test genético

Nuestro “ADN del movimiento” ayudaría a diagnosticar el autismo

Las fluctuaciones en la velocidad del movimiento de la mano, captadas por sensores de alta sensibilidad, pueden ser un biomarcador que ayude a diagnosticar el autismo. El mayor impacto del ruido neuronal en las personas con TEA parece explicar las diferencias detectadas.

diagnosticar el autismo

Crédito de imagen:James Brosher, IU Communications

Diagnosticar el autismo no es tarea fácil, no existe un test médico objetivo que directamente detecte el trastorno.

El proceso diagnóstico se basa en gran medida en la observación de la conducta, en la entrevista a los familiares y en descartar otras posibles causas de los síntomas, sin que aún se haya encontrado un biomarcador lo suficientemente fiable.

Las pruebas genéticas, de neuroimagen y metabólicas que se realizan como parte del proceso diagnóstico solo ayudan a descartar otros trastornos o a detectar alteraciones comunes en las personas con autismo, pero que no son exclusivas del TEA. Puedes tener TEA y no tener esas alteraciones, y viceversa.

¿Y si ese biomarcador fuese el movimiento? Al menos es lo que cree un grupo de investigadores de la Universidad de Indiana, en EE.UU, que dice haber creado una prueba que evalúa el movimiento de la mano y es capaz de discriminar a las personas con autismo.

Los resultados de este estudio han sido recientemente publicados en la revista Scientific Reports.

También te puede interesar leer: Qué es autismo leve y por qué es un término tan polémico

Diagnosticar el autismo gracias al movimiento

En la investigación participaron 30 personas previamente diagnosticadas con autismo y 41 individuos con un desarrollo neurológico típico.

El test para valorar el movimiento consistía en mover una mano hasta tocar un objeto en una pantalla de ordenador. En el brazo, los investigadores colocaron sensores electromagnéticos de alta definición, capaces de detectar cambios a nivel de milisegundos, cambios imperceptibles al ojo humano y no detectables en pruebas tradicionales.

diagnosticar autismo

¿Y por qué estudiar al movimiento? Según comenta el investigador principal del estudio, el profesor Jorge V. José, los seres humanos tenemos una especie de ADN del movimiento, una forma única de ejecutar cada movimiento por muy igual que nos parezca al de los demás.

En un trastorno como el autismo, donde las alteraciones del movimiento son tan comunes, ¿existirán diferencias que distingan a las personas con TEA de las personas con un neurodesarrollo típico?

Los investigadores dieron una puntuación a cada voluntario en función de las fluctuaciones de la velocidad que detectadas durante la prueba,  de forma que a más fluctuación, menor puntuación.

Observaron que las personas con TEA tenían en promedio menor puntuación y que, a medida que esta puntuación era más baja, la severidad del autismo era mayor.

¿Y qué podía estar detrás de esta situación? Pues el ruido

También te puede interesar leer: Mejoran el comportamiento social en el autismo modulando la actividad cerebral

El ruido neuronal que afecta a todos, especialmente a las personas con TEA

Los científicos creen que la causa de estas fluctuaciones está en el llamado ruido neuronal, neuronas emitiendo señales eléctricas al azar  que no están respondiendo a un estímulo concreto. Este ruido llega a influir en todo el circuito de neuronas y, por ende, en el comportamiento.

El ruido que se produce en el sistema nervioso es en buena parte responsable de la variabilidad del ser humano: por mucho que repitamos un mismo movimiento, nunca sale igual, porque hay neuronas un poco haciendo lo que desean.



En el caso de las personas con TEA se ha visto que el impacto del ruido es mucho mayor, porque tienen menos mecanismos para contrarrestarlo que los individuos sin TEA.

Y de ahí que cuando se mide el simple movimiento de una mano con la suficiente precisión, se detecten diferencias entre ambos grupos.

Por el momento todavía falta mucha investigación para hacer de este método un instrumento válido para diagnosticar el autismo, y más que en la práctica clínica, su mayor potencial puede estar en el área investigativa. Y falta que hace.

También te puede interesar leer: Las personas con autismo malinterpretan el olor de las señales químicas sociales

Fuentes y referencias

Di Wu,. Jorge V. José,. John I. Nurnberger,. Elizabeth B. Torres (2018): A Biomarker Characterizing Neurodevelopment with applications in Autism. En https://www.nature.com/articles/s41598-017-18902-w

Faisal, A. A., Selen, L. P. J., & Wolpert, D. M. (2008). Noise in the nervous system. Nature Reviews. Neuroscience9(4), 292–303. http://doi.org/10.1038/nrn2258

Indiana University (2018): Nearly imperceptible fluctuations in movement correspond to autism diagnoses, IU-led study finds. En https://news.iu.edu/stories/2018/01/iub/releases/17-fluctuations-in-movement-correspond-to-autism-diagnoses.html

Importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: