Particularidades sensoriales en el autismo: presentes desde muy temprano


Un nuevo estudio encuentra que en los bebés que en el futuro serán diagnosticados con autismo, el reflejo pupilar a la luz es más marcado. Lo observado, que ya se había notado con anterioridad, sigue sugiriendo la importancia de las alteraciones sensoriales en el espectro del autismo.

pupilas autismo

Un seguimiento de más de dos años vino a confirmar algo que ya este grupo de investigación había identificado previamente: en los bebés que más adelante en su vida son diagnosticados con autismo, la respuesta de la pupila a la luz es más intensa.

Los resultados, publicados en la revista Nature Communications, tienen una aparente contradicción con otros estudios que han hallado que esa respuesta de las pupilas a la luz es más débil en niños y adultos dentro del espectro.

El reflejo de la pupila a la luz (también llamado reflejo fotomotor), ya sea de constricción (cuando disminuye de tamaño) o de dilatación (cuando aumenta), regula la cantidad de luz que llega a la retina y es una forma sencilla y económica de valorar la integridad de algunas vías del sistema nervioso.

También te puede interesar leer: Dificultades para el contacto visual en el autismo: el por qué y cómo de este signo tan común

En los bebés con autismo ¿puede la pupila estar reflejando un proceso de neurodesarrollo atípico?

Esta es la hipótesis de los investigadores, quienes realizaron una pupilometría (medición del diámetro de las pupilas en estado “normal” y en respuesta a un estímulo) a 147 bebés con riesgo elevado de autismo y los siguieron hasta que cumplieron los tres años de vida.

Entre los dos o tres años ya se puede realizar el diagnóstico de trastorno del espectro del autismo (TEA) con cierta fiabilidad. A los tres años, 29 de esos niños evaluados cuando tenían entre 9 y 10 meses de vida habían recibido un diagnóstico de TEA.

¿Su respuesta a un estímulo luminoso fue diferente? Desde el inicio de artículo adelantamos que sí.

No solo tuvieron un reflejo más intenso que los otros niños con riesgo elevado de TEA que finalmente no fueron diagnosticados, sino que también se detectaron diferencias con otros 40 niños de bajo riesgo que se tomó como grupo control.

Otro resultado importante del estudio fue que halló que la magnitud del reflejo de la pupila a la luz tenía relación con la intensidad de los síntomas del autismo.

También te puede interesar leer: Una diferencia clave entre la amígdala de las personas con autismo y las neurotípicas

La pupilometría, ¿una posible herramienta diagnóstica?

pupilas autismo

Los autores sugieren que la pupilometría podría facilitar la valoración del riesgo de autismo en bebés. Eso sí, no por el momento, sino cuando estos hallazgos se hayan comprobado y hecho más objetivos y precisos.

Una posibilidad que se une a otras, como el electroencefalograma (un tema del que hablamos recientemente) y que refleja el potencial real de usar biomarcadores en el proceso diagnóstico del autismo a edades muy tempranas.

También te puede interesar leer: Ignacio Pantoja: “Muchas veces me dicen que los autistas no se quieren relacionar, o que no se enamoran, y es mentira totalmente”

Fuentes y referencias

Nyström P, Gliga T, Nilsson Jobs E, Gredebäck G, Charman T, Johnson MH, Bölte S & Falck-Ytter T (2018). Enhanced pupillary light reflex in infancy is associated with autism diagnosis in toddlerhood. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-018-03985-4

Uppsala University (2018): New study links strong pupillary light reflex in infancy to later autism diagnosis. En http://www.uu.se/en/news-media/press-releases/press-release/?id=4300&typ=pm

Búsqueda por etiquetas: