¿Alzhéimer o demencia vascular? Te contamos las diferencias

¿Alzhéimer o demencia vascular? Te contamos las diferencias


Las diferencias entre la demencia provocada por enfermedad de Alzheimer(EA) y la demencia vascular (DV) pasa por signos cerebrales característicos de cada una de ellas. Un evento que afecte el flujo sanguíneo cerebral inclina la balanza hacia la segunda.

Alzheimer o demencia vascular

Existen tantos tipos de demencia que diferenciarlas todas es complejo. Llegado a determinado punto de deterioro, los síntomas son muy semejantes e incluso para un médico diferenciar entre, por ejemplo, demencia con cuerpos de Lewy o Alzheimer es difícil (aunque nosotros ya te explicamos algunas diferencias que puedes leer aquí).

Distinguir entre alzhéimer o demencia vascular es igual de desafiante, sobre todo porque ambas condiciones pueden presentarse a la vez.

Hoy vamos a explicarte algunos puntos clave para que puedas entender mejor en qué se diferencian ambos tipos de demencia. Si quieres antes empaparte bien de qué es la demencia vascular, puedes leer el artículo que le dedicamos y al que puedes acceder en el link anterior.

También te puede interesar leer: La hipertensión arterial aumenta hasta 62% el riesgo de demencia vascular

Demencia por enfermedad vascular o por enfermedad de Alzheimer.

demencia vascular

La primera diferencia en realidad te la hemos explicado tantas veces que seguro estás un poco aburrido de leerla: la demencia es un conjunto de síntomas que tiene un montón de causas.

La primera es la enfermedad de Alzheimer, pero también las enfermedades que afectan el flujo sanguíneo al cerebro provocan lo que se llama demencia vascular.

Y trastornos que afectan el flujo sanguíneo al cerebro hay muchos, comenzando por los conocidos accidentes cerebrovasculares o los llamados microiinfartos cerebrales, que pueden pasar desapercibidos pero que dejan su huella en el cerebro.

Precisamente una diferencia fundamental entre la demencia por EA y la vascular es que a esta última generalmente se le asocia un evento cerebrovascular.

Igualmente, pruebas de neuroimagen como una tomografía pueden ayudar a identificar si en el cerebro hay signos de daño vascular que justifiquen la demencia.

Además de la existencia de un evento de esa naturaleza, también puede ser un indicador que la demencia aparezca de forma brusca, en pocas semanas.

El alzhéimer es de instauración más lenta y de los primeros síntomas a las fases avanzadas pueden pasar décadas.

Diferencias sintomáticas entre demencia vascular y la provocada por el alzhéimer

riesgo de demencia vascular

Además de los signos objetivos de los que hablamos anteriormente y en los que el especialista debe indagar, desde el punto de vista de los síntomas los cuidadores pueden enfrentar comportamientos diferentes.

Por ejemplo, diversas investigaciones han encontrado que las personas con demencia vascular tienen una mayor afectación de las funciones ejecutivas, al menos en las primeras fases, que los enfermos de alzhéimer.

¿Y qué es eso de funciones ejecutivas? Es un término que mencionamos tan a menudo que creemos que tenemos una cuenta pendiente con él, lo que en TiTi siempre se traduce en un futuro artículo. Pero ahora no te vamos a dejar esperando por ese texto.

Rápidamente: ¿Te has quedado un poco paralizado cuando tienes que hacer alguna tarea que lleve varios pasos? Por ejemplo, cocinar.

De pronto te quedas parado y piensas «¿Qué es lo primero?» Esas son tus funciones ejecutivas que no se activaron muy rápido. Porque esos procesos, los ejecutivos, intervienen en la planificación, la organización y la autoregulación de nuestra conducta.

Así que las personas con demencia vascular pueden hacerse un lío con acciones cotidianas que lleven cierta organización y planificación.

Sin embargo, y esta es otra diferencia, es posible que las personas con DV tengan mejor memoria para sucesos concretos que las personas con alzhéimer. Por ejemplo, pueden recordar mejor qué comieron hoy y en compañía de quién.

Igual es muy importante para nosotros siempre recordarte que no hay dos pacientes iguales, que la demencia puede manifestarse de forma diferente en cada enfermo.

Llegado a este punto te preguntarás, además de saber, ¿qué otros beneficios tiene saber si es alzhéimer o demencia vascular? ¡El tratamiento amigo/a, el tratamiento!

También te puede interesar leer: Por qué el esomeprazol y otros inhibidores de la bomba de protones pueden aumentar el riesgo de demencia y enfermedades cardiovasculares.

El tratamiento justifica la búsqueda de la causa.

Ponerle nombre y apellidos a nuestros males es importante, nos da una necesaria sensación de control. Pero, además, es evidente: de la causa depende el tratamiento. Cura para la demencia no hay, pero en especial la demencia vascular implica muchas medidas preventivas.

Las personas con DV generalmente reciben tratamiento para evitar otro evento que afecte el cerebro. Por ejemplo, si son hipertensos fármacos antipertensivos, si diabéticos pues los medicamentos con los que se trata la diabetes.

Las medidas preventivas son muy importantes para evitar un deterioro más acelerado. Una dieta adecuada, deporte, bajar de peso si se tiene un índice de masa corporal por encima de la media o dejar de fumar, son claves para enlentecer el avance la demencia.

También te puede interesar leer:  Síntomas de demencia dependiendo de su origen ¿Qué las diferencias?

Fuentes y referencias

Mayo Clinic Staff. (2014, May 2). Vascular dementia definition Disponible en http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/vascular-dementia/basics/definition/con-20029330

NHS Choices. (2016, May 20). Vascular dementia – treatment. Disponible en NHS Choices, http://www.nhs.uk/Conditions/vascular-dementia/Pages/Treatment.aspx

Weintraub, S., Wicklund, A. H., & Salmon, D. P. (2012). The Neuropsychological profile of Alzheimer disease. , 2(4), . Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3312395/