Los 3 tratamientos más radicales para la depresión


Ketamina, estimulación magnética transcraneal y terapia electroconvulsiva (TEC) son tres alternativas terapéuticas para la depresión resistente al tratamiento; la última opción para aquellos que creen haberse quedado sin ellas. 

depresión resistente al tratamiento

Hay días malos, hay otros muy malos, después están todos los días malos, a continuación pueden venir días tan malos que no lo creías posible. Y vuelve todo a repetirse.

La depresión en muchos pasa, en otros persiste como una enfermedad crónica resistente al tratamiento farmacológico y no farmacológico.

Cuando todo ensayo y error ya se ha ensayado y errado ¿qué queda? Pues para la depresión resistente al tratamiento quedan alternativas que muchos califican de extremas, pero que han sido la salvación de otros tantos.  Hoy mencionamos 3.

También te puede interesar leer: ¿Tristeza o depresión? Estas son las diferencias

Tratamiento de la depresión resistente al tratamiento: 3 alternativas para los que ya no tienen alternativas

Ketamina

Famosa por su uso recreativo y empleada como anestésico en medicina desde hace décadas, la ketamina ha resultado tener una potente acción antidepresiva. Potente y rápida, esta última la ventaja que más se repite sobre un compuesto que puede ser vital en casos de ideación suicida.

Los ensayos clínicos realizados hasta el momento sugieren que una dosis de 0.5mg/kg (menor que la que se emplea en anestesia) administrada por vía intravenosa comienza a generar alivio sintomático a las 2 horas. Los antidepresivos tradicionales demoran semanas (Schwartz, Murrough y Iosifescu, 2017).

Otros datos impactantes: la tasa de respuesta entre las personas con depresión resistente al tratamiento está entre 50% y el 70% , los efectos de una única dosis pueden durar dos semanas.

Pero no todo es positivo con este compuesto. Entre los efectos secundarios que más preocupa están las alteraciones cognitivas, en especial en la memoria. Otros efectos secundarios frecuentes son:

  • Mareos
  • Visión borrosa
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Alteraciones en la concentración y la coordinación
  • Aumento de la tensión arterial
  • Taquicardia

En la actualidad la ketamina no está aprobada como tratamiento antidepresivo, aunque experimentalmente y en casos extremos algunas clínicas, sobre todo en EE.UU, la prescriben.

También te puede interesar leer: Depresión post parto: 10 señales que pueden indicar que está presente

Estimulación magnética transcraneal

Aprobada en la Unión Europea para el tratamiento de la depresión resistente al tratamiento farmacológico, la estimulación magnética transcraneal (TMS) consiste en generar campos magnéticos que producen corriente eléctrica en zonas específicas del cerebro.

La TMS puede usarse para estimular la excitabilidad neuronal o para disminuirla, dependiendo de la frecuencia a la que se administre.  Se aplica mediante un dispositivo que se coloca en el cuero cabelludo, en áreas muy específicas.

Es generalmente indolora y se cree que funciona en la depresión debido a que genera cambios en el metabolismo del triptófano y de la serotonina, además de normalizar el factor neurotrófico derivado del cerebro (López-Ibor Aliño,  J. I. Pastrana Jiménez, Cisneros Flores, M.ª I. López-Ibor Alcoce, 2010).

Sus resultados son menos contundentes que los de la ketamina y los beneficios no son a largo plazo, al menos hasta donde se ha podido comprobar hasta el momento.

El tratamiento con TMS se realiza durante varias sesiones bajo supervisión profesional y el efecto secundario más temido es la ocurrencia de convulsiones. También puede presentarse alguna alteración cognitiva transitoria y dolor en el lugar en que se aplica la estimulación, aunque de manera general, por ser poco invasiva y con efectos potencialmente reversibles, se considera segura.

Un estudio del año 2010 realizado en 107 pacientes con depresión resistente al tratamiento encontró que el 48.6 % experimentó algún beneficio, aunque solo el 24.3 % lo mantuvo más allá de la semana 12.

Terapia electroconvulsiva (TEC)

depresión resistente al tratamiento

Tal vez una de las terapias que más rechazo genera y que, sin embargo, se considera de las más efectivas en el tratamiento de la depresión resistente al tratamiento. Existen campañas internacionales que buscan su completa prohibición, pero para muchos ha sido la opción ganadora.

La terapia electroconvulsiva (TEC) cosiste en aplicar corriente directamente al cuero cabelludo mediante dos electrodos y provocar una convulsión.

Aunque no se sabe exactamente por qué logra mejorar la sintomatología depresiva, sí se ha observado que genera cambios en los sistemas de neurotransmisores, las sustancias químicas que tienen niveles alterados en las personas con depresión.

La TEC se aplica en centros hospitalarios, se hace bajo anestesia general y con relajantes musculares para evitar las tan televisadas sacudidas que, afortunadamente, ya forman parte del pasado en muchos sistemas sanitarios.

Un tratamiento implica de seis a doce sesiones en un periodo de varias semanas. Se considera que más del 70% de las personas responde favorablemente a la terapia, aunque un porcentaje significativo recae después de varios meses.

Los efectos secundarios son muy conocidos, en especial las alteraciones de la memoria. Se considera que a los 3 días de haber concluido el tratamiento un porcentaje significativo de pacientes se recupera (Perestelo-Pérez L, et al, 2012), pero hay otros que se quejan de que sus problemas de memoria nunca se resuelven.

¿Demasiado arriesgado? Depende, estas terapias no son la primera línea de tratamiento para la depresión, sino opciones para cuando ya todo lo demás ha fallado. La decisión, como siempre, la deben tomar juntos la persona con depresión y el profesional que le atiende.

También te puede interesar leer: Así afecta la depresión tus habilidades mentales

Fuentes y referencias

López-Ibor Aliño,  J. I. Pastrana Jiménez, Cisneros Flores, M.ª I. López-Ibor Alcoce ( 2010): Efi cacia de la estimulación magnética transcraneal en depresión. Estudio naturalístico. Actas Esp Psiquiatr.

Perestelo-Pérez L, Vallejo-Torres L, Rivero-Santana A, Pérez-Ramos J, Castilla I, Valcárcel-Nazco C, Serrano-Pérez P, Carballo-González D, Panetta J, Cuéllar-Pompa L, González-Hernández N (2012): Terapia electroconvulsiva en el tratamiento de la depresión. Revisión sistemática y evaluación económica. Disponible en http://www3.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/contenidoGenerico.jsp?idDocument=77aac9b7-0cdb-11e4-994e-0b2372cf3a94&idCarpeta=993a9b1d-7aed-11e4-a62a-758e414b4260

Sarah L. Linsanby (2004)Brain Stimulation in Psychiatric Treatment. Review of Psychiatry Series

Thase, M., Demitrack, M (2008): Evaluating Clinical Significance of Treatment Outcomes in Studies of Resistant Major Depression. Biological Psychiatry

UK ECT Review Group (2008): Efficacy and safety of electroconvulsive therapy in depressive disorders: a systematic review and meta-analysis. Lancet  8; 361(9360): 799–808. doi: 10.1016/S0140-6736(03)12705-5

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas:
  • Pedro Hernandez de Pool

    En Venezuela actualmente con la crisis medicamentosa que hay, no se consiguen antidepresivos ni ansiolíticos. ¿Qué alternativa natural recomiendan ?