Actualidad sobre nutrición y dieta en el párkinson


¿Qué hacer cuando se padece párkinson y además estreñimiento? ¿o fluctuaciones motoras y deterioro cognitivo? Seguir las recomendaciones del médico, por supuesto, pero además, auxiliarte de los consejos más actuales sobre sobre nutrición y dieta en el párkinson.

dieta en el párkinson

La Fundación para el Parkinson ha publicado un artículo divulgando los conocimientos más recientes sobre nutrición y dieta en el párkinson. El artículo lleva la autoría de John E. Duda, neurólogo y profesor de la Universidad de Pennsylvania, en EE.UU.

Debido al gran interés que despierta este tema, hemos hecho un resumen de las principales informaciones que contiene el artículo ¡que te sea útil!

También te puede interesar leer: Una web para orientar sobre la dieta de las personas con párkinson


Recomendaciones sobre nutrición y dieta en el párkinson

Para evitar interferir con la medicación (especialmente la levodopa ) y acentuar las fluctuaciones motoras:

  • Recordar que los alimentos ricos en proteínas pueden dificultar la absorción de la levodopa.
  • Tomar la medicación 30 minutos antes de comer o 60 minutos después.
  • El hierro también puede dificultar la absorción de levodopa. No tomar suplementos de hierro o multivitaminas que contengan hierro dentro de las dos horas alrededor de la toma del fármaco.
  • Concentrar los alimentos ricos en proteínas fundamentalmente en la cena, evitándolos el resto del día.

El Dr. Duda comenta que algunos estudios han encontrado que esta última modificación en la dieta, conocida como dieta de redistribución proteica, ha llegado a mejorar hasta en 80% las fluctuaciones en algunos pacientes.

Para evitar la hipotensión ortostática, que es una bajada brusca de tensión al incorporarse a la posición vertical, Duda recomienda:

  • Evitar las comidas copiosas, ya que desvían la sangre al sistema digestivo.
  • Incrementar la ingesta de sal.
  • Beber de 6 a 8 vasos de líquido al día, incluyendo agua, café y otras bebidas.
  • De ser necesario, utilizar un vaso u otro recipiente que permita cuantificar la cantidad de líquido que se bebe, de esa forma se aumenta la motivación.

También te puede interesar leer: Hipotensión ortostática en los enfermos de párkinson: un problema muy frecuente.

Con el objetivo de disminuir el estreñimiento, otro gran problema en las personas con párkinson:

  • Beber abundante líquido (seguir las recomendaciones anteriores).
  • Consumir más fibra, aproximadamente de 30 a 40 gramos de fibra por día. Elegir los alimentos que tengan 5 o más gramos de fibra por porción.

Para afrontar los problemas cognitivos:

  • No hay nada concluyente, pero muchos estudios apuntan a que la llamada Dieta Mediterránea resulta beneficiosa para la salud cerebral de todos.

También te puede interesar leer: ¿Cómo mejorar la salud cerebral?

Para la salud ósea:

  • Comprobar los niveles de vitamina D, que en los enfermos de párkinson pueden estar por debajo de lo recomendado. Si es así, el médico puede prescribir algún suplemento.

Si existe pérdida de peso excesiva o desnutrición:

  • Tener en cuenta que el deterioro del olfato, un síntoma muy común del párkinson, puede incidir en la pérdida del apetito.
  • Utilizar hierbas y especias que realcen el sabor de la comida.
  • Si la pérdida de peso es muy significativa, consultar con un nutricionista.

También te puede interesar leer: Cuando los kilos se van sin desearlo: pérdida de peso en la enfermedad de Parkinson

Otros temas de interés sobre la nutrición en la enfermedad de Parkinson

dieta en el párkinson

El Dr. Duda también hace referencia a la relación del párkinson y la microbiota intestinal, un tema que en los últimos años ha despertado gran interés.

Se ha encontrado que en los pacientes de párkinson hay una especie de bacteria, Prevotella, que tiene niveles más bajos que en el resto de la población. Esas bacterias se suponen que son beneficiosas para la salud intestinal.

Por otra parte, también se ha visto que en el párkinson están elevados los niveles de algunas bacterias que contribuyen a la inflamación.

¿Cómo abordar este desequilibrio? Pues desarrollando una dieta basada en alimentos de origen vegetal no procesados, como los que predominan en la llamada Dieta Mediterránea.

En el mismo artículo advierten que los productos probióticos que se comercializan en la actualidad en la mayoría de los supermercados, no contienen las especies de bacterias que están en déficit en el párkinson, por lo que la mejor vía de abordar las alteraciones de la microbiota es a través de la alimentación.

¿Puede la alimentación influir en el cuso de la enfermedad de Parkinson?

Esta es una de las últimas preguntas que intenta responder el artículo, aunque la respuesta definitiva aún no existe, porque todavía la ciencia no la tiene.

Según comenta el Dr. Duda, estudios en animales de experimentación han sugerido que unos compuestos presentes en frutas y verduras, llamados fitoquímicos, pueden influir sobre algunos de los procesos patológicos que se desarrollan en el párkinson, por ejemplo, la neuroinflamación.

No se ha demostrado que los fitoquímicos influyan en el curso de la enfermedad, pero como bien dice Duda, una dieta saludable no hace daño, al contrario, es recomendable para todos y sus beneficios son tantos, que seguirla es de sentido común.

Una cucharadita de lino al día, que puedes incorporar a cualquier otro alimento, es una conducta sencilla y muy beneficiosa.

También te puede interesar leer: Párkinson y nutrición: 10 informaciones que te pueden interesar

Fuentes y referencias

John E. Duda (2018): The Latest in Nutrition and Parkinson’s Disease. En http://www.parkinson.org/blog/research/Latest-in-Nutrition-and-Parkinsons-Disease

 

 

 

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,