Cuando los kilos se van sin desearlo: pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson.


La pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson aumenta el riesgo de fracturas. Alimentarse adecuadamente debe ser visto por un enfermo como parte de su tratamiento.

pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson

En la sociedad occidental de hoy día hay muchas personas que quieren perder peso. Los ideales de ambos sexos pueden rosar un físico de anoréxicos y los patrones culturales (a través de series de televisión, publicidad, etc), nos bombardean de figuras esqueléticas. Ciertamente la obesidad y el sobrepeso son poco saludables, pero la pérdida excesiva de masa corporal también tiene sus riesgos y lo ideal es mantener cierto equilibrio.

Ahora, aunque compartas este criterio conmigo, si padeces la enfermedad de Parkinson es posible que pierdas peso de manera excesiva y eso puede traer complicaciones, es por eso que hoy quiero dedicarle algunas líneas a este tema.

También te puede interesar leer: Nuevos criterios diagnósticos para la enfermedad de Parkinson

¿Qué consecuencias adversas puede traer la pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson?

Entre las consecuencias adversas de la pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson podemos mencionar las siguientes:

  • Aumento del riesgo de caídas
  • Debilitamiento y fractura en la masa ósea
  • Especialmente pueden ser víctimas de fractura de cadera
  • Además, pueden aumentar los riesgos de padecer neumonía o de que aparezcan úlceras.

¿Cuáles son las causas de la pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson?

dieta de las personas con párkinson

Las causas de la pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson son diversas. Uno de los posibles mecanismos implicados es una afectación a nivel de sistema nervioso, que provoca un funcionamiento deficiente de la regulación de las sensaciones de saciedad y hambre. Sin este mecanismo el organismo no recibe la señal de que debe alimentarse y por ende se afecta el peso corporal.

También se ha hablado de la influencia de las alteraciones motoras de la enfermedad, así como del impacto en la alimentación de los problemas en la deglución. Estos factores tienen una clara influencia negativa en un acto que para los demás es tan simple: cortar, levantar con el tenedor, masticar y tragar.

La hiposmia es un trastorno del sentido del olfato también frecuente en el Parkinson, que resulta en la reducción parcial de la capacidad de percibir olores. Este pudiera también ser uno de los componentes que contribuyen a la pérdida de peso en la mencionada afección neurodegenerativa a través de una disminución del deseo de ingerir alimentos.

Una causa que es importante no ignorar al analizar la pérdida de peso en una persona con párkinson es la depresión, muy común entre los enfermos y que tiene la pérdida de apetito como uno de sus síntomas fundamentales.

¿Qué hacer?

Parkinson-y-dieta

Los riesgos de la pérdida de masa corporal son importantes. Es necesario verificar regularmente el peso en los pacientes con enfermedad de Parkinson y tener en cuenta cómo fluctúa a lo largo de la enfermedad.

Además, debe prestarse especial cuidado a su nutrición, un factor que seguramente ya saben presenta particularidades entre los enfermos de párkinson. La dieta de un parkinsoniano debe aportar los nutrientes suficientes para mantener niveles adecuados de vitaminas y minerales sin que intervenga con el procesamiento adecuado de los medicamentos. Si quieres más detalles sobre este tema, no dejes de visitar nuestro artículo sobre la web que orienta a las personas con párkinson en su dieta diaria.

También te puede interesar leer: No todo es vejez: problemas de visión en la enfermedad de Parkinson.

Referencias bibliográficas

Bachmann, C. G., & Claudia Trenkwalder. (2006). Body Weight in Patients With Parkinson’s Disease. Movement Disorders, 21(11), 1824–1830.

Barichella, M., Cereda, E., & Pezzoli, G. (2009). Major Nutritional Issues in the Management of Parkinson’s Disease. Movement Disorders, 24(13), 1881–1892.

Uc, E. Y., Struck, L. K., Rodnitzky, R. L., Zimmerman, B., Dobson, J., & William J. Evans, P. (2006). Predictors of Weight Loss in Parkinson’s Disease. Movement Disorders, 21(7), 930–936.

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico.  Si tiene algún comentario que realizar sobre este artículo en específico, no dude en escribirnos a hola@infotiti.com. Por favor, tenga presente enviar junto a su comentario el enlace al artículo al que está haciendo referencia. Gracias!

Búsqueda por etiquetas:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.