Vitaminas y otros suplementos dietéticos en la esclerosis múltiple, ¿qué funciona?


Según un estudio reciente, solo la vitamina D cuenta con la evidencia científica suficiente como para justificar una suplementación rutinaria en pacientes con esclerosis múltiple.

vitaminas esclerosis múltiple

Lo natural se está valorando al alza y ya sé que no te cuento nada nuevo.

Las personas con esclerosis múltiple, enfermedad crónica con una sintomatología muy compleja, constituyen un grupo especialmente interesado en opciones de tratamiento que complementen la terapia farmacológica tradicional.

Ahora bien, si nos centramos específicamente en las vitaminas y los suplementos dietéticos, ¿se ha demostrado que alguno tenga un efecto beneficioso en las personas con esclerosis múltiple?

Esta pregunta guio una investigación reciente, publicada en la revista JAMA Neurology, en la que los autores realizan una revisión de los estudios previamente publicados sobre el tema.

¿Sus conclusiones? Pues ya algo te adelanto: la vitamina D es la que cuenta con mayor respaldo científico, aunque de manera general es un área muy poco estudiada.

Ten presente algo al leer la información que te damos a continuación: que un estudio refleje resultados preliminares positivos, no quiere decir que ese compuesto funcione, más si la investigación no se ha realizado con el rigor suficiente.

También te puede interesar leer: Neurodegeneración en la esclerosis múltiple

Las vitaminas para la EM más prometedoras

vitaminas esclerosis múltiple

Entre las vitaminas sobre las que se ha encontrado un efecto positivo en pacientes con esclerosis múltiple están:

Vitamina A

Dos ensayos clínicos pequeños han señalado beneficios de su uso en los pacientes con EM, uno de ellos concluyendo que disminuye la fatiga y la depresión.

Sin embargo, el riesgo de toxicidad la hace poco atractiva. Entre los síntomas de toxicidad por vitamina A están los cambios de visión, vómitos, dolores de cabeza y alteraciones psiquiátricas.

Vitamina B1

También conocida como tiamina, tiene efecto antioxidante y se ha sugerido que tiene participación en el proceso de mielinización.

Un estudio del año 2013 encontró que mejoraba los síntomas de fatiga en algunos pacientes (15) a los que se administró en altas dosis.

Vitamina B7

La biotina es muy conocida en el campo de la EM, debido a que lleva algunos años en ensayo clínico como candidato a tratar la neurodegeneración en personas con formas progresiva de la enfermedad.

A la espera de los resultados del último ensayo clínico, hasta ahora se ha encontrado que la suplementación con altas dosis de biotina se asocia a mejorías clínicas, entre ellas disminución de la fatiga y aumento de la fuerza muscular.

También te puede interesar leer: Biotina para la esclerosis múltiple: nuevo ensayo clínico y esperanzas de que este año sea autorizado en Europa

Vitamina D

La más estudiada en relación a la EM. Es muy conocido que los niveles de vitamina D están relacionados con el riesgo de esclerosis múltiple.

Los ensayos clínicos realizados hasta el momento muestran que la suplementación con diferentes tipos de vitamina D disminuye el número de brotes y de nuevas lesiones.

En la actualidad hay ensayos clínicos en marcha que siguen investigando el efecto de la vitamina D sobre la enfermedad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la vitamina D puede llegar a provocar efectos indeseados, por ejemplo, arritmias y cálculos renales.

También te puede interesar leer: Irritabilidad y cambios de humor en la esclerosis múltiple, ¿qué hay de cierto?

¿Y qué se sabe sobre otros suplementos dietéticos?

cafeína parkinson

Cafeína

Pues resulta que el consumo regular de café se ha asociado a menor riesgo de desarrollar la enfermedad, incluso un estudio descriptivo encontró que las personas con esclerosis múltiple recurrente remitente (EMRR) que eran consumidoras regulares de esta bebida tenían menor riesgo de progresión.

Acetil l-carnitina (ALC)

Se ha evaluado en ensayos clínicos como candidato a tratar la fatiga en la esclerosis múltiple, aunque los resultados están lejos de ser concluyentes, sí sugieren cierto beneficio.

Coenzima Q10

También conocida como ubiquinona, es un antioxidante con efecto neuroprotector. Una pequeña investigación realizada en pacientes con EMRR encontró que disminuía los niveles de sustancias inflamatorias y mejoraba los síntomas de fatiga y depresión.

Su consumo en dosis elevadas se ha asociado a alteraciones gastrointestinales y hepáticas.

Ginkgo biloba

En extremo popular, este antioxidante se ha asociado en la EM a la mejoría de síntomas como depresión, fatiga, ansiedad y velocidad de procesamiento de la información.

Eso sí, al igual que sucede con la mayoría de las sustancias aquí mencionadas, la investigación científica es escasa y nada concluyente.

También te puede interesar leer: Ginkgo biloba para el cerebro ¿Y eso realmente funciona?

 Ácido lipoico

Este ácido graso tiene también tiene efecto antioxidante.

En un ensayo clínico con 51 pacientes con esclerosis múltiple secundaria progresiva, la suplementación con ácido lipoico se asoció a una reducción del 68% de la atrofia cerebral, un marcador de neurodegeneración.

Hay que tener en cuenta las posibles interacciones del ácido lipoico con los medicamentos que se están usando, pues se ha asociado a hipoglicemia y daño renal.

Ácidos grasos poliinsaturados

Los ácidos grasos poliinsaturados incluyen los famosos omega 3 y omega 6. Las investigaciones que se han realizado en pacientes con esclerosis múltiple apuntan a que no tiene efecto sobre la progresión de la enfermedad, aunque podría disminuir la frecuencia de brotes.

Probióticos

Con una popularidad al alza debido a los estudios que vinculan las alteraciones de la microbiota intestinal con la esclerosis múltiple, la suplementación con probióticos se ha asociado a mejorías en el estado de ánimo, la discapacidad y marcadores inflamatorios y metabólicos.

El consumo de probióticos puede ocasionar alteraciones gastrointestinales y en algunas personas reacciones alérgicas.

También te puede interesar leer: Dos estudios vinculan la esclerosis múltiple a alteraciones en la microbiota intestinal

¿Consumes suplementos o has decidido hacerlo? Ten en cuenta estas recomendaciones

personas con Asperger

Los autores del estudio no dan la espalda a la realidad de que, a pesar de la escasa evidencia de eficacia que hay para muchos de estos suplementos, más de la mitad de los pacientes con EM declara consumirlos.

Por eso recomiendan:

  • Buscar asesoramiento de profesionales de la nutrición.
  • Tener en cuenta las posibles interacciones farmacológicas.
  • Adquirir productos de fabricantes que cumplan con los más altos estándares de producción.

Además, recomiendan que los médicos evalúen si existen deficiencias nutricionales en sus pacientes con EM y de ser el caso, implementar las estrategias terapéuticas oportunas.

También te puede interesar leer: Qué es la inflamación y cuál es su papel en el sistema nervioso

Fuentes y referencias

Costantini  A, Nappo  A, Pala  MI, Zappone  A.  ( 2013): High dose thiamine improves fatigue in multiple sclerosis BMJ Case Rep. doi:10.1136/bcr-2013-009144

D’hooghe, M. B., Haentjens, P. , Nagels, G. and De Keyser, J. (2012), Alcohol, coffee, fish, smoking and disease progression in multiple sclerosis. European Journal of Neurology, 19: 616-624. doi:10.1111/j.1468-1331.2011.03596.x

Evans E, Piccio L, Cross AH.(2018):  Use of Vitamins and Dietary Supplements by Patients With Multiple SclerosisA Review. JAMA Neurol.  doi:10.1001/jamaneurol.2018.0611

Búsqueda por etiquetas: