Para Nature, el fracaso del Solanezumab no entierra la teoría amiloide.


Que no se aplicó el tratamiento lo suficientemente pronto o que no se atacó la forma correcta de la proteína, algunas de las razones de los defensores de la teoría amiloide.

teoría amiloide

Ayer lo anunciamos, uno de los fármacos más prometedores para el alzhéimer había fracasado en su fase de prueba final. Los que de una forma u otra estamos involucrados en el campo del alzhéimer sabíamos que esa noticia no solo implicaba la pérdida de esperanzas, sino un debate intenso alrededor de muchas de las ideas que se tienen sobre el origen de la enfermedad.

Te explicamos brevemente: el alzhéimer se cree que ocurre cuando una proteína llamada beta amiloide comienza a acumularse en el cerebro de forma anormal. Esas acumulaciones resultan tóxicas para las neuronas, en especial para la comunicación entre ellas. Llegado un punto, el daño de las acumulaciones sobre las neuronas es tal que vemos los síntomas de la enfermedad de alzhéimer, que ya te hemos descrito antes y que detalladamente puedes leer aquí.

Esa es la idea prevalente desde hace más de 20 años. Pero también desde hace décadas los fármacos que se han probado para eliminar o evitar esas acumulaciones tóxicas—llamados fármacos antiamiloides— han fallado, uno tras otro; el último fracaso el de Eli Lilly con el Solanezumab. No es de extrañar que un porcentaje significativo de científicos se pregunte si esa idea es cierta, si en la beta amiloide está la clave.

También te puede interesar leer: Aducanumab para el alzhéimer.

Como azotar a un caballo muerto, eso significa seguir por el camino de los antiamiloideos.

solanezumab

Con el fracaso de Lilly, los detractores de la teoría amiloide no han tardado en darla por muerta. Citado en un artículo recientemente publicado en la todopoderosa revista científica Nature, el profesor George Perry, de la Universidad de Texas en San Antonio, EE.UU, dijo:

“La hipótesis amiloide está muerta. Es una hipótesis muy simplista que fue razonable proponerla hace 25 años. Ya no lo es”

Otros son igual, sino más, contundentes. Para Peter Davies, un investigador del centro neoyorquino Feinstein Institute for Medical Research:

“Estamos azotando a un caballo muerto. No hay señales de que nadie mejore, ni siquiera por un corto período, y eso me sugiere que tienen el mecanismo equivocado”

Pero al igual que hay críticas contundentes, hay muchos que aún siguen apostando por esta vía. Sigue leyendo, te contamos sus razones.

Por qué para ellos la teoría amiloide aún no está muerta.

Rember

La primera razón de los defensores es que se sigue sin aplicar el tratamiento en fase asintomática. Ya ayer habíamos hablado de que una de las razones de seguir con este tipo de ensayos, a pesar de los fracasos, era que se creía que con anterioridad se habían probado en fases en que la enfermedad estaba muy avanzada.

Eso cambió, pero parece que aún no lo suficiente. El compuesto de Eli Lilly se probó en personas en fase de demencia leve debido a la enfermedad de Alzheimer (te recomendamos este artículo para que comprendas bien esta fase). En ese punto de la enfermedad ya hay síntomas y los especialistas claman porque el tratamiento se aplique cuando aún no hay señales de la enfermedad a nivel cognitivo.

En ese escenario los fármacos actuarían como prevención, lo mismo que las estatinas para evitar enfermedades cardiovasculares. Para el investigador Eric Reiman del Banner Alzheimer’s Institute en Phoenix, Arizona, este fracaso con Solanezumab:

No refuta la hipótesis amiloide, y realmente aumenta la importancia de estos ensayos de prevención más largos. Estos resultados plantean la pregunta: ¿hacíamos muy poco demasiado tarde? Ya veremos.

Reiman es uno de los muchos científicos involucrados en investigaciones que están probando en enfermos otros compuestos similares al que recién ha fracasado. El otro fármaco más esperado es aducanumab, desarrollado por la biofarmacéutica Biogen.

Al igual que Solanezumab es un anticuerpo, solo que el ¿difunto? (no hagamos misa que aún hay ensayos en marcha) atacaba a las proteínas en su forma soluble, cuando aún no se habían acumulado, mientras que el compuesto de Biogen sí se dirige a las placas en el cerebro. Este último dato mantiene la esperanza sobre aducanumab (que se está probando en España, puedes leer los detalles aquí) cuyos resultados finales se conocerán en 2020.

Existen otros muchos compuestos que se están testando con mecanismos de acción diferentes y que también están en fase III de ensayo clínico. En próximos artículos os hablaremos de ellos.

También te puede interesar leer: Estos pueden llegar a ser los nuevos medicamentos para el alzhéimer en los próximos 5 años.

Referencias

Eli Lilly and Company Lilly announces top-line results of Solanezumab phase 3 clinical trial (NYSE: LLY). Eli Lilly and Company. Disponible en https://investor.lilly.com/releasedetail.cfm?ReleaseID=1000871

Abbott y Dolgin (2016) Failed Alzheimer’s trial does not kill leading theory of disease. Nature. Disponible en http://www.nature.com/news/failed-alzheimer-s-trial-does-not-kill-leading-theory-of-disease-1.21045

 

Búsqueda por etiquetas:,