Alzheimer precoz: síntomas, detección y tratamiento


Información esencial que debemos conocer sobre el Alzheimer precoz, que surge antes de los 65 años. Sus síntomas, causas y tratamientos.

Alzheimer precoz

¿Qué es el Alzheimer precoz?

Se considera Alzheimer precoz cuando la enfermedad se manifiesta en personas menores de 65 años. Son casos poco comunes, se especula que alrededor del 5% del total de los enfermos, pero a medida que avanzan los métodos de detección temprana esa cifra irá en aumento.

Por edad el Alzheimer de inicio precoz suele aparecer en la cuarta y quinta década de vida, pero se han dado casos de personas que a los 30 ya han empezado a manifestar síntomas.

El Alzheimer precoz tiene un impacto particular en la vida de los enfermos y familiares, quienes se ven sorprendidos por una enfermedad que nadie espera, pero menos aún a los 50 años.


También te puede interesar leer: Demencia antes de los 65 años: las 3 causas más comunes

Síntomas del Alzheimer precoz

Los síntomas de Alzheimer precoz no varían significativamente de aquellos que se observan en las personas mayores de 65 años. Sin embargo, sí que pueden diferenciarse en el tipo de actividad que afectan.

Me explico mejor: una persona jubilada verá como el alzhéimer le impide realizar actividades como llevar al día las cuentas, realizar la compra o la cena. Pero en una persona en edad laboral generalmente la primera señal se nota en el rendimiento en el trabajo.

De manera general, entre los síntomas de Alzheimer precoz están (Johns Hopkins Medicine):

  • Dificultades para realizar actividades que antes hacía sin problemas, como las funciones laborales o las tareas del hogar. La madre que antes hacía la cena en un abrir y cerrar de ojos ahora se siente agobiada al realizar un simple plato.
  • Alteraciones en el estado de ánimo, con particular prevalencia de la depresión. También es común que la persona se muestre irritable. Muchas veces este estado emocional es el resultado de la conciencia que va teniendo el enfermo de sus propios déficits.
  • Olvido asuntos relativamente importantes, como citas médicas, reuniones de trabajo o conversaciones recientes.
  • Dificultades para seguir una conversación, debido especialmente al esfuerzo que les supone procesar la información que va recibiendo.
  • Problemas para encontrar las palabras adecuadas
  • Aislamiento de amigos, familiares y situaciones en las que sus déficits puedan ser evidentes. Dejan de realizar actividades que antes disfrutaban.
  • Poco juicio en la toma de decisiones. Por ejemplo, pueden comprar cosas que no necesitan y son excesivamente caras.
  • Pueden preguntar lo mismo en repetidas ocasiones.
  • Desorientación en lugares familiares, como en la ruta del trabajo a la casa.

De manera general la persona con Alzheimer precoz y sus familiares notarán un cambio en las habilidades para realizar actividades cotidianas y olvidos que cada vez se harán más evidentes.

También te puede interesar leer: Las tres intervenciones más prometedoras para prevenir el alzhéimer.

Alzheimer precoz: causas

Alzheimer precoz

El Alzheimer precoz puede ser:

  • De origen genético, con lo cual la persona habrá heredado una mutación extremadamente rara que lo lleva a padecer la enfermedad.

Generalmente en las familias afectadas por Alzheimer hereditario miembros de varias generaciones han desarrollado la enfermedad de forma temprana. Los casos de personas adultas jóvenes con Alzheimer generalmente corresponden a causas genéticas.

  • Alzheimer precoz esporádico: son casos en que no se conoce la causa, lo mismo que sucede en los millones de personas que desarrollan la enfermedad después de los 65 años.

Algunos afectados por Alzheimer precoz son portadores de una variante genética muy común, el llamado APOE4, que por sí solo no causa la enfermedad, pero sí aumenta el riesgo de que se desarrolle y en los portadores se ha observado que el alzhéimer aparece antes. Pero insistimos: muchos portadores de APOE4 nunca llegan a desarrollar Alzheimer.

¿Cómo diagnosticar el Alzheimer precoz?

Si te preguntas cómo detectar el Alzheimer precoz desde ya te digo que no es tarea fácil. Esencialmente el diagnóstico de Alzheimer precoz se realiza descartando otras enfermedades que pueden estar causando los síntomas.

El profesional que atiende el caso generalmente realiza algunos test que evalúan habilidades cognitivas como la memoria o el lenguaje. Unos test serán orales y otros de lápiz y papel, dependiendo en buena medida de las habilidades que conserve el enfermo.

Como parte del proceso diagnóstico se realizarán analíticas de sangre y orina para valorar todas las posibles razones de los déficits que está presentando la persona. Hay que tener en cuenta que hay muchas causas de los problemas de memoria además del alzhéimer.

También es habitual que se realicen escáneres cerebrales, como tomografías por resonancia magnética. Sin embargo, la prueba más avanzada actualmente para saber si se tiene Alzheimer precoz es la llamada tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés).

Esa prueba de neuroimagen permite detectar si en el cerebro de los enfermos hay acumulaciones tóxicas de proteínas, una señal clásica de alzhéimer.

Eso sí, la realización de una PET solo tiene sentido si ya existen síntomas de deterioro cognitivo, porque esas acumulaciones también se suelen encontrar en el cerebro de personas sanas que nunca llegan a desarrollar alzhéimer.

La PET tiene el inconveniente de ser una prueba cara y su uso en el diagnóstico del alzhéimer no está muy extendido en la práctica clínica. Sin embargo, en los casos de personas jóvenes con síntomas de demencia su uso está más que justificado, teniendo en cuenta las dificultades del diagnóstico.

Con todos los datos que se recogen con las pruebas anteriores se llega al diagnóstico de Alzheimer precoz. Entonces comienza la búsqueda de tratamiento.

Alzheimer precoz: tratamiento

Alzheimer precoz

El tratamiento del Alzheimer precoz tiene dos enfoques fundamentales, los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos. Ambos enfoques son tratamientos sintomáticos porque la enfermedad de Alzheimer en la actualidad no tiene cura.

Ni cura ni posibilidad de frenar la enfermedad o al menos mantener controlado los síntomas. Los tratamientos actuales provocan cierta mejoría de síntomas como el deterioro de la memoria o la agitación, pero pasado cierto tiempo—que va de meses o poco más de un año— su efecto será cada vez menor.

El tratamiento farmacológico del Alzheimer precoz es semejante al el Alzheimer esporádico. El médico seguramente prescribirá alguno de los 4 fármacos que hay en la actualidad aprobados para la terapéutica de este mal:

  • Donepezilo
  • Rivastigmina
  • Galantamina
  • Memantina

Además, dependiendo de los síntomas que esté experimentando la personas con Alzheimer precoz, puede que se administren otros fármacos. Por ejemplo, si existen indicios de depresión, antidepresivos, si hay insomnio, hipnóticos.

En el caso de coexistir un es importante tener en cuenta que algunos medicamentos usados para tratar esta alteración, los llamados antipsicóticos típicos, pueden aumentar el riesgo de muerte en las personas con demencia.

Los tratamientos no farmacológicos para el Alzheimer precoz son muy variados. Esencialmente son actividades que buscan enlentecer el ritmo de deterioro de los enfermos.

Estimulación cognitiva, actividad física, musicoterapia o terapia con macotas están entre esas actividades. Como guía general es importante recordar que el objetivo es mantener al enfermo física y mentalmente activo.

Si quieres algunas ideas sobre cómo estimular mentalmente a una persona con Alzheimer no dejes de leer el artículo:

Cómo estimular la mente de una persona con alzhéimer en 5 puntos.

Recomendaciones finales.

  • Toma el control de la situación, no te dejes arrastrar por las circunstancias
  • Infórmate sobre la enfermedad y su tratamiento. Existen opciones y es un derecho del enfermo recibir un tratamiento adecuado
  • Piensa en el momento en el que él/ella ya no pueda tomar decisiones por sí mismo ¿Qué decisiones hay que tomar por adelantado?
  • Establece rutinas que incluyan tiempo de terapia para él/ella y de desconexión para el cuidador. Las rutinas aportan serenidad al enfermo y sensación de control al cuidador.
  • No discutas ni intentes que él/ella entienda tu lógica. Su realidad ya es la del Alzheimer.
  • Di no a los sentimientos de culpa o arrepentimientos. Nadie espera el Alzheimer y todo enfrentamiento con la enfermedad es un proceso de ensayo y error.

También te puede interesar leer: El Alzheimer explicado para todos.

Fuentes y referencias

ALZFORUM: EARLY ONSET FAMILIAL AD. Disponible en http://www.alzforum.org/early-onset-familial-ad/overview/what-early-onset-familial-alzheimer-disease-efad

Alzheimer’s Association : Younger/Early Onset Alzheimer’s & Dementia. Disponible en http://www.alz.org/alzheimers_disease_early_onset.asp

Johns Hopkins: Early-Onset Alzheimer’s Disease. Disponible en http://www.hopkinsmedicine.org/healthlibrary/conditions/nervous_system_disorders/early-onset_alzheimers_disease_134,63/

 

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: