Relacionan las infecciones intrauterinas y la esquizofrenia


La activación del sistema inmunitario de las pacientes embarazadas podría desencadenar alteraciones moleculares parcialmente responsables de la percepción temporal anómala en los pacientes esquizofrénicos.

La esquizofrenia es un trastorno psicótico que se caracteriza por alteración en la percepción de la realidad, con una sintomatología muy específica que comúnmente se agrupa como síntomas “positivos” y “negativos”. Alrededor de un 1% de la población mundial padece esta condición, afectando a todas las culturas y razas.

Desde hace un tiempo se ha venido relacionando los antecedentes de infecciones durante el embarazo con un aumento del riesgo de desarrollar esquizofrenia, aunque sin muchas pruebas a favor que respalden esta hipótesis.

Recientemente, un grupo de investigadores neozelandeses observó que animales de experimentación que estuvieron bajo la influencia de un sistema inmunitario materno activado durante la gestación, posteriormente desarrollaban alteraciones de la percepción temporal como las que caracterizan la esquizofrenia en humanos.

También te puede interesar leer: La esquizofrenia podría comenzar en el primer trimestre de embarazo

Las distorsiones en la percepción temporal como parte e la esquizofrenia

Esta enfermedad tiene una base molecular definida, cuyo descubrimiento ha permitido el desarrollo de fármacos antipsicóticos específicos que logran mejorar la clínica de los pacientes. A pesar de esto, no se conoce con certeza la causa de la esquizofrenia.

Se sabe que existe un desbalance en los niveles de neurotransmisores normales en ciertas regiones encefálicas. En base a esto, es posible determinar dos grupos de síntomas fácilmente diferenciables.

riesgo de esquizofrenia

Los síntomas positivos son aquellos referidos a exageraciones de los pensamientos o percepción alterada de la realidad, incluyendo alucinaciones y delirios. Por otro lado, los síntomas negativos destacan por el deterioro de la capacidad de pensar, sentir o realizar acciones con normalidad. Debido a esto, los pacientes dejan de hablar con fluidez y disminuye su interés por realizar actividades cotidianas.

Las alteraciones en la percepción temporal se refieren a la incapacidad del individuo de ubicarse en el tiempo, cuyas consecuencias se expresan de varias maneras como parte de los síntomas positivos y negativos de la enfermedad.

Esto puede llevar a la fragmentación de la experiencia consciente, la presencia de procesos cognitivos desorganizados y disfunciones de la actividad conductual. Estas anomalías no se limitan a la esquizofrenia, sino que se expanden a todos los trastornos psicóticos.

También te puede interesar leer: Más allá de alucinaciones: el deterioro cognitivo en la esquizofrenia

La activación inmunitaria materna como posible factor de riesgo de esquizofrenia

En base a todas las premisas mencionadas, los investigadores, pertenecientes a la Universidad de Otago decidieron evaluar si existían alteraciones en la percepción temporal de animales de laboratorio provenientes de progenitoras que durante el embarazo experimentaron activación del sistema inmunitario.

Los ratones fueron sometidos a una serie de pruebas para evaluar la capacidad de respuesta ante ciertos estímulos. El criterio para determinar si existía algún tipo de alteración era el tiempo que tardaban los animales en responder, clasificando así la respuesta como “corta” o “larga”.

La hipótesis de los autores, respaldada por una serie de estudios que aseguraban que la presencia de un sistema inmunitario activado influía de alguna manera en las capacidades cognitivas de los pacientes esquizofrénicos, era que los animales iban a tardar considerablemente en responder a los estímulos inducidos durante la prueba.

En efecto, los resultados confirmaron las suposiciones iniciales. Los ratones expuestos a células inmunitarias activadas eran considerablemente más lentos en la ejecución de ciertas tareas durante las pruebas, en comparación con el grupo control.

Las células inmunitarias activadas son el resultado de la exposición a un agente infeccioso o cuerpo extraño. Estos eventos, durante la gestación, pueden ser sumamente dañinos para el feto, llevando al desarrollo de anomalías congénitas que a veces pueden ser incompatibles con la vida.

En el caso de la esquizofrenia, el riesgo es mayor cuando existen antecedentes familiares de la enfermedad o trastornos relacionados cuyo componente genético se ha comprobado.

Estos resultados permitirán en el futuro hacer más énfasis en la prevención y diagnóstico temprano de alteraciones infecciosas durante la gestación, especialmente en aquellas mujeres que posean factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad.

También te puede interesar leer: Esquizofrenia paranoide: guía para novatos

Fuentes y referencias

Neurosciencenews (2017). Link Between Infection and Schizophrenia Symptoms Discovered. Disponible en: http://neurosciencenews.com/infection-schizophrenia-8003/

Alústiza I, Pujol N, Molero P, Ortuño P. El procesamiento temporal en la esquizofrenia: Revisión. Schizophrenia Research 2015; (2) 185-188.

Deane A, Millar J, Bilkey D, Ward B. Maternal immune activation in rats produces temporal perception impairments in adult offspring analogous to those observed in schizophrenia. PLOS ONE 2017

.

Búsqueda por etiquetas:,