Síndromes medulares, ¿qué pasa si se lesiona la médula espinal?


Los síndromes medulares pueden ser causados por efectos compresivos en general, ocasionando una amplia variedad de síntomas muchas veces discapacitantes.

síndromes medulares

Cualquier lesión que comprometa el adecuado funcionamiento de algún segmento de la médula espinal provoca un síndrome medular, es decir, síntomas y signos asociados al daño de ese órgano.

Como este se encarga de transmitir información sensitiva y motora, es lógico pensar que los principales síntomas sean de este tipo.

Sin embargo, estos van a variar dependiendo del grado de extensión del daño y su localización, por lo que es posible asignar un diagnóstico diferente dependiendo de cada caso.

Es sobre las principales características de estas enfermedades de lo que hablaremos a continuación.

También te puede interesar leer: Lesión medular, una peligrosa afección neurológica

¿Cuántos síndromes medulares existen?

A pesar de que son bastantes, los más representativos incluyen:

  • Síndrome de sección medular completa.
  • Síndrome medular anterior.
  • Síndrome medular central.
  • Síndrome de Brown-Séquard o hemisección medular.

Síndrome de sección medular completa

Crédito de imagen: Андрей Королев 86. En Wikimedia Commons.

Como su nombre indica, la lesión produjo la ruptura o pérdida de continuidad de la mayor parte de la superficie o la totalidad de algún segmento de la médula espinal.

Como la médula espinal se encarga de transmitir tanto la información aferente proveniente del exterior hacia el encéfalo, como de transmitir la información eferente proveniente de dicho órgano hacia la periferia, se produce la pérdida de todas las sensibilidades y del movimiento voluntario por debajo del sitio de la lesión.

Esto significa que puede comprometerse un segmento de los miembros inferiores o la totalidad de los mismos, e incluso comprometer el tronco. Todo depende del segmento de la médula que esté afectado.

Otros trastornos incluyen la pérdida del volumen muscular (atrofia) y la pérdida del control de los esfínteres (como el anal).

También te puede interesar leer: Enfermedades de la motoneurona (o lo que sucede cuando mueren las células que dirigen los movimientos)

Síndrome medular anterior

Este, a diferencia del anterior, no afecta todo el segmento sino que únicamente se limita a la porción anterior del mismo.

Puede provocarse a raíz de una contusión medular en caso de fractura o también por luxaciones vertebrales. Las alteraciones vasculares también son importantes, e incluyen lesiones de la arteria espinal anterior o de sus ramificaciones.

Se caracteriza por pérdida bilateral de sensibilidad al dolor y temperatura (es decir, termoalgesia) y también del tacto ligero por debajo del nivel de la lesión.

Por otro lado, se encuentra conservada la discriminación táctil, sensibilidad vibratoria y propioceptiva (percepción de la posición del cuerpo respecto al espacio).

También existe atrofia muscular y parálisis de los músculos inervados por los segmentos espinales que se encuentran por debajo del nivel de la lesión.

Es muy particular y se conoce con el nombre de parálisis espástica, debido a que los músculos están, en apariencia, contraídos. Es diferente a la parálisis flácida, condición en la que los músculos se encuentran flácidos, como su nombre lo indica.

También te puede interesar leer: Tratamiento para la lesión medular resulta eficaz en primates no humanos

tipos de lesiones medulares

Síndrome medular central

En este caso está comprometida una región central del segmento medular, sin comprometer las porciones periféricas del mismo.

Generalmente es producido por hiperextensión de la región cervical de la columna, presionándose la parte anterior por efecto de los cuerpos vertebrales y la posterior por un abombamiento del ligamento amarillo.

Se produce pérdida bilateral de la termoalgesia, tacto ligero y presión por debajo del nivel de la lesión.

En este caso, por la disposición anatómica de las fibras nerviosas que transcurren por la médula espinal, los miembros superiores suelen ser más susceptibles de daño que los inferiores.

La preservación de la parte inferior del cuerpo se expresa por sensibilidad perianal conservada y buen tono de los esfínteres, principalmente.

Generalmente, el pronóstico es bueno cuando únicamente hay hinchazón (edema) de la parte central del segmento medular comprometido.

También te puede interesar leer: Neuralgia cervicobraquial, una causa frecuente de dolor

Síndrome de Brown-Séquard o hemisección medular

En este caso el compromiso es de la mitad izquierda o derecha de algún segmento de la médula espinal. Las causas son variadas, y pueden incluir fractura de la columna vertebral, traumatismo por herida punzante y armas de fuego o tumores.

Este trastorno está caracterizado por una banda de anestesia cutánea justo en el segmento de la lesión (es decir, ausencia total de la sensibilidad que sigue la forma de una banda o segmento horizontal).

También hay pérdida de la termoalgesia del lado contrario a la lesión (es decir, del lado contralateral) y de la sensibilidad táctil (también contralateral).

También te puede interesar leer: Ataxia: síntomas, causas y tratamiento

Fuentes y referencias:

Snell R.S. Neuroanatomía Clínica. 7ma edición. Wolters Kluwer Health España. Barcelona (2010).

IMPORTANTE

TiTi es un sitio web de información y bajo ningún concepto debe ser tomado como sustituto del criterio médico. Si tiene cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su médico.  Si tiene algún comentario que realizar sobre este artículo en específico, no dude en escribirnos a hola@infotiti.com. Por favor, tenga presente enviar junto a su comentario el enlace al artículo al que está haciendo referencia. Gracias!

Búsqueda por etiquetas:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.