Conoce el tratamiento del dolor en la zona cervical


El dolor en la región cervical o cervicalgia suele ser un motivo de consulta frecuente y que debe tratarse considerando la causa del dolor.

dolor en las cervicales tratamiento

Existe una amplia variedad de tratamientos para el dolor que, al tener mecanismos de acción diferentes, suelen ser indicados de manera específica para cada caso en particular.

Es por ello que la descripción aquí presentada debe ser tomada en cuenta para ampliar el conocimiento general sobre el tema, pero nunca podrá sustituir el juicio crítico de los médicos generales y especialistas.

También te puede interesar leer: El mareo de origen cervical: síntomas, causas y tratamiento

Tratamiento de la cervicalgia de origen nociceptivo


El dolor nociceptivo es aquel originado por la activación de los nociceptores. Estas son estructuras nerviosas especializadas encargadas de “transformar” diversos estímulos (como los químicos o físicos) en impulsos eléctricos capaces de viajar por las neuronas y llegar a los centros del sistema nervioso central encargados de percibir el dolor.

Estas estructuras se encuentran dispersas generalmente de manera superficial en la piel, por lo que pueden ser activadas fácilmente. En algunos pacientes es posible la activación persistente y anormal de los nociceptores, lo que lleva a la aparición de dolor en las cervicales.

El origen de este dolor suele ser, en la mayoría de los casos, musculoesquelético. Este puede ser causado por malas posturas durante el sueño y excesiva tensión y estrés durante la jornada laboral, por mencionar algunos ejemplos.

El tratamiento en este caso suele abarcarse con AINES (antiinflamatorios no esteroideos), corticoesteroides y opioides.

Los AINES son un grupo muy extenso y utilizado de fármacos cuyo principal mecanismo de acción es inhibir los procesos inflamatorios que suelen producir el dolor, debido a la inhibición de algunas proteínas que son clave en la producción de sustancias inflamatorias.

La inflamación no solo sucede en el contexto de una infección, sino que también situaciones estresantes y “agresivas” como los trastornos musculoesqueléticos antes mencionados pueden condicionar la liberación de agentes capaces de desencadenar una respuesta inmunitaria compleja.

El nombre de estos medicamentos deriva de su estructura química, la cual es distinta a los esteroides (moléculas derivadas del colesterol y que también tienen poder antiinflamatorio).

Los AINES incluyen algunos fármacos ampliamente utilizados como al acetaminofén, ibuprofeno, diclofenaco e indometacina. Los corticoesteroides, por otro lado, deben ser utilizados con mucho cuidado debido al riesgo de producir insuficiencia suprarrenal aguda cuando las dosis y la retirada del medicamento no son adecuadas.

Por último están los opioides, un grupo de fármacos que también disminuyen el dolor a través de mecanismos complejos que impiden o “cortan” la transmisión del impulso doloroso hacia el sistema nervioso central. El ejemplo más representativo de este grupo es la morfina (aunque es muy potente y generalmente se reserva para los casos más graves).

También te puede interesar leer: ¿Qué es la meralgia parestésica? Aprende a reconocer sus síntomas

Tratamiento de la cervicalgia de origen neuropático


Este tipo de fenómeno es un poco más abstracto, ya que se trata de algo puramente sensitivo que se debe a la lesión del sistema nervioso en cualquier parte de su extensión.

En base a esto, se le puede clasificar en central y periférico. En todo caso, algunas evidencias sugieren que las neuronas se activan sin estimulo aparente y desencadenan un dolor intenso y de difícil manejo.

El principal aspecto a tener en cuenta para su tratamiento es la resistencia a los AINES y el enfoque multidisciplinario que requiere.

Por ejemplo, el uso de la fisioterapia, apoyo psicológico y algunos tratamientos alternativos que apoyen a los medicamentos suelen hacer bastante efecto en este tipo de pacientes.

Los fármacos utilizados suelen incluir los antidepresivos tricíclicos (llamados así por su estructura química) ya que dentro de sus mecanismos de acción está la alteración de los niveles de neurotransmisores en el sistema nervioso central, algunos de los cuales están involucrados en la transmisión de impulsos dolorosos.

Otros medicamentos son los anticonvulsivos (capaces de disminuir las descargas eléctricas neuronales), los anestésicos locales y algunos opiáceos.

También te puede interesar leer: ¿Conoces estos 4 tipos de neuralgia? 

Fuentes y referencias:

Reina F, García L. Tratamiento de las cervicalgias. Revista Mexicana de Algología.

Búsqueda por etiquetas: