Dolor y enfermedad de Alzheimer ¿Sienten igual el dolor las personas con alzhéimer?


Dolor y enfermedad de Alzheimer: las personas con alzhéimer sí experimentan el dolor igual que los no afectados por esta enfermedad, aunque su tolerancia se ve alterada.

dolor y enfermedad de Alzheimer

Seguramente si es familiar de una persona con enfermedad de Alzheimer, en especial de un familiar que ya está en la etapa más avanzada de la enfermedad,si  se haya preguntado en más de una ocasión si su familiar siente dolor y no se lo puede decir ¿O al igual que ya no puede recordar ni prácticamente hablar tampoco es capaz de sentir el dolor?

El dolor es una percepción sensorial desagradable, grandemente subjetiva, como respuesta a un daño. El dolor, aunque se origine fuera del cerebro, se procesa e interpreta en él, de ahí que es normal pensar que en enfermedades neurodegenerativas en las que el tejido cerebral es dañado, como en el alzhéimer, la experiencia del dolor esté alterada.

Mayor vulnerabilidad al dolor y menos posibilidades de comunicarlo.

dolor y enfermedad de Alzheimer

Lo primero que debemos tener en cuenta en las personas con alzhéimer es que en realidad tienen mucho más riesgo de experimentar dolor que las personas mayores sin la enfermedad. En los estadios avanzados del alzhéimer, la persona está inmóvil la mayor parte del tiempo, sobre la cama o en un sillón. La inmovilidad no solo trae las temidas escaras, sino problemas en las articulaciones y los músculos que pueden generar dolor.

A esta situación se agrega una aún más compleja; la incapacidad del enfermo de comunicarse ni reaccionar adecuadamente a los estímulos que generan dolor. Sabemos que alguien experimenta dolor porque lo verbaliza, pero también porque su expresión extraverbal lo “grita”: los gestos de dolor son una especie de lenguaje universal.

En el alzhéimer, en la etapa avanzada generalmente el enfermo pierde la capacidad de comunicar. Pero, ¿que no sepa expresar que siente dolor significa que en realidad no lo experimenta? Veamos qué sabe la ciencia sobre este tema tan poco estudiado.

También te puede interesar leer: Ideas paranoides y suspicaces en los enfermos de alzhéimer

Sienten igual el dolor, pero la tolerancia es mayor.

dolor en el alzheimer

En el año 1999 un grupo de investigadores italianos realizó una investigación en la que se comparó el umbral del dolor  y la tolerancia al dolor de personas con alzhéimer con las de personas sanas de la misma edad.

Los investigadores encontraron que entre ambos grupos no existían grandes diferencias en los umbrales del dolor, pero que la tolerancia se veía severamente alterada en las personas con alzhéimer.

Esto significa que, si bien las personas con alzhéimer empiezan a percibir un estímulo como doloroso a la misma intensidad que las personas sanas — por ejemplo, empiezan a sentir que un pinchazo es doloroso en el mismo punto que lo haría cualquier persona sin alzhéimer de su edad— la capacidad de soportarlo sin “derrumbarse” es mayor. Incluso, esa tolerancia al dolor aumenta mientras mayor es el grado de deterioro.

Una investigación del año 2004 de investigadores australianos encontró que efectivamente, las áreas cerebrales encargadas del procesamiento del dolor estaban conservadas en las personas con alzhéimer y aún más; la respuesta del cerebro al dolor duraba más en las personas enfermas.

Esta situación contrastaba, según explicaban los autores del estudio australiano, con el hecho de que a los enfermos de alzhéimer se les recetaba mucho menos analgésicos que a las personas de igual edad sin alzhéimer, pero con otras enfermedades que generan un dolor semejante. Uno de los autores del estudio, el Dr. Leonie J. Cole concluyó que:

La percepción y el procesamiento del dolor no están disminuidos en la enfermedad de Alzheimer, aumentando con esto las preocupaciones sobre el tratamiento inadecuado que actualmente recibe el dolor en este grupo de pacientes altamente dependientes y vulnerables.

Las personas con enfermedad de Alzheimer sí sienten el dolor igual que los demás, solo que su incapacidad de reaccionar y comunicarlo de la manera tradicional crea esa aparente tolerancia.

Cómo reconocer el dolor en las personas con alzhéimer.

Dolor alzheimer

Reconocer el dolor en nuestro familiar puede ser una tarea en extremo compleja. No podemos esperar que nos diga “me duele…” porque simplemente él/ella solo siente el dolor, no sabe interpretar de dónde ni por qué viene esa sensación desagradable. Debemos estar muy atentos a las expresiones no verbales de nuestro familiar. Algunas señales pueden ser:

  • Sudoración, palpitaciones, aumento de la tensión arterial
  • Inquietud
  • Muecas o gestos de angustia
  • Agitación e irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Gemidos al cambiarlo de posición
  • Negación a cambiar de posición

Hay una estrategia que los familiares pueden implementar para intentar saber si sus familiares están experimentando dolor: fijarse en su expresión al dormir, cuando supuestamente no sienten dolor, ¿difiere mucho de su expresión cuando están despiertos?

Si un familiar percibe que el enfermo experimenta dolor debe intentar discriminar qué lo está causando y actuar en función de las causas que ha identificado. En algunas ocasiones tal vez sea suficiente con realizar más movilizaciones, en otras hay que acudir al médico porque hay de base causas más complejas.

También te puede interesar leer: Alteraciones del comportamiento en las personas con alzhéimer ¿Qué hacer?

Referencias

Benedetti, F., Vighetti, S., Ricco, C., Lagna, E., Bergamasco, B., Pinessi, L., & Rainero, I. (1999). Pain threshold and tolerance in Alzheimer’s disease. Pain.80, 377–82. Disponible en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10204751

Cole, L. J., Farrell, M. J., Duff, E. P., Barber, B. J., Egan, G. F., & Gibson, S. J. (2006). Pain sensitivity and fMRI pain-related brain activity in Alzheimer’s disease. Original Article129(11), 2957–2965. doi:10.1093/brain/awl228

Fight Dementia. (2012). PAIN AND DEMENTIA. Disponible en https://fightdementia.org.au/sites/default/files/helpsheets/Helpsheet-DementiaQandA16-PainAndDementia_english.pdf

DeNoon, D. (2006). Pain a problem in Alzheimer’s disease.WebMD. Disponible en http://www.webmd.com/alzheimers/news/20060922/pain-problem-in-alzheimers-disease?page=2

Rainero, I., Vighetti, S., Bergamasco, B., Pinessi, L., & Benedetti, F. (2000). Autonomic responses and pain perception in Alzheimer’s disease. European journal of pain (London, England).4(3), 267–74. Disponible en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10985870

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico.  Si tiene algún comentario que realizar sobre este artículo en específico, no dude en escribirnos a hola@infotiti.com. Por favor, tenga presente enviar junto a su comentario el enlace al artículo al que está haciendo referencia. Gracias!

Búsqueda por etiquetas:

Sin comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.