Qué es autismo leve y por qué es un término tan polémico


El autismo leve puede llevar a perder de vista las dificultades que enfrentan las personas con TEA, sea del grado que sea. No existe oficialmente ese término, aunque lo más cercano pueden ser los grados o niveles de gravedad que aquí describimos.  

autismo leve

Empecemos: oficialmente no existe el autismo leve. Es decir, ninguno de los manuales por los que se guían los profesionales para realizar un diagnóstico tiene identificado un supuesto autismo leve.

Autismo leve es un término que usan profesionales y padres por muchas razones, por ejemplo, para intentar no alarmar en exceso o para hacer comprensible una terminología que puede resultar abrumadora, sobre todo en la primera parte de un proceso diagnóstico.

Pero hay otra realidad: existe muchas diferencias en el funcionamiento de las personas con trastorno del espectro autista (TEA), de ahí que el intento de establecer niveles no esté muy desencaminado.


El resultado de esa situación es que uno de los manuales más famosos por los que se guían los profesionales para llegar a emitir un diagnóstico, seguro ya hayas escuchado de él, el DSM-V, sí que ha establecido tres niveles de gravedad para el TEA y eso es lo más cercano que hay a una descripción de autismo leve. Esos 3 grados son:

  • Grado 1: necesita ayuda
  • Grado 2: Necesita ayuda notable
  • Grado 3: Necesita ayuda muy notable

El autismo leve al que se refieren profesionales y padres caería presumiblemente en el grado 1 (ver imagen siguiente).

También te puede interesar leer: Mejoran el comportamiento social en el autismo modulando la actividad cerebral

Qué es el autismo leve

grados autismo

Imagen tomada del artículo “DSM-5: la nueva clasificación de los TEA” de Rubén Palomo Seldas.

En la imagen anterior pueden ver los criterios para cada uno de los tres niveles. Primero, recordemos algunas de los síntomas claves del trastorno del espectro autista:

  • Deficiencias en la comunicación e interacción social al punto que le dificulta establecer relaciones sociales satisfactorias. Es común que los padres con niños con TEA estén preocupados porque estos no son capaces de hacer amigos o cuando lo intentan, tienen comportamientos que más bien alejan a los demás.
  • Intereses y comportamientos restrictivos y repetitivos, de forma que pueden volcar mucha atención en las cosas que le interesan y poca o nula atención sobre aquello que no está en su rango de intereses. El cambio de rutina genera ansiedad.

El autismo leve se caracterizaría entonces por:

  • Utilizar el lenguaje verbal, pudiendo establecer una conversación, pero con respuestas que pueden resultar extrañas y poco adecuadas (por ejemplo, un tono de voz excesivamente alto). La expresión extraverbal llega a hacer pensar a los demás que no tienen interés en la conversación.
  • Sí responden a los intentos de los que le rodean de interactuar, pero su respuesta puede ser atípica.
  • Desean establecer relaciones sociales, pero sus habilidades para llegar a establecer interacciones sociales satisfactorias son limitadas.
  • Los comportamientos inflexibles puede que no se manifiesten en todos los ámbitos. El cambio de rutinas, aun generando malestar, no llega a provocar la ansiedad desmedida que provoca en otros grados de TEA.

También te puede interesar leer: Las personas con autismo malinterpretan el olor de las señales químicas sociales

Entonces, ¿dónde está el problema con el término?

Pues que puede ser engañoso. Como explica muy bien Lisa Jo Rudy, madre de un niño con TEA, divulgadora y activista TEA, la etiqueta de autismo leve puede hacer que se creen expectativas excesivas y se pierda de vista las dificultades que enfrenta una persona con TEA, sea el grado que sea.

Un ejemplo: una persona con TEA con habilidades para la comunicación verbal y con deseos de interactuar, pero que no sabe interpretar adecuadamente el lenguaje extraverbal de los demás, puede llegar a tener serios problemas (incluso legales) precisamente derivados de ese intento de acercamiento.

Un TEA que evite la comunicación verbal y no esté motivado por interactuar con otros, puede pasar por menos conflictos en esa área (sin menospreciar, evidentemente, las dificultades que ya de por sí atraviesa).

En realidad, el grado o “levedad” del autismo va a depender mucho de la situación, algo que todo padre y persona con TEA seguramente ya sabe.

Bajo determinadas circunstancias el autismo puede parecer leve, pero cuando la situación demande habilidades que no están creadas, ya ese leve empieza a carecer de sentido.

¿Lo mejor? Intentar mejorar día a día y hacer que el TEA no se convierta en una barrera imbatible a una vida que merezca la pena ser vivida. Por las etiquetas que se preocupen los especialistas.

También te puede interesar leer: Así se manifiesta el síndrome de Asperger en adultos

Fuentes y referencias

Palomos Seldas. R: DSM-5: la nueva clasificación de los TEA. En http://apacu.info/wp-content/uploads/2014/10/Nueva-clasificaci%C3%B3n-DSMV.pdf

Rudy, L.J (2017): What Does ‘Mild Autism’ Mean? En https://www.verywell.com/what-is-mild-autism-260244

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: