Antibióticos, efectos secundarios en el sistema nervioso


Desde mareos o falta de equilibrio hasta delirios, alucinaciones y crisis epilépticas. Antibióticos, efectos secundarios que vas a querer conocer.

IRL-1620

No sé si lo han notado, pero la mayor parte de las noticias de ciencia que se publican tienen origen en una investigación realizada en EE.UU, algunas en Inglaterra o Alemania.

Las realizadas en España apenas si llegan algún que otro día a ser comentadas. En parte esto se debe a que en España se invierte menos en ciencia, de ahí que las investigaciones sean más escasas, pero también a que se comunican menos los resultados.

Hoy queremos empezar a cambiar esa tendencia, al menos en nuestra web, hablando de un artículo recientemente publicado en la Revista de Neurología.

La publicación, titulada Antibióticos y trastornos de la marcha, hace una revisión de los principales trastornos de la marcha que pueden provocar los antibióticos y, además, mencionan los efectos secundarios más comunes de los antibióticos cuando llegan a afectar el sistema nervioso.

Nosotros centraremos nuestra atención en estos últimos; los efectos secundarios neurológicos de los antibióticos, que en realidad también incluye los trastornos de la marcha.

También te puede interesar leer: Cómo detectar el deterioro cognitivo y por qué es tan importante hacerlo

Antibióticos, efectos secundarios neurológicos. Poco común, pero ocurre

Comúnmente asociamos los efectos secundarios de los antibióticos a problemas gastrointestinales, sin embargo, pueden llegar a afectar el sistema nervioso provocando síntomas como confusión, mareo, debilidad y problemas de la marcha.

Una resonancia magnética generalmente indica que el sistema nervioso central se ha visto afectado.

Son situaciones poco comunes, pero que se deben tener en cuenta si surgen estos síntomas en una persona a la vez que está bajo tratamiento antibiótico.

Los autores del estudio señalan algunos factores que elevan el riesgo de que los antibióticos afecten el sistema nervioso, entre ellos:

  • Desnutrición
  • Pérdida de la integridad de la barrera hematoencefálica
  • Insuficiencia renal
  • Condiciones que aumentan la absorción de medicamentos

Antibióticos comunes y sus efectos secundarios en el sistema nervioso

Accidente cerebrovascular y demencia

Cefalosporinas (cefixima, cefepima, ceftriaxona, cefpiroma)

Este subgrupo de antibióticos es muy común en la práctica clínica. Se han descrito casos en que ha provocado crisis epilépticas, dolores de cabeza, problemas para mantener la postura y hasta encefalopatía.

Carbapenémicos (imipenem, ertapenem)

Antibióticos que pertenecen a la misma familia que los anteriores, los llamados betalactámicos. Son numerosos los casos reportados de crisis epilépticas, también se ha descrito un caso en que provocó inestabilidad al caminar, alucinaciones y hasta incapacidad para mantenerse de pie.

Macrólidos (claritromicina , azitromicina, eritromicina)

Antibióticos muy populares. Han llegado a provocar epilepsia, delirios e inestabilidad de la marcha, aunque es muy raro que ocurra.

También te puede interesar leer: Los mejores avances de la neurología en 2017, según la Academia Americana de Neurología

Metronidazol

Es poco frecuente que resulte tóxico para el sistema nervioso, pero se han dado casos en que eso sucede. Se puede manifestar mediante mareo, confusión, vértigo, problemas para la coordinación motora que afecta la estabilidad de la marcha, sensación de hormigueo, entumecimiento y dolor en las extremidades.  Los síntomas suelen remitir al retirar el fármaco.

Fluoroquinolonas (ciprofloxacino, levofloxacino, moxifloxacino)

El daño neurológico es el segundo efecto secundario de importancia de las fluoroquinolonas, antecedido por los efectos grastrointestinales.

Han llegado a provocar psicosis (la persona ve o escucha cosas que no existen), movimientos anormales bruscos, temblores y confusión. Más comunes que los anteriores efectos secundarios son los mareos, cefaleas, y alteraciones del sueño.


Aminoglucósidos (neomicina, gentamicina, amikacina)

Se han descrito casos en que estos fármacos afectan la estabilidad de la marcha y la postura. Pueden provocar la sensación de que las cosas alrededor, o uno mismo, están girando.

Isoniacida

La toxicidad neurológica es el segundo efecto adverso de este fármaco.

Puede provocar inquietud, problemas del sueño y dolores de cabeza, aunque su efecto más común en el sistema nervioso es la neuropatía periférica, que se manifiesta como sensación de entumecimiento, hormigueo o ardor en las manos; calambres y debilidad muscular que puede llegar al extremo de doblarse las piernas o los dedos.

Tetraciclinas (minociclina, doxiciclina, penimepiciclina)

Los principales efectos neurológicos suelen ser mareos, falta de equilibrio, náuseas, vómitos e inestabilidad de la marcha.

También te puede interesar leer: No lo dudes, estos síntomas deberían hacerte ir al neurólogo

Referencias

Gomez-Porro, P., Vinagre-Aragon, A., & Zabala-Goiburu, J. (2016). [Antibiotics and gait disorders]. Revista de neurologia.63(11), 501–509. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27874167?dopt=Abstract

Kass, J., & Shandera, W. (2010). Nervous system effects of antituberculosis therapy. CNS drugs.24(8), 655–67. Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20658798

Romero, O., & Soriano, A. (2017). Efectos adversos de las fluoroquinolonas. Medicina Integral. Retrieved from http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-efectos-adversos-las-fluoroquinolonas-10022184

Búsqueda por etiquetas: