5 causas de cefalea occipital


La cefalea occipital puede tener origen en traumatismos cerebrales, en una compresión vertebral o incluso en la diabetes. Determinar la causa de la cefalea es clave para establecer el tratamiento.

cefalea occipital

Las cefaleas occipitales se caracterizan por presentarse, como su nombre indica, en la región correspondiente al lóbulo occipital (es decir, en la región posterior e inferior del cerebro). Estas se consideran un subtipo raro cuando únicamente afectan a esta región, sin irradiarse a otras zonas.

El dolor normalmente se experimenta en el cuello y la zona posterior de la cabeza, se siente como punzante o como una descarga eléctrica. Este puede ser bilateral o unilateral.

La causa, al igual que los otros tipos de cefalea, se asocia con la afección directa de los nervios y de los tejidos que se localizan alrededor de los mismos, con la consecuente liberación de sustancias químicas que estimulan a los nervios y producen la sensación de dolor.

Existen diversas causas secundarias de cefalea occipital, y de ellas te hablaremos a continuación.

Causas de cefalea occipital

1.   Traumatismo occipital 

La compresión directa de los nervios y de los tejidos localizados en la periferia produce una serie de reacciones bioquímicas complejas que terminan con la estimulación constante y repetitiva de las fibras nerviosas en la región occipital.

Estas sustancias químicas incluyen los iones potasio, la histamina (sustancia involucrada en reacciones alérgicas), prostaglandinas y leucotrienos (ambas involucradas en procesos inflamatorios).

De hecho, estas sustancias tardan bastante tiempo en desaparecer de la región debido a que son liberadas en grandes cantidades por las células lesionadas después del traumatismo. Es por ello que el dolor se extiende en el tiempo y no desaparece luego del trauma, por la estimulación constante de los nervios.

También te puede interesar leer: Las 4 claves para comprender la cefalea de Horton

2.   Compresión vertebral

La columna vertebral protege a la médula espinal, y a partir de esta estructura nacen diversos nervios que se distribuyen por todo el cuerpo. Las causas de compresión son múltiples, entre ellas abscesos, tumores y hernias.

La presión directa y constante sobre los nervios también provoca estimulación repetitiva de los mismos, lo cual puede derivar en la sensación de dolor localizado en la zona afectada.

3.   Herpes zoster

El virus herpes zoster se caracteriza por la afección directa de nervios periféricos, con la aparición común de una entidad llamada “neuralgia postherpética”.

Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de pequeñas vesículas en el territorio de inervación del nervio afectado por el virus, junto con la sensación de dolor en el mismo lugar.

Si bien la neuralgia postherpética suele afectar los nervios cráneo-faciales, la localización occipital no es la más común. Sin embargo, siempre debe tenerse en cuenta por la cercanía de las regiones.

cefalea occipital

También te puede interesar leer: Antibióticos, efectos secundarios en el sistema nervioso

  1. Diabetes mellitus

La diabetes mellitus, independientemente del subtipo de la enfermedad, se caracteriza por un manejo deficiente de los carbohidratos (o glucosa) en sangre debido a alteraciones patológicas de la insulina, hormona que se encarga del mantenimiento de los niveles plasmáticos de glucosa.

Es bien sabido que una de las principales complicaciones de los pacientes diabéticos no controlados es la “neuropatía diabética” que se caracteriza por la afección directa de los nervios producto de los altos niveles de glucosa plasmáticos, que en esas concentraciones tienen efectos tóxicos.

Esta patología suele afectar los nervios del sistema nervioso autónomo (aquel que controla las funciones corporales no conscientes) y también puede provocar dolor localizado por los mecanismos antes mencionados, pudiendo ser causa de cefalea occipital.

  1. Inflamación vascular

La vasculitis o inflamación vascular es una patología que se caracteriza por la afección constante de los vasos sanguíneos, lo que lleva al deterioro considerable de los mismos con la afectación directa de las regiones a las que distribuye sangre.

Existe una cantidad considerable de vasculitis que causan alteraciones en el sistema nervioso. Por ejemplo, la “arteritis de células gigantes” suele afectar las arterias temporales y oculares, ocasionando episodios de cefalea e inclusive ceguera temporal.

Dependiendo de la localización del vaso afectado, puede producirse en mayor o menor medida cefalea occipital, lo que obliga al médico a investigar las causas más probables de la misma. Estas generalmente se asocian con trastornos autoinmunitarios, en los que las células encargadas de proteger al cuerpo reaccionan contra los tejidos propios.

También te puede interesar leer: Dieta y migraña: lo que comes importa ( y mucho)

Referencias bibliográficas:

  1. Longo DL, Fauci AS, Kasper DL, Hauser SL, Jameson JL, Loscalzo J, editores. Harrison principios de medicina interna. Vol 2. 18a ed. México: McGraw‐Hill; 2012.
  2. Snell R.S. Neuroanatomía Clínica. 7ma edición. Wolters Kluwer Health España. Barcelona (2010).
  3. Anduaga Aguirre MA, González-Mohíno Loro MB, Sánchez García ME, Handi Mansour F, Palmer Ruiz A. Cefalea occipital. SEMG 2008; 110: 657-8.
Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: