Delirium y demencia acelerando (más) el deterioro mental.

Delirium y demencia acelerando (más) el deterioro mental.


Cuando se combinan delirium y demencia el deterioro mental de los enfermos es más acelerado.


Tengo un tío al que todos en la familia queremos mucho. Es el tipo de persona de la que nunca escuchas nada negativo, más bien lo contrario. Tío fue ingresado hace dos años por una urgencia y, si no recuerdo mal, no habían pasado dos días cuando ya se mostraba totalmente desorientado, sin saber dónde estaba y diciendo cosas incoherentes.

Estaba pasando por un cuadro de delirum. Los médicos nos intentaron tranquilizar diciendo que pasaría en poco tiempo, que era un evento muy común en personas de su edad. Por supuesto, nuestro temor siempre era que estuviésemos en el inicio de la demencia.

Temores confirmados. Tío salió del hospital, mejoró notablemente pero nunca llegó a recuperar sus habilidades mentales de antes. Al contrario, después de una mejoría inicial sufrió un deterioro acelerado que hoy lo tiene en una fase avanzada de demencia.

El delirium en personas con procesos patológicos iniciales de demencia, ¿una mala combinación? ¡Malísima! Así sugiere una investigación publicada recientemente en la revista JAMA Psychiatry. En el estudio los autores concluyen que cuando el delirium se produce en personas que ya están experimentando cambios cerebrales asociados a la demencia, como una acumulación anormal de proteínas tóxicas, se acelera el deterioro cognitivo (mental) del enfermo.

También te puede interesar leer: Demencia y delirium: ¿qué debemos saber para distinguirlos?

Delirum y demencia: lo que ya existe, se amplifica.

Los investigadores, pertenecientes a la Universidad de Cambridge, estudiaron muestras de tejido cerebral de 987 personas que habían sido investigadas periódicamente como media 5.2 años antes de su fallecimiento. Gracias a ese seguimiento previo se tenían datos sobre el historial de delirium, diagnóstico de demencia y estado cognitivo (memoria, lenguaje, orientación, etc) de los investigados.
Se encontró que en las personas que pasaron por uno o más episodios de delirum y además tenían cambios cerebrales asociados a la demencia, el deterioro mental era más acelerado que en las personas que no habían experimentado delirium, pero sí tenían los mencionados cambios cerebrales que finalmente los llevó a la demencia.

Según uno de los autores de la investigación, Dr. Daniel Davis, si bien la demencia por el momento no puede evitarse, el delirium puede prevenirse, o al menos, recibir un tratamiento rápido. Sin embargo, en los hospitales, sigue opinando el experto, muchas veces el delirium pasa desapercibido y sin recibir la adecuada atención.

Teniendo en cuenta la incidencia de delirium entre las personas mayores hospitalizadas, que llega a alcanzar hasta el 31%, su impacto en el deterioro mental de las personas con demencia no es despreciable. Al contrario, es un factor a tener en cuenta como vía para prevenir un mayor deterioro entre la población en riesgo.

También te puede interesar leer: Anestesia y alzhéimer ¿Mito o realidad?

Referencias
Davis, D. H. J., Muniz-Terrera, G., & A. D. Keage, H. (2017). Association of delirium with cognitive decline in late life. JAMA Psychiatry. doi:10.1001/jamapsychiatry.2016.3423