkinson en fase temprana que aún no estaban recibiendo tratamiento con medicamentos para la enfermedad y a un grupo de 189 personas sanas. Estas personas forman parte de un proyecto internacional llamado Parkinson’s Progression Markers Initiative (PPMI) que busca identificar biomarcadores de la evolución del párkinson.

Las personas involucradas en el estudio recibieron una exhaustiva valoración de procesos cognitivos como la memoria, la atención y las funciones ejecutivas—las que permiten que orientemos nuestro comportamiento en función de metas—. Esta valoración permitió identificar a las personas que tenían deterioro cognitivo leve y las que tenían un estado cognitivo normal.

Además, se analizaron en el líquido cefalorraquídeo los niveles de proteínas que se sabe están involucradas en la salud cognitiva de las personas con párkinson. Los investigadores encontraron que los enfermos de párkinson que peor puntuación obtuvieron en las pruebas cognitivas tenían niveles más bajos de α-sinucleína. En opinión de uno de los autores del estudio, el Dr. Ragnhild E. Skogseth, citado en un comunicado de prensa de IOS Press:

La asociación entre la reducción de las concentraciones α-sinucleína en el líquido cefalorraquídeo y la cognición sugiere que la patología de α-sinucleína contribuye al deterioro cognitivo temprano en la enfermedad, en particular, a la disfunción ejecutiva-atencional.

También te puede interesar leer: Oler la enfermedad de Parkinson y diagnosticarla.

La investigación no es ni mucho menos el resultado final sobre este tema. Aún harían falta muchos estudios para definir que realmente los niveles de α-sinucleína en el líquido cefalorraquídeo pueden ayudar a identificar y predecir la salud cognitiva de una persona con párkinson. Por el momento, estos resultados sí pueden ser de gran valor para la investigación científica, no solo para ayudar a identificar a las personas que pueden estar en mayor riesgo de deterioro cognitivo, incluso demencia, sino además, porque añade un elemento más para comprender las causas y particularidades del deterioro cognitivo en las personas con párkinson.

Referencias

FIBAO. (2011, July 2). La alfa-sinucleína defectuosa se propaga de célula a célula en la enfermedad de Parkinson. – Medicina molecular Disponible en http://medmol.es/noticias/215/

IOS press (2016). Researchers Identify Biomarker for Early Cognitive Decline in Parkinson’s Disease Patients. IOS press. Disponible en http://www.iospress.nl/ios_news/researchers-identify-biomarker-for-early-cognitive-decline-in-parkinsons-disease-patients/

Parkinson’s progression markers initiative. (2015, July 28).Parkinson’s progression markers initiative |. Recuperado el 17 de febrero de 2016 de Parkinson’s progression markers initiative |, http://www.ppmi-info.org/

Pereira, J. B., Bronnick, K., Skogseth, R. E., Fladby, T., Weintraub, D., Mollenhauer, B., & Aarsland, D. (2015). Associations between Cerebrospinal fluid Biomarkers and Cognition in early untreated Parkinson’s disease. Journal of Parkinson’s Disease5(4), 783–792. doi:10.3233/JPD-150682

Redacción TiTi