Rigidez muscular matutina: 3 causas frecuentes


Una amplia variedad de trastornos neurológicos y musculoesqueléticos son capaces de generar rigidez muscular matutina importante.

rigidez muscular matutina

Como el movimiento muscular es un fenómeno fisiológico dependiente de la intervención del sistema nervioso, es fácil entender cómo las alteraciones neurológicas pueden producir rigidez muscular importante y discapacitante en una gran cantidad de enfermedades.

Sin embargo, también existen procesos inflamatorios, degenerativos e inclusive autoinmunitarios que pueden desencadenar este síntoma. Es sobre tres enfermedades con distinta etiología capaces de provocar rigidez muscular matutina de lo que hablaremos a continuación.

Enfermedad de Parkinson

Clínicamente, este trastorno neurodegenerativo se caracteriza por lentitud del movimiento (bradicinesia), temblor en reposo y rigidez muscular. Cualquiera de estos síntomas suele darse a partir de los 60 años de edad, aunque hay casos, poco frecuentes, en que la enfermedad se desarrolla en personas de mediana edad.

Se sabe que la causa de esta enfermedad está relacionada con alteraciones en los niveles normales de dopamina en el cerebro. Es por ello que la causa de la rigidez es de origen central, siendo el manejo terapéutico es más complicado que en el resto de las enfermedades neuromusculares.

Esta rigidez evoluciona con en el tiempo, ocasionando dificultad para hablar y deglutir en casos avanzados.

También te puede interesar leer: Parkinson, preguntas frecuentes (Parte I)

Síndrome de la motoneurona superior

Los movimientos musculares voluntarios se originan en la parte más externa del cerebro, zona conocida como corteza cerebral. En el lóbulo frontal, existe una zona denominada corteza motora primaria a partir de la cual se originan los impulsos nerviosos que permiten cualquier movimiento.

rigidez muscular en la mañana

Estos impulsos eléctricos se distribuyen a lo largo de tres neuronas: la primera de ellas se extiende desde la corteza cerebral hasta la médula espinal, la tercera se extiende desde la médula espinal hasta el músculo, mientras que la segunda es una pequeña célula denominada “interneurona” que comunica a la primera y tercera neurona dentro de la médula espinal.

Al entender esto, es fácil denominar a la primera neurona de la vía como “motoneurona superior” y a la tercera como “motoneurona inferior”. La lesión de cualquiera de estas neuronas puede ocasionar síntomas neurológicos muy específicos.

El síndrome de la motoneurona superior se caracteriza por debilidad leve o moderada, ausencia de movimientos musculares leves (fasciculaciones), aumento de los reflejos osteotendinosos y rigidez muscular o espasticidad, muchas veces incapacitante para el paciente.

También te puede interesar leer: Primeros síntomas de esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

Fibromialgia

Es una enfermedad caracterizada por trastornos musculoesqueléticos que suelen afectar a varios grupos musculares de forma difusa y que evoluciona progresivamente en el tiempo, no presentándose de forma aguda.

La rigidez matutina es uno de los síntomas que orientan hacia el diagnóstico de esta enfermedad, aunque también se asocia a fatiga, trastornos del sueño y dolor generalizado. Suele ser mucho más común en lo pacientes adultos, por lo que su presentación en niños suele ser de difícil diagnóstico ante la baja sospecha.

No se conoce con exactitud el origen de la enfermedad, pero se piensa que los antecedentes infecciosos pueden desencadenar la misma, especialmente las enfermedades virales (principalmente por el virus de Epstein-Barr). También se ha postulado la relación con traumatismos, fuertes eventos emocionales y cambios recientes en la medicación.https://infotiti.com/wp-admin/post.php?post=8638&action=edit#edit_timestamp

La rigidez muscular matutina de esta enfermedad se presenta generalmente en las manos, y no suele prolongarse más allá de media hora. A veces pueden asociarse trastornos de la sensibilidad conocidas como parestesias, también en las porciones distales de los miembros.

También te puede interesar leer: Fibromialgia y cognición: cinco hechos, hipótesis y muchas dudas

Fuentes y referencias:

Calvo I. Fibromialgia y otras formas de dolor musculoesquelético. Protocolos diagnósticos y terapéuticos en pediatría. Asociación Española de Pediatría.

Martínez-Fernández R, et al. Actualización en la enfermedad de Parkinson. Rev Med. Clin. Condes. 2016;27(3):363-379.

Búsqueda por etiquetas:,