Disartria atáxica: síntomas, tipos y recomendaciones para su manejo


La disartria atáxica es una enfermedad neurológica donde el paciente manifiesta trastornos en la articulación de la palabra, con voz lenta, áspera, monótona, escandida.  Reconocerla y tratarla resulta fundamental.

disartria atáxica

La disartria es una alteración de origen neurológico del habla donde el paciente presenta un trastorno motor de la comunicación.

En la distrartria atáxica el paciente tiene lesiones en el cerebelo, estructura del encéfalo fundamental en la coordinación de movimientos.

Como consecuencia el enfermo experimentará dificultades para hablar, haciéndolo con lentitud, imprecisión, debilidad e incoordinación.

Este trastorno también se caracteriza por movimientos involuntarios y/o trastornos del tono de la musculatura asociada a la articulación de la palabra.

La disartria atáxica puede aparecer a cualquier edad

Esta alteración puede aparecer a edades tempranas, siendo considerada en estos casos como disartria congénita, pero también puede aparecer a cualquier otra edad y ser consecuencia de otros trastornos, por ejemplo:

  • Enfermedades cerebrovasculares, infecciosas y metabólicas.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • Traumatismos creaneoencefálicos.

En estos últimos casos estaríamos ante pacientes con disartria adquirida.

También te puede interesar leer: Cómo calmar la ansiedad con 8 técnicas de aplicación inmediata

Síntomas de disartria atáxica

disartria atáxica

Aunque existen varios tipos de disartria, es en la atáxica donde el paciente presenta afectado el cerebelo y manifiesta voz lenta, áspera, entrecortada, dando la impresión en ocasiones de “voz de ebrio, de alguien que ha bebido”.

La voz será monótona, con acentuación excesiva e igual en cada sílaba, variando poco la intensidad. El paciente, además, acentuará las palabras en partes que no se requiere.

Realizará al hablar pausas inapropiadas, provocando que las palabras se escuchen separadas en sílabas, lo que se conoce como habla escandida.

Podrá haber variaciones en la intensidad del volumen de la voz, donde el habla puede ser explosiva debido al aumento del esfuerzo al articular la palabra.

Los sonidos vocálicos podrán ser lentos y descoordinados, como arrastrados, con escasa definición consonántica, manifestando al hablar falta de nitidez, fuerza, precisión y agilidad.

También puede haber disfonía o ronquera secundario al mal control de la fonación.

También te puede interesar leer: Disfonía espasmódica: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La disartria atáxica puede tener múltiples causas

Aun cuando sus causas pueden ser varias, son los traumatismos craneoencefálicos, las enfermedades cerebrovasculares, los tumores cerebelosos y los procesos inflamatorios del cerebelo (cerebelitis) sus causas más habituales.

También te puede interesar leer: Descubre 5 consecuencias neuropsicológicas de los traumatismos craneoencefálicos

El tratamiento de la disartria atáxica implica la participación activa del paciente

El tratamiento debe ser realizado a través de un equipo multidisciplinar, pues existen varios especialistas encargados de tratar esta enfermedad. Se requiere de la participación de neurólogos, logopedas, fisioterapéutas, psicólogos y terapeutas ocupacionales.

Se evaluará el paciente y las características de la enfermedad, para posteriormente valorar las opciones terapéuticas.

Se buscará mejorar la calidad de vida del enfermo, de forma tal que sea capaz de lograr la comunicación dependiendo siempre del nivel de afectación; así como la aceptación tanto por el paciente como de sus familiares de esta limitación (adaptación psicosocial).

Es fundamental para el paciente tener el apoyo familiar y social ya que este tipo de alteración puede ocasionar estados de depresión, lo que empeora la evolución de su enfermedad.

Recomendaciones para el manejo de la disartria atáxica

Recomendamos al paciente:

  • Al hablar, realizar pausas siempre que sea necesario, pues al estar fatigado la calidad del habla se puede ver empeorada.
  • Hablar alto y despacio. En caso de ser necesario, apoyarse en el lenguaje extraverbal para favorecer la comunicación.
  • Emplear un lenguaje conciso, garantizando que la persona con la que se comunica sea capaz de entender.

A los familiares de pacientes con disartria atáxica recomendamos:

  • Prestarle atención al enfermo al hablar evitando interferencias innecesarias.
  • Si no es capaz de entender el mensaje, comuníqueselo al enfermo.
  • El paciente es capaz de entenderlo perfectamente, no realice modificaciones en su forma de hablar, pues esto puede generar dificultad en la comunicación, así como malestar en la persona con la afección.
  • Realice preguntas preferentemente de respuestas fáciles, principalmente aquellas de “si” o “no”.
  • No muestre ansiedad al comunicarse pues esto lo dificulta aún más

También te puede interesar leer: No lo dudes, estos síntomas deberían hacerte ir al neurólogo

Fuentes y referencias

González RA, Bevilacqua JA. Las disartrias. Rev Hosp Clín Univ Chile 2012; 23: 299 – 309. Disponible en: https://www.redclinica.cl/Portals/0/Users/014/14/14/disartrias.pdf

Villalba A. Ataxia cerebelosa. Reduca (Enfermería, Fisioterapia y Podología) Serie Sesiones clínicas Podológicas.  3 (1): 144-155, 2011, ISSN: 1989-5305. Disponible en:

https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=17&ved=0ahUKEwiqqs2j9KHZAhUNjlkKHZmGBt44ChAWCE4wBg&url=http%3A%2F%2Fwww.revistareduca.es%2Findex.php%2Freduca-enfermeria%2Farticle%2FviewFile%2F875%2F891&usg=AOvVaw2ASyBA6E0PQ1Cqy_LSsNk9

GuÍa Para el manejo de la  disartria. MOM.DOCM.2467/Rev.: 01. Disponible en:

xn--daocerebral-2db.es/wp-content/uploads/2014/01/gu%C3%8Da-para-el-manejo-de-la-disartria.pdf

Búsqueda por etiquetas: