Inmunoterapia para la ELA: segura y posiblemente eficaz


El aumento de las células T reguladoras en 3 pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) resultó en la disminución de la progresión de la enfermedad. Los investigadores opinan que los resultados justifican la realización de ensayos clínicos a más larga escala.

inmunoterapia para la esclerosis lateral amiotrófica

Cada dosis de Tregs administrada a los pacientes en este estudio resultó en un aumento de entre 30 y 40 por ciento sobre los niveles normales. La disminución de la progresión de la enfermedad se observó durante cada ronda de cuatro infusiones Treg “.

La frase lleva la autoría de Jason Thonhoff, el investigador principal de un estudio recientemente publicado en la revista Neurology Neuroimmunology & Neuroinflammation..

Las Tregs o linfocitos T reguladores son células del sistema inmunitario, específicamente linfocitos, un tipo de glóbulo blanco cuya principal función es la de controlar la tolerancia inmunitaria, suprimiendo la activación excesiva del sistema inmunológico.

Los pacientes a los que hace referencia la frase son 3 afectados por esclerosis lateral amiotrófica, la enfermedad a la que se logró disminuir el ritmo de progresión gracias a aumentar el número de células T reguladoras.

Son pocos pacientes, muy pocos, pero los resultados alcanzados han asombrado a los propios investigadores.

La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad neurodegenerativa, progresiva y sin tratamiento curativo en la actualidad que provoca la pérdida de las neuronas que hacen posible los movimientos, las neuronas motoras.

También te puede interesar leer: Trasplante de células madre para la esclerosis lateral amiotrófica: ensayo clínico refleja beneficios funcionales

¿En qué consistió el tratamiento?

reducir el riesgo de LMP en la esclerosis múltiple

Los científicos partieron del hecho de que investigaciones previas habían encontrado que en los pacientes con ELA de progresión rápida, la función de supresión de las Tregs estaba disminuida y que mientras más avanzada era la enfermedad, más acentuada era la disfunción de las Tregs.

Los modelos animales de ELA también mostraron que una infusión de estas células, es decir, aumentando su número, resultaba en la disminución de la progresión de la enfermedad.

Tocaba entonces explorar si en pacientes el resultado sería el mismo y es aquí donde viene la investigación reciente a decirnos que sí.

Los tres pacientes pasaron por un procedimiento llamado leucoféresis un mes antes de la primera infusión. La leucoféresis es un procedimiento mediante el cual una máquina va extrayendo los glóbulos blancos de la sangre del paciente y devuelve el resto de las células sanguíneas al cuerpo.

Una vez obtenidos los glóbulos blancos, se separaron las células T reguladoras y se aumentaron en número.

Cada paciente recibió sus propias células en mayor cantidad mediante un total de 8 infusiones intravenosas, ¿el resultado? Ya adelantamos que fue positivo, pero vamos a por los detalles.

También te puede interesar leer: Masitinib para la ELA: la Agencia Europea del Medicamento cierra el paso a su salida al mercado (por ahora)

La inmunoterapia en la ELA, una alternativa terapéutica que debe avanzar en ensayos clínicos

Los investigadores observaron que después de cada infusión intravenosa de Tregs, la función de supresión de estas células aumentaba y que la progresión de la enfermedad disminuía.

También concluyeron que el procedimiento puede considerarse seguro y bien tolerado. Según comenta Stanley H. Appel, uno de los autores del estudio, lo alcanzado supera las expectativas iniciales:

Como creíamos, nuestros resultados mostraron que era seguro aumentar los niveles de Treg. Lo que nos sorprendió fue que la progresión de la ELA disminuyó drásticamente mientras recibían infusiones de Tregs que funcionaban correctamente”.

Appel tiene claro que este no es un tratamiento curativo, pero las expectativas están puestas en que el tratamiento logre ralentizar el avance de la enfermedad al punto de que ya no resulte mortal.

Los resultados de este estudio, creen los investigadores, justifica que se hagan ensayos clínicos a más larga escala.

Han sido solo tres pacientes, pero tres pacientes que abren una puerta a la esperanza, esa que cotiza al alza en el mundo ELA.

También te puede interesar leer: NurOwn, la terapia con células madre para la ELA que ya está en fase III de ensayo clínico

Fuentes y referencias

Houston Methodist (2018): Immune cells hold promise in slowing down ALS. En https://medicalxpress.com/news/2018-05-immune-cells-als.html

Jason R. Thonhoff, David R. Beers, Weihua Zhao, Milvia Pleitez, Ericka P. Simpson, James D. Berry, Merit E. Cudkowicz, Stanley H.Appel (2018): Expanded autologous regulatory T-lymphocyte infusions in ALS. En Neurology Neuroimmunology & Neuroinflammation

Búsqueda por etiquetas: