Conoce tres importantes causas de acinesia


La acinesia se refiere a la incapacidad de realizar un movimiento físico, siendo expresión de una gran cantidad de enfermedades neurológicas.

acinesia

La incapacidad para iniciar un movimiento voluntario se conoce como acinesia y constituye un síntoma molesto y generalmente discapacitante que compromete severamente la calidad de vida de los pacientes.

La enfermedad de Parkinson, los ACV y el exceso de medicamentos antipsicóticos son causas importantes y comunes de bradicinesia (dificultad para la ejecución de movimientos) o acinesia (incapacidad para iniciarlos).

Es sobre dichas condiciones de lo que hablaremos a continuación.

También te puede interesar leer: Trastornos del movimiento: pinceladas para que no te sientas desorientado

Enfermedad de Parkinson

acinesia parkinson

Si bien clásicamente uno de los síntomas descritos para esta enfermedad es la lentitud del movimiento o bradicinesia, el término acinesia también puede ser utilizado ya que en ocasiones la limitación del movimiento es bastante considerable, siendo muy alto el esfuerzo físico necesario para vencer la resistencia.

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por la lentitud del movimiento, la rigidez muscular y el temblor involuntario. Este último suele ser en reposo, representando una auténtica molestia para el paciente.

Es muy frecuente en la población mayor, aunque también hay afectados antes de los 65 años.

La base neurofisiológica de esta patología es la destrucción de unas neuronas ubicadas en el mesencéfalo (la porción superior del tronco o tallo cerebral) denominadas en su conjunto sustancia negra, por la gran cantidad de pigmentos que allí se encuentran.

Estos trastornos producen disminución en la cantidad de dopamina en el sistema nervioso, un importante neurotransmisor.

Si bien se trata de una enfermedad incurable, el tratamiento con precursores de la dopamina (como la L-dopa) han permitido mejorar considerablemente la esperanza y calidad de vida de la población afectada.

También te puede interesar leer: Parkinson, preguntas frecuentes (Parte I)

ACV

acv acinesia

Los accidentes cerebrovasculares pueden ocasionar síntomas de acinesia cuando la expresión de la enfermedad es la parálisis.

Si bien esta compromete generalmente la musculatura facial, puede producirse en cualquier parte del cuerpo dependiendo de si se afectaron neuronas que influyen sobre el movimiento de las extremidades.

Los ACV son muy comunes en la población mayor y pueden ser de varios tipos, principalmente isquémicos o hemorrágicos.

Los isquémicos son producidos por la obstrucción del flujo sanguíneo a una parte específica del cerebro, lo cual puede estar condicionado por la aparición de trombos o émbolos, sustancias sólidas que viajan por la sangre y puede obstruir cualquier arteria.

Dichas sustancias sólidas pueden originarse por el desprendimiento de una placa de ateroma (estructuras llenas de grasa que se presentan en las paredes arteriales de los pacientes con ateroesclerosis, generalmente obesos e hipertensos) o por cardiopatías como la estenosis mitral, en la que una de las válvulas del corazón está excesivamente tensa y permite la acumulación de sangre y formación de trombos dentro del corazón.

Otras consecuencias de los ACV son la parálisis facial, los trastornos sensitivos, dificultad para la comunicación, ceguera y cualquier otro síntoma que depende directamente del territorio vascular afectado y, por lo tanto, de la estructura cerebral comprometida.

También te puede interesar leer: Ictus y demencia: así de estrecha es la relación

Medicamentos

antipsicóticos acinesia

Como se comentó anteriormente, la enfermedad de Parkinson se caracteriza por deficiencia en los niveles de dopamina cerebral. Este trastorno se correlaciona con la pérdida de neuronas que producen dicho neurotransmisor.

Sin embargo, existen otras patologías que se caracterizan precisamente por lo contrario: aumento en los niveles de dopamina cerebral. Tal es el caso de los pacientes esquizofrénicos o psicóticos.

El tratamiento de estas enfermedades se hace con medicamentos antipsicóticos que disminuyen en buena medida las concentraciones de dopamina cerebral con el objetivo de disminuir los síntomas asociados a la psicosis.

Sin embargo, un porcentaje de estos pacientes desarrollan una condición denominada parkinsonismo secundario”, en el cual se producen síntomas parecidos a los del Parkinson, especialmente la bradicinesia o acinesia tan característica.

También te puede interesar leer: Cómo funcionan los antipsicóticos y cuáles son sus principales reacciones adversas

Fuentes y referencias

Longo DL, Fauci AS, Kasper DL, Hauser SL, Jameson JL, Loscalzo J, editores. Harrison principios de medicina interna. Vol 2. 18a ed. México: McGraw‐Hill; 2012.

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico. 

Búsqueda por etiquetas:,