¿Cuáles son las causas de mioclonías?


Las mioclonías son movimientos anormales que pueden presentarse de manera inespecífica en una gran cantidad de trastornos del sistema nervioso.

mioclonías

Se trata de movimientos involuntarios que comprometen a pequeños grupos musculares, los cuales suelen ser de poca amplitud, gran velocidad y que aparecen repentinamente, sin mostrar un patrón específico.

Pueden producirse por alteraciones del funcionalismo neuronal (en aquellas regiones involucradas con el movimiento) o por cambios en la cantidad de ciertos neurotransmisores en el sistema nervioso central. Es sobre las principales causas de las mioclonías de lo que hablaremos a continuación.

Enfermedades degenerativas como causa de mioclonías

La disfunción progresiva de las neuronas (en distintas partes del sistema nervioso central) puede conducir a la aparición de las mioclonías.

Esto parece ser el resultado de la interrupción en la conducción nerviosa de ciertas vías neurológicas importantes, especialmente aquellas relacionadas con los movimientos involuntarios y el mantenimiento del tono postural.

También te puede interesar leer: Qué son las enfermedades neurodegenerativas y cuáles son las más comunes

Enfermedades infecciosas

infecciones en pacientes con vih

En este caso, es la inflamación dentro del tejido nervioso lo que compromete el adecuado funcionamiento de las neuronas (recordando que uno de los elementos imprescindibles para definir “inflamación” es la pérdida de la función).

Las más comunes son las que afectan a los pacientes inmunosuprimidos como aquellos infectados por el VIH y las encefalopatías herpéticas (es decir, provocadas por alguno de los virus herpes).

También te puede interesar leer:  Tres infecciones del sistema nervioso en pacientes con VIH

Trastornos psiquiátricos

Algunas enfermedades dentro del espectro del trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y la depresión pudiesen causar mioclonías. Esto se debe a la alteración en los niveles normales de neurotransmisores en la hendidura sináptica, el espacio que comunica a dos neuronas y que permite la transmisión del impulso nervioso.

Generalmente esto se asocia a alteraciones en los niveles de serotonina y de GABA, el principal neurotransmisor inhibitorio del sistema nervioso central. Todos aquellos trastornos que comprometan la excitabilidad neuronal pueden generar trastornos del movimiento como las mioclonías o tics nerviosos.

También te puede interesar leer: Trastorno obsesivo compulsivo en la vejez ¿Cómo evoluciona el TOC?

Epilepsia

Las epilepsias se definen como trastornos crónicos que aumentan la susceptibilidad del paciente de sufrir convulsiones.

Al igual que el ejemplo anterior, estas se producen por alteraciones en la excitabilidad neuronal de alguna zona en particular del sistema nervioso, a partir de la cual se “difunde” una serie de impulsos descontrolados hacia una gran cantidad de regiones corporales, provocando los trastornos asociados a las convulsiones.

Entre los síndromes epilépticos que se destacan por la presencia de mioclonías se encuentra la epilepsia rolándica, la epilepsia mioclónica juvenil y el síndrome de Lennox-Gastaut.

Fármacos

antipsicóticos

Muchos medicamentos pueden alterar los niveles de neurotransmisores en el sistema nervioso central, lo cual puede causar directamente los movimientos anormales.

Irónicamente, son las mismas drogas utilizadas para los pacientes epilépticos las que pueden causar como reacción adversa las mioclonías.

Entre ellas destaca el ácido valproico, un fármaco antiepiléptico que combina varios mecanismos de acción a nivel neuronal que permiten disminuir la liberación de glutamato, el principal neurotransmisor excitatorio del sistema nervioso central.

Esto incluye alteraciones en los niveles de calcio dentro de las neuronas, por ejemplo.

Otros fármacos que entran dentro de este grupo incluyen la carbamazepina y la fenitoína, a pesar de presentar algunas diferencias moleculares con el ácido valproico.

También te puede interesar leer: ¿Sufres de migraña? Conoce los infartos migrañosos

Fuentes y referencias

Longo DL, Fauci AS, Kasper DL, Hauser SL, Jameson JL, Loscalzo J, editores. Harrison principios de medicina interna. Vol 2. 18a ed. México: McGraw‐Hill; 2012.

 

 

Búsqueda por etiquetas:,