test genético

En el síndrome del intestino irritable, ¿cuáles son las alteraciones emocionales más comunes y por qué ocurren?


Las alteraciones emocionales en el síndrome del intestino irritable, también llamado colon irritable, son tan comunes que muchos pacientes llegan a creer (o les hacen creer) que es la verdadera causa de lo que experimentan. Y no, esa relación es mucho más compleja.

alteraciones emocionales en el síndrome del intestino irritable

¿Cuántas personas con síndrome del intestino irritable (SII) habrán escuchado antes de llegar a un diagnóstico que todo era psicológico? Que ellas o ellos no tenían una enfermedad “de verdad”, sino que todo estaba en su mente.

Y es que los que padecen este trastorno (posiblemente alrededor del 11% de la población, aunque en occidente esa cifra puede sobrepasar el 20%) ya no solo cargan con los dolores y molestias crónicas del SII, sino además con la incomprensión de los que les rodeamos, incluidos muchos profesionales.

También es verdad que un porcentaje muy alto de las personas con colon irritable padece de alteraciones del estado de ánimo. Pero ojo: el SII no es una enfermedad psiquiátrica ni está causada por un trastorno de origen psicológico.

También te puede interesar leer: Tengo sueño excesivo, ¿qué puede ser? Alternativas diferentes a la demencia

Entonces, ¿qué es el síndrome del intestino irritable?

Pues es una alteración del funcionamiento gastrointestinal, crónica, de origen orgánico, pero difícil de detectar.

Las personas con SIII experimentan molestias o dolores continuos o recurrentes en el estómago, además de cambios en la frecuencia de defecación y en la consistencia de las heces. En algunas personas predominan las diarreas, mientras que en otras predomina el estreñimiento. En un tercer grupo hay síntomas mixtos.

Además de esos síntomas clásicos de colon irritable, se ha observado que existe una alta comorbilidad con otras enfermedades. El caso de la fibromialgia es relevante: casi un 33% de las personas con ISS desarrolla fibromialgia y entre los diagnosticados con este último trastorno, los casos de ISS llegan casi a la mitad.

Otros trastornos muy comunes en las personas con SII son los emocionales, siendo la depresión el más conocido, pero no el único. Muchos pacientes llegan a referir que los síntomas comenzaron después de un periodo de gran estrés en su vida o de un evento vital trascendental concreto.

¿Por qué esta prevalencia elevada de alteraciones emocionales entre las personas con colon irritable?

También te puede interesar leer: 6 indicadores de que tienes una buena salud mental

Relación entre el colon irritable y las alteraciones del estado de ánimo

Vaya por delante que respuestas definitivas no se tienen. Se considera que una de las razones es más bien estadística.

Me explico: las personas que acuden a buscar ayuda a los servicios de salud por síntomas de SII reportan alteraciones emocionales de forma más frecuente. Estas personas son también las que más fácilmente son objeto de los estudios científicos.

Sin embargo, cuando se pregunta a individuos con síntomas de SII en la población general que no han acudido a por ayuda médica, su autorreporte de problemas emocionales es mucho menor.

Viendo esa situación se puede llegar a suponer que aquellos que ya tienen determinados rasgos de personalidad en los que predomina la preocupación por el propio cuerpo y las enfermedades, son también los que más solicitan ayuda y a los que más se estudia, haciendo que los datos muestren una prevalencia que puede no ser así en el total de los afectados.

alteraciones emocionales en el síndrome del intestino irritable

Este sesgo no es solo aplicable al síndrome del intestino irritable, sino además a todas las investigaciones que se desarrollan en entornos sanitarios.

Otra posible causa sobre la que se especula está relacionada con las hormonas. El SII es más común en las mujeres, al igual que lo es la depresión. Se ha hipotetizado que la mayor prevalencia de trastornos de estado de ánimo se debe a la influencia hormonal sobre el eje que une el cerebro con el intestino.

A nivel biológico uno de los hallazgos más interesantes está relacionado con el factor liberador de corticotropina (CRF), una sustancia que se libera en situaciones de estrés. Sucede que las personas con SII tienen una respuesta exagerada en el colon al CRF.

Lo anterior justifica en parte por qué las situaciones estresantes exacerban los síntomas de SII y por qué el síndrome surge en muchas ocasiones vinculado a eventos vitales generadores de estrés.

Pero la relación es bidireccional y si bien las alteraciones emocionales pueden detonar (que no causar) e intensificar la sintomatología, a su vez la continua experimentación de dolor y malestar contribuye a exacerbar y mantener los problemas emocionales.

En fin: ¿cuáles son las principales alteraciones emocionales en el síndrome del intestino irritable?

Ya era hora de que llegara a este punto, ¿no? Pues bien, estas son:

Depresión

Puede que sea la alteración más común. Las personas deprimidas pueden experimentar tristeza, sentimientos de vacío e inutilidad, culpabilidad, irritabilidad, rechazo a interactuar con otros, somnolencia o insomnio y llegar a ideaciones suicidas o suicido en casos extremos.

Trastornos relacionados con la ansiedad

Se ha encontrado que hasta el 32% de las personas con SII experimenta el trastorno de ansiedad generalizada. Este se manifiesta en preocupaciones y tensión frecuentes, incluso por asuntos de relativa poca importancia.

Trastorno de estrés postraumático

Se ha encontrado una prevalencia MUY significativa de trastorno de estrés postraumático entre los afectados por SII y viceversa. Entre los veteranos de guerra, especialmente las mujeres, también es elevada la prevalencia de SII.

La persona que padece estrés postraumático ha experimentado (o ha sido testigo) de una situación extrema en que se pone en riesgo su integridad física o la de otros, como sucede en la guerra, pero también en las víctimas de abusos sexuales.  Posteriormente lo vuelve a experimentar a través del recuerdo, lo que le genera una gran ansiedad.

También te puede interesar leer: Los 3 tratamientos más radicales para la depresión

Fuentes y referencias

Fadgyas-Stanculete, M., Buga, A.-M., Popa-Wagner, A., & Dumitrascu, D. L. (2014). The relationship between irritable bowel syndrome and psychiatric disorders: from molecular changes to clinical manifestations. Journal of Molecular Psychiatry2(1), 4. http://doi.org/10.1186/2049-9256-2-4

Johns Hopkins : Irritable Bowel Syndrome (IBS). En https://www.hopkinsmedicine.org/gastroenterology_hepatology/_pdfs/small_large_intestine/irritable_bowel_byndrome_IBS.pdf

Padhy, S. K., Sahoo, S., Mahajan, S., & Sinha, S. K. (2015). Irritable bowel syndrome: Is it “irritable brain” or “irritable bowel”? Journal of Neurosciences in Rural Practice6(4), 568–577. http://doi.org/10.4103/0976-3147.169802

Nota importante
TiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: