Esto es curioso: las habilidades mentales de las personas con párkinson cambian según su postura.


Las habilidades mentales de las personas con párkinson que también padecen de hipotensión ortostática cambian al pasar a una postura erguida.

Hipertensión arterial y demencia

Aunque seguramente ya lo has notado, ese cambio no se da en todos los enfermos de párkinson, sino en aquellos que también padecen de hipotensión ortostática (HO). Sobre esa alteración ya te hemos hablado anteriormente (puedes leer el artículo aquí) y te explicamos que era una bajada de tensión arterial brusca que ocurre al cambiar de postura, por ejemplo, al ponernos de pie después de estar acostados o sentados.

Se supone que afecta a más del 50% de los enfermos de párkinson y no solo implica un desagradable mareo, sino que es un riesgo importante de caídas. Ahora, por si esto ya no era suficiente, un grupo de investigadores ha reportado en la revista Neurology que la hipotensión ortostática en las personas con párkinson se asocia a un tipo de deterioro cognitivo que afortunadamente, y hasta donde se sabe, es reversible.

También te puede interesar leer: Efectos secundarios del tratamiento con levodopa: cuestión de valorar costos y beneficios.

Mejor decide sentado. Así fue como lo descubrieron.

Hipotensión parkinson

Los investigadores ya habían notado que la hipotensión ortostática se asociaba a deterioro reversible de las habilidades mentales en otros trastornos, así que decidieron ver si ocurría lo mismo en una enfermedad en la que esta alteración es muy común.

Para el estudio crearon tres grupos: uno de enfermos de párkinson sin HO, otro de enfermos con HO y un tercer grupo de personas sanas, sin párkinson y sin HO. A cada uno de los participantes se les realizaron pruebas para valorar los procesos cognitivos mientras estaban en dos posiciones: acostados y después a 60 grados, lo que vendría a ser una posición vertical con cierto grado de inclinación (sí, tal vez el experimento no fue muy cómodo).

Al comparar los resultados de cada participante comprobaron algo que ya esperaban; entre los enfermos de párkinson con HO los resultados en las pruebas variaban dependiendo de su posición, detectándose muchos más déficits cuando estaban en posición vertical.

Incluso, al comparar los resultados entre los grupos, en el grupo de los afectados por HO los déficits seguían siendo mayores que en el grupo de personas que solo tenía enfermedad de párkinson. Entre los individuos sanos las habilidades mentales no cambiaban con la posición.

¿Qué implicaciones tiene este descubrimiento?

Citada por el portal PsychCentral una de las autoras del estudio, la Dra. Alice Cronin-Golomb, explica:

“Esencialmente todas las pruebas neuropsicológicas se dan a los pacientes en posición sentada (…) con la excepción de los estudios de imagen en los que el paciente está acostado. El rendimiento cognitivo que vemos en aquellos pacientes con enfermedad de Parkinson que son analizados cuando están sentados o acostados de hecho puede subestimar sus problemas cognitivos en la vida real, cuando están de pie y lidiando con sus actividades diarias. Además, los patrones de actividad cerebral que vemos en la imagen cuando están acostados, puede que no sean los patrones que produce el cerebro durante la actividad vertical normal.

Aconsejan evaluar las habilidades cognitivas en varias posturas, algo que por el momento dudamos que se haga popular en la práctica clínica. El estudio, al menos a nosotros, nos deja con la duda de si esos déficits cognitivos se mantienen durante todo el tiempo que la persona está en posición vertical, o pasado algunos minutos en esta postura mejoran las habilidades mentales.

Por lo pronto, si es una persona con párkinson que además padece de hipotensión ortostática, aplique aquello de más vale prevenir que lamentar: tome las decisiones importantes sentado, con un café en la mano que además viene muy bien para las neuronas.

También te puede interesar leer: Cuando los kilos se van sin desearlo: pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson.

Referencias.

Centi, J., Freeman, R., Gibbons, C. H., Neargarder, S., Canova, A. O., & Cronin-Golomb, A. (2016). Effects of orthostatic hypotension on cognition in Parkinson disease. Neurology. doi:10.1212/WNL.0000000000003452

Nauert, R. (2016, December 2). Postural changes detect cognitive problems in Parkinson’s | Psych central news. PsychCentral. Disponible en http://psychcentral.com/news/2016/12/02/postural-changes-detect-cognitive-problems-in-parkinsons/113337.html

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: