Asocian mayor duración del tratamiento con fármacos como la rasagilina a un enlentecimiento del deterioro en el párkinson.

Asocian mayor duración del tratamiento con fármacos como la rasagilina a un enlentecimiento del deterioro en el párkinson.


Una mayor duración del tratamiento con los llamados fármacos inhibidores de la MAO-B no solo mejora los síntomas, sino que parece asociarse a un enlentecimiento del deterioro en el párkinson. Los científicos sugieren realizar un ensayo clínico definitivo para dirimir esta cuestión. 

RVT-101 de Axovant comienza la fase III de los ensayos clínicos

Cuando llega el momento de que a una persona con párkinson comience un tratamiento farmacológico, surgen dudas importantes alrededor de la medicación a emplear. Algunos fármacos, como la levodopa, tienen un efecto más notable sobre síntomas como el temblor, pero a largo plazo provoca consecuencias indeseadas, como las temidas fluctuaciones motoras.

Otros son menos espectaculares en sus resultados, pero los efectos secundarios son menores. Ese es el caso de un grupo de fármacos denominados inhibidores de la MAO-B, entre los que se encuentran la selegilina y la rasaglina (Movement Disorders Group). Estos compuestos lo que hacen es evitar que la dopamina, el químico cerebral que está en déficit en el cerebro de los enfermos, se degrade, así aumenta su concentración en el cerebro.

Investigaciones realizadas en animales de experimentación y en cultivos celulares habían encontrado que los inhibidores de la MAO-B tenían un efecto protector sobre las neuronas, más allá de mejorar los síntomas. Estudios pequeños en seres humanos también habían sugerido algo semejante, pero sin llegar a ser concluyentes.

Una nueva investigación, publicada recientemente en la revista Journal of Parkinson’s Disease, sugiere que el uso a largo plazo de los inhibidores de la MAO-B puede estar enlenteciendo el ritmo de deterioro de las personas con párkinson.

También te puede interesar leer: Levodopa para inhalar, nueva opción de tratamiento para episodios OFF en el párkinson, tiene buenas opciones de llegar al mercado.

Volviendo a mirar los datos: a mayor tiempo, menor deterioro.

En este estudio en realidad lo que se hizo fue analizar datos que ya se tenían de una investigación previa. La información vino de un ensayo clínico que se realizó entre los años 2007 y 2013. En él participaron 1741 personas con párkinson, de las cuales casi la mitad tomó un inhibidor de la MAO-B y el resto un compuesto sin efecto real sobre la enfermedad.

En la actual investigación los científicos quisieron ver qué sucedía en aquellas personas que estuvieron bajo tratamiento con inhibidores de la MAO-B durante más tiempo ¿Deterioraban más o menos que aquellos que abandonaron antes esta terapia?

Resultó que en esas personas, las que pasaron más tiempo con inhibidores de la MAO-B, el deterioro clínico fue más lento. Estas conclusiones llevan a los autores a considerar que se hace necesario la realización de un ensayo clínico controlado, riguroso, que lleve a definir sólidamente si las personas tratadas durante más tiempo con inhibidores de la MAO-B experimentan un enlentecimiento del curso clínico de la enfermedad.

También te puede interesar leer: Sudoración, hipotensión y estreñimiento entre los síntomas vegetativos del párkinson.

Referencias

Caslake, R., Macleod, A., Ives, N., Stowe, R., & Counsell, C. (2017). Monoamine oxidase B inhibitors versus other dopaminergic agents in early Parkinson’s diseaseThe Cochrane Library. Disponible en http://www.cochrane.org/es/CD006661/los-inhibidores-de-monoaminooxidasa-b-en-comparacion-con-otros-tratamientos-en-el-parkinson-temprano

Extended Use of MAO-B Inhibitors Slows Decline in Parkinson’s Disease Patients | Journal of Parkinson’s Disease. (2017). Journalofparkinsonsdisease.com. Disponible en http://www.journalofparkinsonsdisease.com/extended-use-mao-b-inhibitors-slows-decline-parkinson%E2%80%99s-disease-patients

Hauser, R., Li, R., Pérez, A., Ren, X., Weintraub, D., & Elm, J. et al. (2017). Longer Duration of MAO-B Inhibitor Exposure is Associated with Less Clinical Decline in Parkinson’s Disease: An Analysis of NET-PD LS1.