Otra vez un fármaco para el alzhéimer parece prometer…en animales.


Un fármaco para el alzhéimer con un mecanismo de acción diferente a lo que se ha estado intentando hasta ahora, logra frenar y revertir la acumulación de tau, proteína tóxica asociada el origen y progresión de la enfermedad. Los científicos recomiendan que se pruebe en seres humanos.

Rember

Todo comienza en un ratón, al menos en la ciencia. Y aunque a muchos de nuestros lectores les frustran las noticias de fármacos para el alzhéimer que han sido exitosos animales, pero que aún están lejos de poder probarse en humanos, nosotros le seguimos la pista a todos.

El compuesto del que venimos a hablar hoy se ha probado en ratones y macacos y parece ser una buena opción. Un mérito tiene: busca parar la enfermedad desde un mecanismo diferente al que tradicionalmente se ha intentado.

La sustancia se denomina oligonucleótido antisentido y, al menos en los modelos animales, pudo detener la acumulación de una proteína tóxica que se acumula en el interior de las neuronas de las personas con enfermedad de Alzheimer.


Los autores del estudio, que pertenecen a la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.), recomiendan en el artículo que recién publicaron en la revista Science Translational Medicine que el compuesto pase a ser probado en seres humanos.

También te puede interesar leer: Hay vida más allá de Solanezumab: 4 fármacos para el alzhéimer que debes seguir de cerca.

Un antitau que interviene directamente con mecanismos genéticos.

causas de la enfermedad de alzheimer

Ejemplo de los cambios estructurales de la proteína Tau durante la enfermedad de Alzheimer. Crédito de imagen: Wikipedia.org

Imaginen al cerebro como una serie de túneles interconectados entre sí. Un día, en esos túneles comienza a desprenderse de las paredes pedazos del material con el que están hechos, interfiriendo con el tráfico y eventualmente dejando el túnel inutilizable.

Bien, la proteína tau vendría a ser parte del material con el que están hechos los túneles (las neuronas) y en un momento determinado se desprende y se acumula en forma de unos ovillos que impiden el tráfico al interior de las neuronas (los túneles), finalmente las neuronas afectadas por los ovillos de tau mueren y aparecen los síntomas alzheimer.

En los enfermos, mientras más ovillos se detectan en el cerebro, más deterioro mental y funcional tienen. Esto mismo no sucede con otra proteína famosa en el alzhéimer, la beta amiloide. Muchos adultos sanos tienen su cerebro bastante atestado de beta amiloide no soluble sin que por eso desarrollen demencia.

Lo que viene a hacer el oligonucleótido antisentido, la sustancia que están investigando los científicos estadounidenses, es impedir la producción de proteína tau desde su mismo origen, evitando su codificación genética.

¿Qué resultados se han alcanzado?

Los investigadores trataron a un grupo de ratones en los que, mediante modificación genética, se producía un exceso de tau y la formación de los famosos ovillos neurofibrilares. A un grupo de ellos se les trató con oligonucleótido antisentido, mientras en el otro grupo no se intervino para poder comparar y sacar conclusiones.

Después del tratamiento se encontró que, en los ratones que recibieron el fármaco, la producción de tau fue menor, algo que ya se esperaba. Lo más significativo fue que en ese grupo se redujo el número de ovillos de tau y, más esperanzador aún; una región cerebral clave en el alzhéimer, el hipocampo, no siguió perdiendo volumen lo que sí ocurrió en los ratones no tratados.

Al aplicar el tratamiento en macacos, los resultados también fueron positivos. Los investigadores concluyen diciendo que los datos apoyan investigar en humanos el efecto del oligonucleótido antisentido. Antes, eso sí, hay que asegurarse mediante más estudios que es seguro.

Los oligonucleótidos antisentidos ya se investigan en ensayos clínicos de otras enfermedades, como la esclerosis lateral amiotrófica o la enfermedad de Huntington. Incluso, ya hay aprobados algunos para el tratamiento de la llamada distrofia muscular de Duchenne. Lo que sucede es que, dependiendo de la proteína que hay que impedir que se produzca, así será el oligonucleótido antisentido, de ahí que los que ya están en el mercado no se pueden aplicar en las personas con alzhéimer.

También te puede interesar leer:  Estos pueden llegar a ser los nuevos medicamentos para el alzhéimer en los próximos 5 años.

Referencias

DeVos, S. (2017). Tau reduction prevents neuronal loss and reverses pathological tau deposition and seeding in mice with tauopathy. Science Translational Medicine9(374), 481. doi:10.1126/scitranslmed.aag0481

University School of Medicine in St. Louis (2011). Drug compound halts Alzheimer’s-related damage in mice. Medical Xpress. Disponible en https://medicalxpress.com/news/2017-01-drug-compound-halts-alzheimer-related-mice.html

 

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas:, ,