5 demencias no causadas por enfermedad de Alzheimer

La demencia no alzhéimer existe. De hecho, constituye un nutrido grupo durante mucho tiempo ignorado y objeto de confusiones diagnósticas a destajo.

demencia no alzheimer

Nunca nos cansaremos de repetirlo: alzhéimer no es igual a demencia y la demencia no siempre está relacionada con el alzhéimer.

El alzhéimer es una enfermedad que causa demencia, siendo esta última un síndrome con más de 100 posibles causas conocidas.

La causa más común de un síndrome demencial es el alzhéimer, incluso en los casos en que la demencia surge antes de los 65 años, pero está lejos de ser la única culpable. Para demostrarlo hoy te hablamos de 5 demencias que no tienen su origen en la enfermedad de Alzheimer.

5 casos en que es demencia, pero no es alzhéimer

Demencia de origen metabólico

Alcoholismo, insuficiencia renal, exposición a metales pesados como el mercurio o el manganeso, episodios repetitivos de hipoglicemia: todos son trastornos que llevados al extremo y sin recibir un tratamiento adecuado pueden causar demencia.

Las alteraciones en el funcionamiento mental de origen metabólico pueden ser reversibles en muchos casos si se tratan a tiempo, de lo contrario se instaura la demencia y ya no hay vuelta atrás.

La demencia por esta causa se caracteriza por síntomas como la confusión, alteraciones afectivas y psiquiátricas marcadas, enlentecimiento en el procesamiento de la información y problemas para mantener la atención centrada.

También te puede interesar leer: 5 causas de demencia que seguro te sorprenderán

Demencia vascular

La demencia vascular tiene origen en alteraciones del flujo sanguíneo cerebral, como ocurre cuando se experimenta un ictus.

En este tipo de demencia la memoria no está siempre afectada en el comienzo de la sintomatología, sino que, al igual que en el párkinson, predominan las dificultades para la realización de actividades del día a día.

El enfermo y la familia pueden observar cómo el primero ya no es capaz de realizar tareas que antes hacía con relativa facilidad, por ejemplo, planificar y realizar la compra semanal.

La demencia vascular tiene un desarrollo escalonado, pudiendo el enfermo pasar periodos sin aparente deterioro y a continuación, experimentar un empeoramiento acelerado.

Es importante tener en cuenta que es muy frecuente que las personas con alzhéimer también tengan signos cerebrales de demencia vascular, con lo cual se especula que existe una gran comorbilidad entre ambas condiciones.

También te puede interesar leer: Demencia vascular fases y evolución

demencia sin alzheimer

Demencia asociada a la enfermedad de Parkinson

No ocurre en todos los enfermos de párkinson, pero la incidencia de demencia en esta población es mayor que en las personas sanas.

La demencia en el párkinson se caracteriza por una mejor conservación de procesos cognitivos como la memoria, pero un marcado deterioro del funcionamiento ejecutivo, ese que nos permite organizarnos y realizar tareas que demanden coordinación y planificación.

En las personas con párkinson afectadas por demencia se produce un enlentecimiento en el procesamiento de la información, de ahí que realizar algunas tareas les demande más tiempo y esfuerzo que antes de la enfermedad.

También te puede interesar leer: Demencia asociada a la enfermedad de Parkinson. Síntomas, causas y tratamientos

Demencia por encefalopatía traumática crónica

La encefalopatía traumática crónica es una enfermedad que surge como consecuencia de haber experimentado durante muchos años golpes repetidos en la cabeza, como ocurre en los boxeadores.

Es un trastorno de larga evolución que puede comenzar a manifestarse a edades tan tempranas como los 30 años. La demencia por esta causa cursa con marcados síntomas emocionales, por ejemplo, impulsividad, agresividad o depresión.

La ideación suicida y el suicidio tiene una prevalencia elevada entre estos enfermos.

También te puede interesar leer: Síntomas de encefalopatía traumática crónica: 10 señales de alerta temprana

Demencia frontotemporal

Un complejo síndrome que cursa con el deterioro de regiones cerebrales muy específicas y que tiene varias formas de manifestarse.

En algunas personas ocurre el deterioro de la conducta social, se vuelven desinhibidos y se comportan de forma inadecuada socialmente, por ejemplo, haciendo insinuaciones sexuales explícitas.

En otros pacientes puede predominar el deterioro del lenguaje, pronunciando bien las palabras, pero con un discurso carente de sentido.

La demencia frontotemporal es, además, una de las principales causas de demencia antes de los 65 años, ya que suele dar las primeras señales en la adultez media.

También te puede interesar leer: Degeneración frontotemporal: 5 claves para empezar a entenderla