¿Qué marca de la niñez propicia la violencia en la adultez?


Varios factores, entre ellos haber experimentado abuso sexual en la infancia, influyen en la aparición de conductas violentas en la adultez, según concluye un estudio del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona.

violencia en adultos

¿El ambiente o los genes? Esa es la cuestión detrás de los estudios que aún intentan desentrañar la verdadera raíz de la violencia y las enfermedades mentales.

Y tras esa pregunta se fueron los integrantes de un equipo de psicólogos que hace poco pudieron publicar algunas respuestas a estas incógnitas en la revista Molecular Psychiatry.

Los resultados apuntan a varios factores de riesgo para el desarrollo de una conducta violenta: haber experimentado abuso sexual o físico, consumir bebidas alcohólicas durante la infancia o adolescencia, vivir en grandes urbes y hasta ser parte de una familia inmigrante.

La investigación ha analizado datos de unas 1 500 personas con esquizofrenia de la Gottingen Research Association for Schizophrenia y de una muestra de 550 personas españolas no diagnosticadas de ninguna enfermedad mental.

En la muestra de personas con esquizofrenia, la presencia de violencia se detectó mediante registro de crímenes violentos como homicidio involuntario o asesinato, mientras en la población sin la enfermedad se detectó en rasgos de personalidad asociados a la hostilidad.

Bárbara Arias y Lourdes Fañanás, del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona (IBUB) ; Jorge Moya (Universidad de Lleida); Manuel Ignacio Ibáñez y Generós Ortet, de la Universidad Jaume, en España, fueron los responsables de este estudio.

¿La respuesta final? La probablidad de convertirse en una persona adulta agresiva aumentaba de modo muy relevante en los grupos que presentaban al menos uno de los factores de riesgo mencionados.

Cuando los sujetos presentaban al menos tres de los factores de riesgo, la probabilidad de ser violentos en la adultez estaba multiplicada hasta diez veces.

La conclusión dejaba claro un punto: la violencia en edad adulta está definitivamente ligada a la exposición a múltiples factores de riesgo desde la niñez y la adolescencia. Y esta probabilidad es independiente de la presencia de un trastorno mental previo.

También te puede interesa leer: Somos más solidarios si vivimos en espacios interraciales

¿La marca de la niñez en los genes?

cambios de humor en la esclerosis múltiple

Pero quizás la parte más interesante de los resultados sea la presencia de una marca muy distintiva en un subgrupo de 142 sujetos de los clasificados como de alto riesgo ambiental. En estos individuos había quedado una presencia de niveles más elevados de ARNm de la histona deacetilasa 1, un mediador de procesos epigenéticos.

Este hallazgo reaviva la cuestión de cuánta marca dejan en nuestros genes los factores ambientales. En este caso, en el desarrollo de perfiles violentos en la adultez.

Aunque como todo estudio serio no propone una última palabra en el tema, lo que sí deja claro esta investigación es la necesidad de más y mejores políticas preventivas que pueden ahorrarnos como sociedad la duplicación de comportamientos hostiles.

También te puede interesa leer: Psiconeuroinmunología, ¿puede la mente realmente enfermar al cuerpo?

Fuentes y referencias

Violent aggression predicted by multiple pre-adult environmental hits, en

https://www.nature.com/articles/s41380-018-0043-3

Un estudi analitza l’efecte de diversos factors de risc en l’aparició de conductes violentes en la població adulta, en http://www.ub.edu/web/ub/ca/menu_eines/noticies/2018/06/010.html

 

Búsqueda por etiquetas: