Envejecimiento en el síndrome de Down: problemas más frecuentes y algunos consejos para afrontarlos.

Envejecimiento en el síndrome de Down: problemas más frecuentes y algunos consejos para afrontarlos.


El envejecimiento en el síndrome de Down tiene particularidades. La enfermedad de Alzheimer se presenta como uno de los retos a la salud más importantes.

Enfermedad de Alzheimer en personas con síndrome de Down
Phil, 65 años, síndrome de Down, enfermo de alzhéimer y con una espléndida sonrisa. Crédito de imagen: Viralnova.

Los avances sanitarios y en las condiciones en las que vivimos hacen que en nuestro tiempo la esperanza de vida sea mayor que en siglos anteriores. Si de veras fuese posible viajar en el tiempo, nos encontraríamos en un pasado donde los conceptos de qué es un anciano y qué es ser joven serían diferentes. Probablemente aquellos a quienes los antiguos veneraban como ancianos de la tribu, no rebasaran los cuarenta años. La población síndrome de Down también se ha beneficiado del de la esperanza de vida. En 1900 era de 9 a 11 años, mientras que en la actualidad rebasa los cincuenta e incluso algunos llegan a los 70. Pero las peculiaridades de su enfermedad hacen necesario observar detenidamente cómo ocurre en ellos el proceso de envejecimiento. Sigue leyendo y te informarás de qué lo caracteriza.

Probabilidad de complicaciones en el envejecimiento en el síndrome de Down.

Que haya aumentado su esperanza de vida no quiere necesariamente decir que vayan a tener un envejecimiento saludable. Con frecuencia las personas con Down suelen tener múltiples complicaciones y exigen un cuidado especial. Comorbilidad y fragilidad son dos términos usuales en los estudios sobre envejecimiento. El primero implica la presencia de varios trastornos y enfermedades, mientras el segundo se refiere a un estado fisiológico en que somos más vulnerables a las enfermedades. Ambos están muy asociados debido a que la conjugación de varios padecimientos puede volvernos frágiles y, con frecuencia, conducen a la incapacidad y la muerte. Aunque debe prevenirse en la población general, son esenciales en el síndrome de Down. Veamos algunos problemas médicos específicos que se dan con frecuencia en ellos y que pueden ser fuente de comorbilidad, fragilidad e incapacidad funcional.

También te puede interesar leer: Enfermedad de Alzheimer en personas con síndrome de Down: inician proyecto para lograr un diagnóstico temprano.

 Problemas médicos frecuentes durante el envejecimiento de personas con síndrome de Down.

    • Demencia: El tipo de demencia que se asocia más al síndrome de Down es la enfermedad de Alzheimer. La existencia del cromosoma 21 extra origina la producción de una proteína que conlleva al depósito de placas amiloides en el cerebro asociadas con la enfermedad de Alzheimer
    • Déficits visuales: Los adultos con síndrome de Down corren el riesgo de desarrollar cataratas prematuras. Deben hacerse evaluaciones oftalmológicas regulares
    • Déficits auditivos: Existe riesgo elevado de pérdida de audición conductiva. Además, como los canales auditivos son pequeños,  con frecuencia puede haber una acumulación de cerumen que afecta la audición. Los exámenes frecuentes también son necesarios.Síndrome de Down y enfermedad de Alzheimer
    • Hipertiroidismo: La glándula tiroides participa en varios procesos metabólicos que controlan la rapidez con la que el cuerpo consume energía, genera proteínas y regula las hormonas. La disfunción tiroidea es frecuente en adultos con síndrome de Down y puede producir síntomas de cansancio, lentitud mental, fluctuaciones de peso e irritabilidad. Se puede detectar fácilmente mediante un análisis de sangre y existen tratamientos de probada eficacia.
    • Obesidad: La frecuencia de sobrepeso y obesidad en adultos con síndrome de Down es mayor del  50%,  lo  que  comporta riesgo en diversos sistemas como el cardiovascular. Deben cuidarse los hábitos alimentarios y realizar ejercicio físico.
    • Apnea obstructiva del sueño: Los adultos mayores con síndrome de Down tienen un mayor riesgo de sufrir apnea del sueño, un trastorno que produce un sueño no restaurador de mala calidad. Los signos de una posible apnea del sueño son ronquidos, resoplidos, somnolencia diurna, cansancio matutino (dificultad en levantarse de la cama), siestas excesivas y sueño fragmentado. La apnea del sueño no diagnosticada o no tratada produce síntomas de irritabilidad, falta de concentración, cambios de comportamiento y déficit de atención. También puede exigir demasiado esfuerzo al corazón y los pulmones y causar una presión arterial elevada.
    • Menopausia temprana: Las mujeres con síndrome de Down tienen una media de edad de la menopausia entre 45 y 47 años, unos 4-6 años antes que en las mujeres con otra discapacidad intelectual o de la población general. Este hecho implica un riesgo mayor de cardiopatías, osteoporosis y cáncer de mama.

  • Osteoartritis: Las personas con síndrome de Down suelen ser hiperflexibles. Con los años, esto puede causar mayor desgaste de las grandes articulaciones (caderas, rodillas, etc.), lo que aumenta el riesgo de osteoartritis. Los adultos que tienen sobrepeso o que lo tuvieron anteriormente tienen mayor riesgo. La artritis es dolorosa y puede reducir la movilidad y el deseo de participar en actividades.
  • Osteoporosis: La osteoporosis causa que la masa ósea pierda densidad, lo que aumenta el riesgo de fractura. Las personas con síndrome de Down presentan un mayor riesgo de sufrir esta condición, especialmente si hay inmovilidad, baja masa corporal, historial familiar de osteoporosis o menopausia precoz

También te puede interesar leer: Enfermedad de Alzheimer y síndrome de Down: una proteína es la clave.

Algunos consejos importantes.

Además de exámenes médicos periódicos, practicar ejercicio y tener una alimentación saludable, hay otras cosas que ayudan a que el envejecimiento sea exitoso en las personas con síndrome de Down. Sería muy importante, por ejemplo, que tratase de mantener un amplio círculo de relaciones sociales. Permanecer encerrado en casa y tener poco contacto con otros no ayudará y creará frecuente malestar, e incluso, depresiones. Además sería útil revisar el sitio en que viven y hacer los ajustes necesarios para que se sienta a gusto y el ambiente cotidiano no se convierta en fuente de desafíos.

 

Referencias bibliográficas.

Farriols, C. (2012). Aspectos específi cos del envejecimiento en el síndrome de Down. Rev Med Int Sindr Down, 16(1), 3-10.

Ministerio de Sanidad, S. S. e. I. Las personas con síndrome de Down y sus familias ante el proceso de envejecimiento. Madrid: Real Patronato sobre Discapacidad

Envejecimiento y síndrome de Down: una guía de salud y bienestar. Disponible en www.ndss.org

Los comentarios están cerrados.

Importante: Los comentarios en este sitio son moderados semanalmente y deben cumplir con nuestras normas de uso. Lo expresado por cada usuario no debe sustituir nunca el consejo médico. Si tiene algún problema de salud, consulte con un profesional certificado.