test genético

La búsqueda de tratamientos para el alzhéimer atraviesa una profunda crisis


Los fracasos en el alzhéimer no hacen más que acumularse. La decisión de Pfizer es solo la última noticia y está lejos de ser la más importante. Se corren riesgos muy importantes.

fracasos en el alzhéimer

Las noticias no son buenas y no las vamos a maquillar: rara es la semana en que no se anuncia un fracaso de un fármaco en investigación para la enfermedad de Alzheimer.

Si hace 3- 4 años todo era optimismo, hoy la tendencia se ha invertido; la lista de fracasos se hace más larga, mientras el marcador de las victorias (al menos en lo que se refiere al desarrollo de fármacos) sigue a 0.

El alzhéimer es una enfermedad en extremo compleja, que padecen más de 36 millones de personas en el mundo. Con tal número de enfermos y sin tratamiento en el mercado realmente significativo, tiene (¿o tenía?) mucho sentido para las farmacéuticas invertir en el desarrollo de fármacos.

Pero eso puede estar cambiando a golpe de fracasos. Ya las cuentas no parecen tan atractivas en una enfermedad para la cual desarrollar un medicamento demora más de una década y se ha estimado que más de 1000 millones en inversión.

También te puede interesar leer: CTAD 2017: 3 fármacos en ensayo clínico para el alzhéimer a los que seguir de cerca

Pfizer tirando la toalla es solo la última noticia, no la más importante

En estos días la prensa de todo el mundo ha informado sobre la decisión de Pfizer, el gigante farmacéutico estadounidense, de finalizar sus investigaciones en el campo del alzhéimer y el párkinson.

Pero esta es solo la última noticia y está lejos de ser la más importante. Aunque Pfizer haya invertido millones en la búsqueda de un fármaco para la enfermedad, nunca tuvo un candidato realmente atractivo.

Lo contrario sucedió con Elly Lilly, compañía que viene a la mente de todos cuando se habla de fracasos alrededor del alzhéimer. En 2016 Lilly informaba que un fármaco largamente esperado, Solanezumab, no provocaba beneficios significativos en los enfermos de alzhéimer.

Con Solanezumab se fueron las esperanzas y expectativas de muchos que creyeron que sería el primer medicamento en salir al mercado en largo tiempo.

Después, la lista de fracasos se hace dolorosamente extensa:

  • Merck con verubecestat en febrero de 2017
  • Axovant Sciences con intepirdine en septiembre de 2017 (el mismo fármaco ha fracasado para la demencia con cuerpos de Lewy, según se supo recientemente)
  • Lundbeck con Idalopirdine en enero de 2018

¿Lo peor? Que cada vez son menos las noticias de nuevos ensayos clínicos. Ya lo advertíamos en nuestro resumen de 2017: existe un riesgo real de que la industria farmacéutica deje de invertir en la búsqueda de un tratamiento para el alzhéimer.

¿Por qué tantos fracasos en el alzhéimer?

Este es un tema sobre el que ya hemos hablado y al que volveremos, pero esencialmente el fracaso está determinado por:

  • La complejidad de la enfermedad
  • Poca comprensión sobre todos los mecanismos involucrados en la aparición del alzhéimer
  • Se empieza a intervenir demasiado tarde
  • Investigación muy costosa
  • Dificultad para reclutar y mantener a voluntarios en los ensayos clínicos

También te puede interesar leer: Por qué es tan difícil encontrar tratamientos efectivos para la demencia

¿Y el futuro?

Soluciones mágicas no hay y tampoco somos expertos en encontrarlas, pero la magnitud del problema demanda la intervención (entiéndase financiación) de organismos públicos, tal como sucede en EE.UU, donde varios de sus institutos nacionales invierten millones para impulsar la investigación, especialmente la básica.

¿Que las farmacéuticas tienen suficiente dinero como para continuar? Seguramente, pero son empresas, empresas privadas que si no ven un incentivo claro simplemente abandonan el camino.

Otras respuestas están en nosotros mismo, los ciudadanos, que debemos exigir soluciones para un problema que es de todos. Un activismo pro alzhéimer no es una idea nada descabellada.

Por el momento aún quedan esperanzas en el campo farmacéutico: está Biogen con Aducanumab, posiblemente el fármaco más avanzado que hay en investigación, y en Australia se está empezando a vislumbrar una opción que nos tiene ilusionados, Anavex 2-73, un compuesto sobre el cual puedes leer en este artículo que le dedicamos.

También te puede interesar leer: Intepirdine, otro fracaso (anunciado) en el campo del alzhéimer

Fuentes y referencias

Bennett DA.(2018): Lack of Benefit With Idalopirdine for Alzheimer DiseaseAnother Therapeutic Failure in a Complex Disease Process. JAMA. doi:10.1001/jama.2017.19700

Paul Taylor N (2017): Merck halts Alzheimer’s phase 3 after interim data analysis. En https://www.fiercebiotech.com/biotech/merck-halts-alzheimer-s-phase-3-after-interim-data-analysis

Turner. R (2018): Pfizer’s $19-Million-A-Year CEO Eliminates Alzheimer’s Research, Cuts 300 Jobs. En https://www.inquisitr.com/4727655/pfizers-19-million-ceo-eliminates-alzheimers-research-cuts-300-jobs/

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas:,