4 causas de cefalea frontal que puedes estar pasando por alto


La cefalea de localización frontal puede ser producida por una amplia variedad de patologías del sistema nervioso central. En algunos casos, el dolor no es más que la expresión benigna de una enfermedad subyacente mucho más grave.

La región frontal es aquella relacionada con el lóbulo cerebral frontal, ubicado en la parte anterior de dicho órgano. En ciertos casos, puede originarse dolor de cabeza (cefalea) en esta región, lo cual es característico de una amplia gama de patologías.

Estas pueden localizarse en ese lóbulo cerebral o transmitir el dolor a dicha región a través de varios mecanismos moleculares, lo cual amplía mucho los posibles diagnósticos diferenciales de cefalea frontal.

A continuación, te hablaremos de algunas de las más importantes (y graves) causas de cefalea frontal, aunque no debes olvidar que hay razones mucho más benignas y comunes para este síntoma.

También te puede interesar leer: Cefalea mixta: síntomas y evolución

Crisis epilépticas como causa de cefalea frontal

Los pacientes con epilepsia tienen una mayor tendencia a desarrollar convulsiones que el resto de las personas. Estas crisis pueden ser motoras o sensitivas y, dependiendo del tipo de convulsión, puede existir o no pérdida de la conciencia.

En estos casos, el dolor se presenta inmediatamente después de la crisis. Puede resolverse con la ayuda de analgésicos o desaparecer espontáneamente en unas pocas horas.

El dolor puede presentarse como parte de un síndrome migrañoso o presentarse de forma aislada, asociándose a ciertos tipos de enfermedades, como la epilepsia occipital benigna o la epilepsia rolándica.

También te puede interesar leer: 5 causas de cefalea occipital

Encefalitis vírica

Esta enfermedad se caracteriza por la inflamación del tejido encefálico causada por agentes virales. Estos pueden ser muy diversos e incluyen los enterovirus, el virus de Epstein-Barr y el citomegalovirus.

Para hacer el diagnóstico es necesario identificar el agente patógeno involucrado, o al menos determinar la etiología viral y descartar otros microorganismos. Para ello, suele hacerse un examen del líquido cefalorraquídeo, el cual se distribuye por todo el encéfalo cumpliendo funciones metabólicas y de protección mecánica.

cefalea frontal

La cefalea puede percibirse difusamente, ser de localización frontal o retroorbitaria (por detrás de los ojos) y ser de fuerte intensidad.

Es descrita por los pacientes como un dolor pulsátil u opresivo, acompañándose de alteraciones del estado mental como disminución del nivel de consciencia, trastornos del lenguaje y amnesia.

Feocromocitoma

Se trata de un tumor de las glándulas suprarrenales, un tejido encargado de secretar grandes cantidades de adrenalina. Esta hormona cumple numerosas funciones, como mantener la presión arterial y preparar al cuerpo para reacciones de lucha o huida.

Estos tumores suelen cursar con elevaciones importantes e intermitentes de la presión arterial, pudiendo ocasionar lesiones graves en cualquier tejido, generando emergencias hipertensivas. Estas crisis suelen acompañarse de sudoración excesiva, taquicardia y palidez.

Se piensa que las elevaciones de la presión arterial son la causa de la cefalea frontal, aunque también puede presentarse a nivel occipital. Como el dolor se presenta durante las crisis de secreción hormonal provenientes del tumor, la duración suele ser breve (menor de 15 minutos).

Neuritis óptica

Esta enfermedad se produce por la pérdida de la capa protectora de los nervios ópticos, la mielina, la cual en condiciones normales facilita la transmisión de los impulsos nerviosos provenientes de los estímulos externos hacia el cerebro.

Dicha alteración suele producirse en el contexto de una enfermedad desmielinizante como la esclerosis múltiple, aunque, en una minoría de los casos, suele asociarse a la neuromielitis óptica. Esta rara patología suele presentarse con dolor a la movilización ocular y pérdida de la agudeza visual, evolucionando en algunos casos a ceguera.

Los pacientes suelen presentar dolor frontal, retroorbitario (por detrás de los ojos) y/o temporal (en las porciones laterales del cráneo).

Como ya se mencionó, una de las características más resaltantes de esta cefalea es que suele empeorar con los movimientos oculares, lo cual es un dato que facilita mucho el diagnóstico clínico.

También te puede interesar leer: Las 4 claves para comprender la cefalea de Horton

Fuentes y referencias

Comité de Clasificación de la Cefalea de la International Headache Society. III Edición de la Clasificación Internacional de las Cefaleas. 2013.

Búsqueda por etiquetas:, ,