Mutismo selectivo, un trastorno de ansiedad


El mutismo selectivo generalmente se inicia en la infancia, es un trastorno de ansiedad recogido en el DSM V que frecuentemente se manifiesta a la par de la fobia social. Los niños afectados generalmente son descritos como tímidos y retraídos.

mutismo selectivo

Mi madre padeció mutismo selectivo. Aunque ahora parece haber ido al extremo opuesto y no para de hablar, mi madre recuerda a menudo cómo se quedaba callada en clases a pesar de la insistencia de la profesora de turno en que respondiera a sus preguntas.

Incluso un día alguien tuvo la ocurrencia de ponerla a recitar una poesía durante un acto al que asistieron algunas autoridades. No sé si tamaña ocurrencia tuvo origen en una intención terapéutica o simplemente en una alteración pasajera del estado de conciencia.

En el acto pasó lo que no podía suceder de otra manera: mi madre calló, contra toda frase persuasiva, incluso amenaza, ella mantuvo su silencio.

Y es que, repito, mi madre padecía mutismo selectivo. En casa no paraba de hablar, pero en la escuela y otras situaciones sociales alzaba su muro de silencio.

En este artículo aprenderemos sobre el mutismo selectivo, un trastorno de ansiedad que afectó a mi madre, al igual que lo sigue haciendo con miles de niños en todo el mundo.

También te puede interesar leer: La cefalea o dolor de cabeza en niños y adolescentes

¿Qué es el mutismo selectivo? Definición

mutismo selectivo características

El mutismo selectivo es un trastorno de ansiedad que se manifiesta en la incapacidad de hablar en ciertas situaciones sociales en las que se espera que se haga (como en la escuela), aunque sí se es capaz de expresarse en otros contextos, por ejemplo, en el hogar.

El trastorno aparece habitualmente en la infancia y se considera que tiene una prevalencia entre 0,03% y 1%, dependiendo si se analiza la población general o solo la población infantil.

El niño o niña con mutismo selectivo no tiene ningún problema para articular las palabras ni para comprender el lenguaje, sino que se siente inhibido en situaciones sociales que le son poco familiares.

La ansiedad que puede manifestar en situaciones sociales le genera gran malestar, afecta sus relaciones personales (provocando sensación de soledad y aislamiento) y sus resultados académicos, ya que el profesor tiene dificultades para evaluar destrezas a nivel oral, por ejemplo, la lectura.

Es frecuente que estos niños sean descritos como tímidos, tranquilos y también experimenten otros trastornos relacionados con la ansiedad, especialmente fobia social.

¿Qué causa el mutismo selectivo?

No se sabe exactamente, aunque se considera que varios factores contribuyen, entre ellos:

  • Genética, observando algunos estudios que en los padres de niños con mutismo selectivo existe frecuentemente un historial de ansiedad social.
  • Predisposiciones psicológicas, por ejemplo, algunos estudios sugieren que tienen más riesgo de padecer mutismo selectivo aquellos niños con una variante de temperamento denominada inhibición conductual, que se caracteriza por el temor y evitación de las situaciones desconocidas.
  • Factores sociales, siendo el factor de riesgo más conocido en este sentido ser un niño bilingüe de origen inmigrante.

Sobre este último punto se ha advertido que hay un periodo de baja participación de los niños inmigrantes en el momento en el que están adquiriendo una segunda lengua, de ahí que es prudente diferenciar entre ese momento y un verdadero mutismo selectivo.

También te puede interesar leer: 4 tipos de epilepsia comunes en niños

El tratamiento para el mutismo selectivo

tratamiento del mutismo selectivo

El tratamiento del mutismo selectivo será fundamentalmente psicosocial e implicará a todos los actores, es decir, familia, escuela (profesores, educadores sociales, compañeros de clase, etc) y psicólogo.

En muchas ocasiones la escuela en colaboración con la familia es capaz de manejar adecuadamente la situación, aunque para esto es necesario “dar nombre y apellido” al problema y trabajar de forma activa para solucionarlo.

La intervención estará dirigida a disminuir la ansiedad que experimenta el menor a hablar en situaciones sociales. Mientras más tempranamente se intervenga, mejor.

Se recomienda:

  • No presionar al menor a hablar ni que se le hable a menudo de ese tema, esto solo contribuiría a aumentar su ansiedad.
  • No ignorar o minimizar la situación, la intervención temprana limitará el efecto a largo plazo del mutismo selectivo en la vida del niño.
  • Hacer sentir seguro, querido y aceptado en todo momento al menor.
  • Planificar las intervenciones, no esperar a que el mutismo simplemente “desaparezca”.
  • Evitar actitudes sobreprotectoras que limiten la necesaria autonomía del niño.
  • Mostrar agrado por los logros del menor, lo que reforzará la conducta que deseamos desarrollar.
  • Ir de menos a más, primeramente creando actividades donde el niño pueda expresarse mediante palabras cortas, después frases cortas, frases más largas, etc.
  • Crear situaciones (controladas) que faciliten la interacción con otros niños, por ejemplo, invitar un compañero de clases a casa a jugar.
  • No ignorar al menor, actitud que puede llevar a hacerlo invisible en el contexto escolar.

Si se acude a profesionales especializados en la atención a trastornos de ansiedad en la infancia, estos propondrán actividades más específicas.

En algunos casos, se podrá valorar la posibilidad de tratamiento farmacológico.

También te puede interesar leer: Dificultades para el contacto visual en el autismo: el por qué y cómo de este signo tan común

El mutismo selectivo en adultos, ¿cómo evoluciona?

mutismo selectivo adultos

Aunque se han hecho pocos estudios de seguimiento a largo plazo, se considera que el mutismo selectivo típicamente mejora con el tiempo.

Una investigación del año 2001, que estudió en promedio durante 12 años a un grupo de 45 niñas y niños con mutismo selectivo, encontró que la media de duración de los síntomas fue de 9 años.

Sin embargo, en otras personas los síntomas pueden mantenerse durante la edad adulta, incluso, en algunos casos el diagnóstico se produce en la adolescencia y primera juventud.

El mutismo selectivo en adultos es muy ignorado. Un estudio del año 2015 les dio voz a cinco adultos con esta condición. Lilly, una chica de 23 años con mutismo selectivo, comentaba:

“Muchas veces me preocupo por cosas que no he hecho y que debería haber hecho. [Entrevistador: ¿Qué tipo de cosas?]. “Todas las cosas que hacen las personas normales. Pude haber ido a la universidad, siempre me fue bien en la escuela. Pero allí era diferente, los maestros sabían de mi problema. Tal vez hubiera podido conseguir un trabajo y tener una relación. Muchas veces me imagino cómo sería mi vida si no tuviera mutismo selectivo “.

También te puede interesar leer: Qué es el autismo leve y por qué es un término tan polémico

Fuentes y referencias

Remschmidt H,  Poller M, Herpertz-Dahlmann B, Hennighausen K, Gutenbrunner C. (2001):A follow-up study of 45 patients with elective mutism.

Research Digest (2015): The experiences of adults with “selective mutism”, in their own words. En https://digest.bps.org.uk/2015/07/08/the-experiences-of-adults-with-selective-mutism-in-their-own-words/

Walker y Tobbell (2015): Lost Voices and Unlived Lives: Exploring Adults’ Experiences of Selective Mutism using Interpretative Phenomenological Analysis.
Qualitative Research in Psychology . En https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/14780887.2015.1054533

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas: