¿Probióticos para el alzhéimer? Sin milagros, pero algo parece que hacen.

Investigación explora la influencia de los probióticos para el alzhéimer. Los resultados apuntan a algunos beneficios. Eso sí, modestos.

probióticos para el alzhéimer

He visto personas con una fe ciega en los probióticos. Que día sí y día también toman su ración de yogurt llenito de bacterias vivas que van a hacer a su sistema inmunitario invencible. Porque los alimentos probióticos, por si no lo sabía, contienen bacterias vivas, bacterias buenas que se sumarán a los millones que ya tenemos en nuestro intestino.

Muchas investigaciones apuntan a que la flora intestinal está en constante intercambio con el sistema inmunitario y, de cierta manera, influye en su regulación. Una flora intestinal ¿sana? (vamos, con muchas bacterias y hongos y demás microorganismo) ayuda a combatir los resfriados, los síntomas del síndrome del intestino irritable o las diarreas de origen bacteriano; solo por citar alguno de los beneficios que se le atribuyen a estos productos.

A esa larga lista de bondades parece que hay que sumar que ayuda a mejorar—ligeramente— el estado cognitivo de las personas con alzhéimer. Así lo sugiere un nuevo estudio publicado en la revista  Frontiers in Aging Neuroscience.

También te puede interesar leer: Antibióticos de amplio espectro mejoran signos de la enfermedad de Alzheimer en modelos animales.

Cerebro, intestinos y alzhéimer.

Bacterias-alzheimer

Estas conclusiones seguramente no asombren a muchos. La relación entre el cerebro y nuestros intestinos es más estrecha de lo que imaginamos. En enfermedades como el párkinson desde hace muchos años se están encontrando evidencias de un vínculo.

Más aún, la investigación científica ha encontrado elementos que apuntan a que los cambios en la microbiota intestinal (la composición de microorganismos de nuestros intestinos) influye en la cognición, es decir, en procesos como la memoria o el razonamiento. Entonces, ¿pueden las sustancias que mejoran la flora intestinal mejorar el estado de los que tienen deterioro cognitivo? Esa pregunta fue la que guió la investigación de la que hoy hablamos.

Los investigadores estudiaron a 60 personas con enfermedad de Alzheimer que fueron divididas en dos grupos de 30 personas cada uno. Un grupo recibió 200 ml por día de una bebida con una mezcla de diferentes bacterias probióticas, mientras el otro grupo, el control, recibió la misma cantidad diaria de leche normal.

Durante 12 semanas los enfermos estuvieron bajo ese régimen. Al inicio y al final de la investigación se les realizó una analítica de sangre y una prueba estandarizada para valorar sus procesos cognitivos, el llamado MMSE.

También te puede interesar leer: “Factor de riesgo no, yo creo que los hongos son la causa de la enfermedad de Alzheimer”

En los cambios metabólicos puede estar la clave de los beneficios de los probióticos para el alzhéimer.

Después de las doce semanas, las personas que sí habían recibido probióticos mejoraron ligeramente su puntuación en el MMSE, mientras que los que solo tomaron leche empeoraron (aunque de forma más ligera aún) ¿Cómo pudieron los probióticos provocar esos cambios? Los científicos creen que la clave puede estar en los cambios metabólicos que estimulan estos productos.

Las analíticas de sangre mostraron que los enfermos que tomaron probióticos disminuyeron sus niveles de triglicéridos, de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), de proteína C reactiva ultra sensible y de dos marcadores de resistencia a la insulina.

Todos estos términos vienen a indicar que los probióticos provocaron cambios metabólicos, un área en que la enfermedad de Alzheimer también parece cursar con varias alteraciones. O viceversa, porque para algunos estudiosos el alzhéimer es una enfermedad metabólica. Por lo pronto parece que, aunque no se note porque los resultados fueron muy lmodestos, la ración diaria de bacterias vivas puede beneficiar a las personas con alzhéimer.

También te puede interesar leer: ¿Por qué se llama a la enfermedad de Alzheimer la diabetes tipo III?

Referencias.

Akbari, E., Asemi, Z., Daneshvar Kakhaki, R., Bahmani, F., Kouchaki, E., Tamtaji, O. R., … Salami, M. (2016). Effect of Probiotic Supplementation on cognitive function and metabolic status in Alzheimer’s disease: A Randomized, double-blind and controlled trial. Frontiers in Aging Neuroscience8, . doi:10.3389/fnagi.2016.00256

MG, G. (2014). Microbiota-gut-brain axis and cognitive function. – PubMed. Adv Exp Med Biol. Disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?Db=pubmed&Cmd=ShowDetailView&TermToSearch=24997042

 

 

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,