Y por fin, ¿qué indica más riesgo de demencia? ¿dormir mucho o dormir poco?

Y por fin, ¿qué indica más riesgo de demencia? ¿dormir mucho o dormir poco?


Un nuevo estudio encuentra que dormir más de 9 horas diarias aumenta sensiblemente el riesgo de demencia. Esta conclusión, a primeras, parece contradecir un sólido cúmulo de estudios previos que apuntaba al insomnio como un importante riesgo de alzhéimer.

riesgo de demencia

En varias ocasiones hemos hablado de las alteraciones del sueño y su relación con las enfermedades neurodegenerativas. Horas insuficientes de sueño debido al insomnio o a otras alteraciones como la apnea del sueño, se vinculan a mayor riesgo de padecer alzhéimer, la primera causa de demencia en el mundo.

Estudios realizados en ratones muestran que cuando se les impide dormir, aumenta la producción de beta amiloide, la proteína tóxica vinculada al origen de la enfermedad de Alzheimer. Algo semejante se ha encontrado que sucede en los seres humanos, según una investigación publicada en 2015 en Nature Neuroscience.

Ahora un nuevo estudio, publicado en Neurology, viene a mostrar un escenario un poco contradictorio: lo que indica mayor riesgo de demencia es dormir mucho ¿Vuelta de tuerca o resultados totalmente compatibles? Enseguida te contamos, sigue leyendo.

También te puede interesar leer: Demencia antes de los 65 años: las 3 causas más comunes.

Framingham, ese pueblo al que debemos agradecer tanto.

La investigación fue desarrollada por científicos del Centro Médico Universitario de Boston, en EE.UU. Los resultados están basados en el análisis de la información aportada por los participantes del famoso proyecto “Framingham Heart Study (FHS)”.

El estudio Framingham se comenzó a desarrollar en 1948. En ese momento se involucró a miles de personas, más de 5 mil, residentes en el pueblo de Framingham, Massachusetts, EE.UU. Inicialmente se enfocó al estudio de las enfermedades cardiovasculares, pero no tardó en incorporar otras áreas, como la salud cerebral.  Al pasar el tiempo, nuevas generaciones se han ido incorporando al proyecto de investigación.

Periódicamente, los participantes en el estudio reciben evaluaciones de numerosos indicadores de salud. En la investigación actual se tomó en cuenta la información acumulada durante 10 años en relación a las horas de sueño y la incidencia de demencia debido a varias causas, entre ellas el alzhéimer.

10 años de seguimiento dicen que si empiezas a dormir mucho ¡preocúpate!

Al analizar los datos, los investigadores encontraron que, entre las personas que dormían 9 o más horas al día, la incidencia de demencia era mayor. Esto fue especialmente cierto entre los individuos con pocos años de estudio y con deterioro cognitivo leve.

De hecho, entre estos últimos, el riesgo de terminar desarrollando demencia fue seis veces mayor que para las personas que dormían menos horas. Hay un punto importante para entender los resultados de esta investigación: según los autores, lo importante no es si toda la vida has sido un dormilón, sino el cambio.

Si en determinado momento comienzan a cambiar tus hábitos y de dormir poco o normalmente, empiezas a pasar muchas horas en brazos de Morfeo, esa puede que sea una mala señal.

También te puede interesar leer: Alzhéimer, fases y síntomas.

Y por fin ¿qué es malo, dormir mucho o poco?

Como generalmente sucede, los detalles en el lenguaje son importantes. Los investigadores apuntan a que dormir muchas horas a partir de determinado momento puede ser un indicador de mayor riesgo de demencia.

Indicador, no la causa de que se eleve el riesgo de demencia, porque ese mucho dormir ya estaría indicando que un proceso neurodegenerativo está en marcha, sería un síntoma. Por eso, intentar disminuir las horas de sueño, según opinan los investigadores, no tendría influencia alguna sobre el desarrollo de demencia. Sería como atacar la fiebre durante una infección vírica: te puede hacer sentir mejor pero el virus sigue ahí.

En el caso de otras alteraciones del sueño, como el insomnio, muchos investigadores sí sostienen que contribuye directamente a dañar el cerebro. Tanto la falta de sueño como el exceso pueden ser indicadores de que algo no va bien con nuestras neuronas, pero todavía hay mucho que investigar sobre el significado de las variaciones individuales de estos procesos.

Por ejemplo ¿determinado tipo de demencia puede tener más relación con el exceso de sueño? ¿Dormir más horas implica daño en zonas específicas del cerebro? Incógnitas para nuevos estudios.

También te puede interesar leer: Dime cómo duermes y te diré tu riesgo de alzhéimer: una revisión a la relación neurodegeneración-ritmos circadianos y sueño.

Referencias

Westwood, A. J., Beiser, A., Jain, N., Himali, J. J., DeCarli, C., Auerbach, S. H., … Seshadri, S. (2017). Prolonged sleep duration as a marker of early neurodegeneration predicting incident dementia. Neurology. doi:10.1212/WNL.0000000000003732