¿Qué es un ataque neurológico transitorio?

¿Qué es un ataque neurológico transitorio?


Los ataques neurológicos transitorios son una serie de síntomas originados por problemas vasculares que comprometen reversiblemente al sistema nervioso de los pacientes.

ataque neurológico transitorio

Se trata de una entidad muy común en la población, especialmente en aquella susceptible de sufrir ateroesclerosis (diabéticos, hipertensos, obesos y pacientes con dislipidemias) debido a la posibilidad de generar partículas sólidas en la sangre que pueden viajar y ocluir arterias cerebrales.

Esta enfermedad debe diferenciarse del ACV (accidente cerebrovascular, actualmente conocido como enfermedad cerebrovascular), la cual es una condición permanente e incapacitante.

También te puede interesar leer: Ictus y demencia: así de estrecha es la relación

Síntomas del ataque neurológico transitorio

Cuando un paciente aparentemente normal sufre un episodio de déficit neurológico focal de forma súbita que cede al cabo de pocos minutos u horas, se habla de que hubo un ataque neurológico transitorio.

Estas alteraciones pueden incluir debilitamiento de la musculatura facial y desviación de la comisura bucal (expresión de parálisis facial), trastornos de la sensibilidad, dificultad para articular las palabras y trastornos del estado de conciencia.

Lo más importante para diferenciarlo de una enfermedad cerebrovascular instalada es la reversibilidad de los síntomas al cabo de poco tiempo. Esto proporciona un alivio temporal y permite estudiar al paciente con más detenimiento.

¿Qué puede causar un ataque neurológico transitorio?

La mayor parte de los casos se debe a una enfermedad tromboembólica. Esto significa que pequeños fragmentos sólidos que están circulando por la sangre pueden obstruir el flujo sanguíneo de alguna región del cerebro durante algunos segundos y comprometer su función.

Estos fragmentos son llamados émbolos y pueden provenir de diferentes lugares. En las personas de edad avanzada suelen salir de alguna placa ateroesclerótica en cualquier arteria del cuerpo.

Las placas ateroesclerótica son placas de grasa adheridas a las paredes de los vasos sanguíneos que, ante algunos estímulos, pueden fragmentarse y liberar émbolos.

También te puede interesar leer: No lo dudes, estos síntomas deberían hacerte ir al neurólogo

En otros casos puede ser producida por enfermedades cardíacas. Por ejemplo, la fibrilación auricular es una condición en la cual las aurículas o atrios (las cavidades superiores del corazón) no se contraen ni se relajan correctamente. Esto provoca acumulación o “estasis” de sangre dentro de las mismas.ataque neurológico transitorio pronostico

Dicha acumulación promueve la activación de la cascada de la coagulación, lo cual favorece la formación de trombos (estructuras sólidas similares a los émbolos) que pueden viajar por la circulación hasta obstruir una arteria cerebral.

La fibrilación auricular es una de las consecuencias de la cardiopatía reumática, una enfermedad que surge como consecuencia de las infecciones respiratorias por bacterias como Streptococcus.

¿Cuál es el pronóstico de vida de estos pacientes?

Hablando estrictamente sobre los ataques neurológicos transitorios, la entidad es completamente benigna ya que es reversible.

Sin embargo, la aparición de la misma, en vez de ser un alivio, realmente es preocupante y obliga al médico a realizar más estudios complementarios. Esto es debido a la posibilidad de que la causa que haya condicionado la enfermedad siga persistiendo y pueda, en un futuro, provocar una enfermedad cerebrovascular grave y permanente.

Esta, a diferencia de los ataques neurológicos transitorios, es irreversible y puede comprometer severamente la calidad de vida de todos los pacientes. Esto incluye parálisis facial, incapacidad para deglutir y movilizarse correctamente, trastornos del lenguaje y del desenvolvimiento social.

También te puede interesar leer: Complicaciones neurológicas del aneurisma cerebral roto

Fuentes y referencias:

Durán E, et al. Accidente isquémico transitorio. Revista Clínica Española.