Afección pseudobulbar: cuando reír o llorar no tiene sentido.


La afección pseudobulbar se caracteriza por accesos incontrolados e involuntarios de risa o llanto. Estos episodios no guardan generalmente relación con el estado emocional de la persona.

afección pseudobulbar

Por lo general reír y llorar son conductas normales, o al menos coherentes. Estamos habituados a ellas, forman parte de nosotros. Cuando nacimos nuestro primer gesto fue un estruendoso llanto que hizo reír de felicidad a nuestros padres: estábamos vivos. Luego, su cariño hizo que de pronto algo brotara desde adentro hasta llegar a nuestros labios expandiéndolos en nuestra primera sonrisa. Y así, a lo largo de la vida.

Pero a veces reír y llorar también pueden ser síntomas patológicos. A veces, ese llanto y esa risa no tienen sentido ni justificación. Entonces estamos en presencia del afección pseudobulbar (APB), una patología que entre otras enfermedades, suele aparecer en el párkinson y es bastante común en las personas afectadas por esclerosis múltiple.


También te puede interesar leer: Alteraciones afectivas en la esclerosis múltiple ¿Qué sucede?

¿Qué es el APB?

Se denomina de esta manera  a la expresión de risa o llanto involuntarios e incontrolables. Es un trastorno de la esfera afectiva, caracterizado por cambios emocionales de un momento a otro, a diferencia de la depresión o la bipolaridad, que representan un estado de ánimo y tienen, por lo tanto, carácter más permanente.

¿A qué se debe la afección pseudobulbar?

Es importante que sepas que esta afección involucra daño a nivel cerebral y se asocia con trastornos neurológicos, tales como accidente cerebrovascular, traumatismo craneoencefálico y enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, párkinson, esclerosis lateral amiotrófica y enfermedades inflamatorias-degenerativas como esclerosis múltiple.

Algunos científicos remarcan la importancia de factores previos que condicionan la aparición de la afectividad pseudobulbar, como tipo de personalidad, gravedad del traumatismo (si es el caso) e historia de depresión.

No se ha llegado a definir una lesión en una zona específica del cerebro que condicione la aparición APB, sino que varias áreas cerebrales, de llegar a resultar dañadas, pueden contribuir al desarrollo de ese llanto o risa sin justificación externa.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Esta labilidad emocional puede causar vergüenza, ansiedad, depresión y, con frecuencia, tener un impacto importante en la calidad de vida relacionada con la salud.

Además, por supuesto, su impacto en quienes rodean al enfermo, que ven con impotencia —en ocasiones con impaciencia— como su familiar tiene manifestaciones emocionales extremas sin una justificación aparente y sin que ellos apenas pueden hacer algo para ayudar.

¿Qué tratamiento es recomendable?

Uno de los tratamientos más aceptado desde hace algunos años era una combinación de dos fármacos: dextrometorfano/quinidina, el fármaco se comercializaba bajo la marca de Nuedexta. Los estudios afirman que consigue reducir significativamente  el número  diario  de  episodios  en  un  75%, además mejora la calidad de vida con efecto sostenido a largo plazo. Sin embargo, en estos momentos la Agencia Europea de Medicamentos tiene suspendida la comercialización de Nuedexta.

Otros fármacos tradicionalmente usados para el tratamiento de la afección pseudobulbar son los antidepresivos, que también logran una respuesta favorable aunque son menos específicos que el Nuedexta.

Referencias bibliográficas

Arias, M. (2011). Neurología de la risa y del humor: risa y llanto patológicos. Rev Neurol 53(7), 415-421.

Cecilia Quarracinoa, Garretob, N. S., Arakakib, T., Andrea Francoc, Gonzálezc, L., Morerac, N. B., et al. (2014). Frecuencia de afección seudobulbar en pacientes con esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple y accidente cerebrovascular. Neurología Argentina, 6(3), 142–148.