Alzhéimer y sistema inmunitario: la historia continúa.

Alzhéimer y sistema inmunitario: la historia continúa.

Más que inhibir la acción de algunas células inmunitarias, deberíamos estimularla, según investigadores de la Universidad de Yale. No parece que el debate alrededor de la relación alzhéimer y sistema inmunitario vaya a llegar a su fin.

Alzhéimer y sistema inmunitario

Si una línea de investigación se está desarrollando de forma intensa en el campo del alzhéimer es la relativa al rol del sistema inmunitario en el origen o desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. En varias ocasiones os hemos hablado que diversas investigaciones que apuntan a que, entre el alzhéimer y el sistema inmunitario, existe una estrecha relación, al punto de que para algunos expertos la activación excesiva del sistema inmunitario es una causa directa del deterioro que provoca la enfermedad.

Se ha encontrado que desde el mismo comienzo del alzhéimer, el sistema inmunitario reacciona aumentando los niveles de células inflamatorias que, de funcionar bien, debieran ayudar a eliminar las placas que se acumulan en el cerebro de los enfermos. Sin embargo, lejos de ayudar, esas células del sistema inmunitario terminan matando células sanas. Esa es la razón de que muchos investigadores intenten disminuir la actividad del sistema inmunitario mediante la creación de fármacos inmunomoduladores.

Ahora un nuevo estudio de científicos de la Universidad de Yale, publicado en la revista Neuron, viene a decir que más que daño, la activación del sistema inmunitario ayuda que las placas amiloides (las que se acumulan en el cerebro de los enfermos y causa los síntomas que vemos) sean menos dañinas. Y van más allá planteando que en el sistema inmunitario, específicamente en el funcionamiento de las células inmunitarias microglías, puede estar una de las razones de por qué personas con el cerebro cargado de placas amiloides no desarrollan alzhéimer mientras otras sí.

También te puede interesar leer: Mejorar la memoria en la enfermedad de Alzheimer impidiendo la inflamación cerebral. 

Nuevamente la microglía mediando la relación alzhéimer y sistema inmunitario.

Los investigadores centraron la atención en las microglías, células que, según explica a The Washington Post uno de los autores del estudio, el Dr. Jaime Grutzendler:

Son algo así como compactadores de basura. Firmemente rodean las placas y las hacen inertes y menos perjudiciales… creando una cápsula.

Hasta ahora la idea predominante es que mientras la microglía rodea las placas amiloides, también daña el tejido sano circundante…algo que por ahora tampoco se descarta. Solo que esta investigación puso el foco de atención sobre el rol positivo de la microglía.

Los investigadores llegaron a estas conclusiones después de analizar ratones modelos de enfermedad de Alzheimer con una mutación genética que se sabe que, en los seres humanos, aumenta el riesgo de desarrollar alzhéimer. La mutación afecta el funcionamiento de las microglías impidiendo que respondan adecuadamente a los agentes dañinos. En estos ratones los investigadores encontraron que las placas amiloides estaban menos compactadas y las fibrillas se habían ramificado y extendido más ampliamente por el cerebro. Este resultado, según opina el profesor Grutzendler:

Sugiere que deberíamos estar mejorando el funcionamiento de estas células inmunes, no tratando de suprimirlas.Alzhéimer y sistema inmunitario

Un camino que ya han comenzado otros centros de investigación. Recientemente os informamos de un estudio de científicos de la Universidad de Glasgow en el que se había logrado revertir los signos de la enfermedad de Alzheimer en modelos animales en una semana. En esa ocasión, los científicos inyectaron a los ratones una proteína, IL-33, que precisamente activa el funcionamiento de las microglías.

También te puede interesar leer: Una proteína revirtió en una semana los signos de enfermedad de Alzheimer en ratones.

La vía de estimular el sistema inmunitario para que controle la enfermedad,  no parece negar la validez del enfoque que persigue limitar su actividad, aunque los investigadores de Yale opinan que tal vez el fracaso de esta última línea de investigación es precisamente que toma el sistema inmunitario como enemigo y no como aliado. Un poco más precavida resulta la opinión del Dr. Heather Snyder, directivo de la Alzheimer’s Association citado por The Washington Post:

Puede haber una ventana de tiempo donde esta actividad o comportamiento es positiva y puede haber una ventana de tiempo donde esta actividad es negativa – el tiempo y ser capaz de detectar esos cambios es la clave.

Alzhéimer y sistema inmunitario serán dos términos de los que seguiremos escuchando continuamente. Esperemos que pronto con una potencial aplicación clínica.

Referencias

Bahrampour, T. (Mayo, 18, 2016). Immune cells may act as “trash compactors” to fight Alzheimer’s. Washington Post. Recuperado de https://www.washingtonpost.com/local/social-issues/immune-cells-may-act-as-trash-compactors-to-fight-alzheimers/2016/05/18/f31503c0-1c5c-11e6-b6e0-c53b7ef63b45_story.html

Hathaway, B. (Mayo, 18,2016). Immune cells may protect against Alzheimer’s. Yale News. Recuperado de http://news.yale.edu/2016/05/18/immune-cells-may-protect-against-alzheimer-s

Yuan, P. et al (2016). TREM2 Haplodeficiency in mice and humans Impairs the Microglia barrier function leading to decreased Amyloid compaction and severe Axonal dystrophy: Neuron. Neuron90(4), 724–739. doi:10.1016/j.neuron.2016.05.003 

Los comentarios están cerrados.

Importante: Los comentarios en este sitio son moderados semanalmente y deben cumplir con nuestras normas de uso. Lo expresado por cada usuario no debe sustituir nunca el consejo médico. Si tiene algún problema de salud, consulte con un profesional certificado.