NEDA en la esclerosis múltiple: sin evidencia de actividad de la enfermedad.


NEDA en la esclerosis múltiple se ha convertido en el objetivo terapéutico de muchas personas afectadas por EM recurrente-remitente. No sin polémica. Ya vamos por NEDA4 y seguramente no será el fin de esta numeración.

NEDA en la esclerosis múltiple

Qué bien suena, ¿verdad? “sin evidencia de actividad de la enfermedad” o mejor aún: libre de la enfermedad, ¿sabes qué? Ambos términos son cada vez más empleados en el tratamiento de la esclerosis múltiple. Es más: es el objetivo de la terapia para las personas con esclerosis múltiple recurrente-remitente (o recidivante remitente).

Pero el término, popularizado por sus siglas en inglés de NEDA (no evidence of disease activity), no está alejado de polémica. Algunos dicen que en realidad la enfermedad no deja de tener efectos totalmente.

Pero, en fin, ¿qué es NEDA? ¿Y NEDA3 y NEDA4? ¿Todas las personas con EM pueden alcanzar ese estatus? Vamos a darte respuestas. Sigue leyendo.

También te puede interesar leer: Envejecer con esclerosis múltiple, ¿qué sucede con mis capacidades mentales?

¿Qué es NEDA?

Sin evidencia de actividad de la enfermedad ¿Eso qué significa? Porque por muy bien que suene hay que cuantificar para saber si la EM está o no activa. Pues bien, se considera que una persona tiene el status NEDA cuando:

  • No hay nuevos brotes
  • No hay aumento de la discapacidad medida por la escala EDSS
  • LA RM no refleja nuevas lesiones o las que ya existen no se han agrandado

Lo anterior es lo que se conoce como NEDA3. Ten en cuenta que antes el objetivo de las terapias para las personas con EM era disminuir el número de brotes o recidivas. Sucedía que muchos enfermos, que aparentemente tenían los brotes controlados, seguían teniendo actividad inflamatoria que no se manifestaba clínicamente, pero que sí dañaba el sistema nervioso.

La acumulación de daño a las fibras nerviosas, lo que se llama neurodegeneración (que abordamos en un artículo anterior), provoca las afectaciones neurológicas permanentes y marca la transición entre una forma remitente-recurrente a una forma progresiva de EM.

Alcanzar NEDA disminuye, o al menos enlentece notablemente, el riesgo de discapacidad.

¿Y NEDA4?

Ya te dije que el término NEDA es polémico. Muchos investigadores plantean que las tres medidas anteriores son insuficientes y que hacen falta otros marcadores para saber si en verdad una persona está sin EM activa.

Y ahí entra el factor que justifica ese cuatro: la atrofia cerebral o lo que es igual; la pérdida de volumen de tu cerebro.

Ahora no solo se persigue que con el tratamiento farmacológico se alcancen los tres puntos anteriores, sino además que tu cerebro no pierda volumen, nuevamente debido a la importancia de la neurodegeneración, de la cual la atrofia cerebral es un indicador.

También te puede interesar leer: 6 mitos sobre la esclerosis múltiple: lo que este científico quiere que sepas.

¿Con qué fármacos se alcanza NEDA en la esclerosis múltiple?

Los fármacos que han hecho posible esta realidad son los llamados modificadores de la enfermedad, de los cuales hay once en aprobados en la UE.

Se recomienda comenzar la terapia con uno de ellos lo más tempranamente posible en el curso de la enfermedad. Comenzar antes significa evitar en buena medida el daño a las fibras nerviosas, para lo cual hasta el momento no hay tratamiento.

¿Y sin un fármaco no me funciona?

Si después de probar con uno de estos compuestos la persona no logra los objetivos terapéuticos, el médico posiblemente intente con otro compuesto semejante o con otro considerado de alta eficacia, pero con un perfil de seguridad riesgoso.

Este último se utilizaría por un tiempo limitado hasta controlar la enfermedad y volver a la persona a un tratamiento de mantenimiento con menos efectos secundarios.

Si se alcanza NEDA en la esclerosis múltiple, ¿ya puedo dejar de usar fármacos?

No, la persona debe seguir con terapia de mantenimiento. Se aconseja realizar una RM anual y dos visitas de seguimiento con el neurólogo, también anualmente.

¿Todas las personas con EM recurrente-remitente logran el estatus NEDA?

Lamentablemente no. En uno de los estudios más conocidos sobre este tema, publicado en JAMA Neurology en 2015, se encontró que, al año, de un total de 215 personas con EM tratadas con fármacos modificadores de la enfermedad 99 (46%) de ellos alcanzaron NEDA.

Una vez alcanzada NEDA, ¿se mantiene para siempre?

Por el momento no es así para todos los enfermos. En el mismo estudio citado anteriormente, a los siete años solo 17 personas mantenían el estatus NEDA.

Polémica alrededor de NEDA.

Aunque es indudable que los fármacos modificadores de la enfermedad han supuesto una nueva realidad para las personas con EM, muchos especialistas opinan que el término es demasiado optimista y puede hacer perder de vista cambios negativos que no se detectan tan fácilmente.

En la recién concluida reunión anual de la Asociación Americana de Neurología, investigadores de la Escuela de Medicina Icahn del sistema hospitalario Mount Sinai, en New York, EE.UU, encontraron signos de deterioro en todos los pacientes considerados NEDA que analizaron en el estudio (39).

Estos investigadores plantean que la interpretación actual de las imágenes de RM, al igual que la escala EDSS (que mide discapacidad) no son lo suficientemente sensibles para detectar cambios a menor escala.

Otros expertos hablan del riesgo del cambio a fármacos más efectivos, pero menos seguros. O de que no se puede distinguir realmente si se trata del efecto de la medicación o si son personas con una forma benigna de EM.

La mayoría coincide en señalar que, tal como ha ocurrido en sus pocos años de vida (se empezó a mencionar aproximadamente en 2010), NEDA es un término llamado a evolucionar a medida que se incorporen nuevos fármacos y formas de medir la progresión de la enfermedad.

Sin embargo, algo se desprende de todo esto: el solo hecho de que se hable de NEDA y de que sea el objetivo de las terapias en las personas con EM recurrente-remitente es un gran paso, impensable hace apenas pocos años.

También te puede interesar leer: De la esclerosis múltiple recurrente-remitente a la EM secundaria progresiva: la transición.

Referencias

García Merino J.R. Ara Callizo, O. Fernández Fernández, L. Landete Pascual, E. Moral Torres, A. Rodríguez-Antigüedad Zarrantz (2017): Consenso para el tratamiento de la esclerosis múltiple 2016. Sociedad Española de Neurología. Neurología. 32 (2). Disponible en http://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-295-articulo-consenso-el-tratamiento-esclerosis-multiple-S0213485316300299

Giovannoni G et al.Is it time to target no evident disease activity (NEDA) in multiple sclerosis? Multiple Sclerosis and Related Disorders 2015;4(4):329-333.

Multiple Sclerosis Trust: NEDA (no evidence of disease activity). Disponible en https://www.mstrust.org.uk/a-z/neda-no-evidence-disease-activity

Rotstein DL, Healy BC, Malik MT, Chitnis T, Weiner HL. Evaluation of No Evidence of Disease Activity in a 7-Year Longitudinal Multiple Sclerosis Cohort . JAMA Neurol. 2015;72(2):152-158. doi:10.1001/jamaneurol.2014.3537

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: