Las fases del párkinson. Así transcurre la enfermedad


Las fases del párkinson van desde una primera etapa donde los síntomas son más leves y susceptibles de ser manejados con medicación, a otras fases donde los fármacos hacen muy poco efecto. 

fases del párkinson

Ocurre a partir de la destrucción de las células de la sustancia negra en el cerebro. Se asocia a temblores, enlentecimiento de los movimientos, pérdida de equilibrio y otros síntomas denominados motores, pero también afecta otras funciones de nuestro organismo.

Puede producir, entre otras anomalías, trastornos del sueño, digestivos y disfunciones sexuales. Fue descrita por primera vez en 1817 por el médico británico James Parkinson y debido a ello, ha sido bautizada con su nombre.

Es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente (precedida por el alzhéimer), causa demencia entre el 20% y el 60% de quienes la padecen y es una de las mayores amenazas a la calidad de vida en la tercera edad. Esa es la razón por la que con tanta frecuencia te hablamos de ella.

Sigue leyendo y podrás enterarte, fase a fase, sobre cómo evoluciona la enfermedad de Parkinson.

También te puede interesar leer: Ultrasonido focal para la enfermedad de Parkinson

Qué criterio se sigue para clasificar las fases del Parkinson.

Los síntomas afectan de manera distinta a las personas así que lo que vamos a mostraste no es un modelo rígido, algunas variaciones siempre podrán ocurrir.

Sin embargo, sí es necesario conocer que el párkinson, por el momento, es una enfermedad progresiva, que avanza lentamente, pero avanza. Los medicamentos actuales solo llegan a controlar los síntomas al inicio de la enfermedad, pero no tienen efecto sobre el curso de la misma.

En este artículo vamos a presentarte las etapas de la enfermedad de Parkinson basadas en el sistema de clasificación de Hoehn y Yahr. Este sistema consta de cinco fases. Existe otra clasificación en tres etapas correspondientes a las etiquetas de leve, moderado y severo, pero básicamente está describiendo el mismo proceso.

La etapa 1 del sistema que vamos a presentarte corresponde al párkinson leve, la 2 y la 3 al moderado, y la 4 y la 5 al severo. También vamos a explicarte, en cada fase, cómo es probable que responda tu organismo al tratamiento.

También te puede interesar leer: Australia da luz verde a revolucionario tratamiento para la enfermedad de Parkinson con células madre.

  Fases de la enfermedad de Parkinson

  • Etapa 1

Durante la fase inicial, los síntomas son leves. Con frecuencia se trata de temblores o sacudidas que ocurren solo en una parte del cuerpo.

Alguna persona cercana al enfermo también puede detectar algunos cambios como mala postura, pérdida de equilibrio, menor expresividad facial y disminución del balanceo de los brazos al caminar.

Puede que el afectado sienta las piernas como pesadas y vea que su escritura se hace más pequeña.

En esta etapa los medicamentos de elección son los llamados agonistas dopaminérgicos, como ropinirol, pramipexol y rotigotina fármacos que imitan el efecto de la dopamina en el cerebro. Muchos profesionales prefieren su uso inicialmente al de la levodopa, debido a que esta última se asocia al pasar de los años con otras complicaciones motoras.

Sin embargo, el tema de la levodopa es muy complejo, por eso te invitamos a leer este artículo sobre mitos alrededor de este fármaco que seguro desterrará muchos temores.

Hay que tener en cuenta que los agonistas dopaminérgicos provocan mayores efectos secundarios inmediatos que la levodopa, como vómitos o hipotensión ortostática, además de asociarse a largo plazo con mayor discapacidad funcional, razón por la que algunos profesionales deciden comenzar desde el inicio con levodopa.

En esta fase de la enfermedad de Parkinson, el tratamiento mejora los síntomas motores durante todo el día. Los movimientos permanecen controlados con poco o ninguna variabilidad de una dosis a otra y el afectado mantiene su autonomía.

  • Etapa 2

En la segunda fase los síntomas que hemos venido comentando se intensifican y  son bilaterales, es decir, afectan ambos lados del cuerpo, aunque uno puede estar mínimamente afectado.

Aumenta la rigidez o el temblor, también las dificultades caminar o mantener el equilibrio y se puede comenzar a tener dificultades para hablar. Se hará un poco más evidente la incapacidad para completar tareas físicas cotidianas, aunque todavía se mantiene la independencia.

También te puede interesar leer: 7 mitos sobre la levodopa que todo enfermo de Parkinson debe conocer

fases del párkinson

  • Etapa 3

Los síntomas pueden ser importantes, con una notable dificultad para caminar en línea recta. Disminuyen los reflejos y junto a la gran afectación del equilibrio, constituyen las causas del aumento del riesgo de caídas en esta etapa del párkinson.

La realización de tareas cotidianas se ve muy afectada, aunque se sigue manteniendo la capacidad de realizar algunas.

En las etapas 2 y 3, que se corresponden con el párkinson moderado, las dosis de medicamento continúan mejorando los síntomas, sin embargo, el tiempo de eficacia del fármaco se hace cada vez más corto.

Esto hace que paulatinamente las dosis deban irse aumentando. El aumento de las dosis puede producir discinesias (movimientos involuntarios no intencionales y bruscos) o distonía (espasmos musculares, contracción o torsión).

También te puede interesar leer: Todo sobre la discinesia en la enfermedad de Parkinson

  • Etapa 4

El agravamiento continúa. Aún se puede caminar, pero con grandes limitaciones y con ayudas técnicas (andador). La rigidez y bradicinesia (ralentización de los movimientos), son muy visibles.

En esta etapa la mayoría de los pacientes son incapaces de completar las tareas de la vida cotidiana y por lo general, no pueden vivir sin un cuidador. Sin embargo, debido a causas desconocidas, los temblores de etapas tempranas pueden disminuir o desaparecer.

  • Etapa 5

En la última etapa de la enfermedad, la persona suele ser incapaz de cuidar de sí mismo. Le es casi imposible permanecer de pie o caminar. Por lo general se requiere cuidados constantes

En las fases severas del Parkinson, los síntomas motores no suelen responder a la medicación y se hace necesario acudir a tratamientos más invasivos, como Duodopa, un sistema de infusión continua de levodopa por vía intestinal, que permite mantener niveles más estables de levodopa en el plasma.

En los últimos años otros tratamientos no farmacológicos han ido surgiendo y se están convirtiendo en alternativas y esperanza para los casos en que la medicación ya no funciona.

La estimulación cerebral profunda, el ultrasonido focal o la promesa cada vez más cercana de las terapias con células madre, son alternativas para los enfermos en fase avanzada de la enfermedad.

También te puede interesar leer: Cómo se manifiesta el párkinson avanzado y qué tratamientos existen para esa etapa de la enfermedad

Referencias bibliográficas

Disease progression. Disponible en HTTPS://NWPF.ORG/RECENT-DIAGNOSIS/DISEASE-PROGRESSION/

Progression. Disponible en http://www.pdf.org/en/progression_parkinsons

The Stages of Parkinson’s Disease. Disponible en http://www.webmd.com/parkinsons-disease/guide/parkinsons-stages

Búsqueda por etiquetas: