¿Cuáles son las causas del adormecimiento de manos y piernas?

¿Cuáles son las causas del adormecimiento de manos y piernas?

Las parestesias son trastornos de la sensibilidad comunes que se expresan como adormecimiento de manos y piernas, pudiendo ser la expresión de una enfermedad sistémica.

adormecimiento de manos y piernas

La diabetes, el síndrome del túnel carpiano, las hernias discales, los traumatismos y diversas sustancias pueden ocasionar una sensación anormal de hormigueo en manos y piernas que son expresión de un trastorno orgánico subyacente.

Es por ello que, a veces, representa una oportunidad que permite identificar problemas de salud que pueden ser corregidos oportunamente.

A pesar de la amplia lista de enfermedades que pueden causar esta condición, también puede observarse en pacientes sanos. Es sobre las principales particularidades de estas sensaciones de lo que hablaremos a continuación.

También te puede interesar leer: No lo dudes, estos síntomas deberían hacerte ir al neurólogo

¿Qué es una parestesia?

Se trata de un fenómeno neurológico muy común que se manifiesta como una alteración de la sensibilidad, principalmente dado por sensación anormal en cualquier parte del cuerpo que generalmente se expresa como entumecimiento y/o hormigueo.

¿Puede haber adormecimiento de manos y piernas sin existir enfermedad?

adormecimiento de manos y piernas

Si algún paciente permanece en una posición incómoda de manera prolongada durante el día, es bastante probable que en algún momento sufra una parestesia, a pesar de que los mecanismos que explican esto son del todo conocidos.

Muchas personas muestran preocupación al sentir algún síntoma, sin embargo, en la mayor cantidad de casos se trata de algo aparentemente normal.

También te puede interesar leer: ¿Te preocupa tu memoria? 8 olvidos que son muy normales

Algunos trastornos metabólicos pueden causar parestesias

El metabolismo se define como todos aquellos procesos bioquímicos y fisiológicos que ocurren en el ser humano con el objetivo de mantener el equilibrio u homeostasis corporal.

Estos mecanismos son principalmente regulados por el sistema endocrinológico, el cual se vale de la producción de hormonas que tienen infinidad de efectos intracelulares.

Algunos trastornos hormonales y/o metabólicos como la diabetes mellitus pueden producir parestesias y otros trastornos de la sensibilidad.

En este caso en particular, existe un manejo inadecuado de la glucosa sanguínea, lo cual produce aumento de sus concentraciones plasmáticas sin que las moléculas de carbohidratos sean adecuadamente captadas por los tejidos.

Mucha de esa glucosa acumulada produce daño tisular en la superficie de las células, lo cual produce un compromiso tanto estructural como funcional. Esto condiciona enormemente la disfunción de muchos sistemas como el neurológico, ya que los nervios periféricos pueden verse lesionados.

La consecuencia clínica de este fenómeno se conoce como neuropatía diabética, la cual tiene numerosas vertientes dependiendo del tipo de nervio afectado. El adormecimiento de manos y piernas puede ser común en estos casos.

Los niveles alterados de electrolitos (como el sodio y el potasio) y las hipovitaminosis (deficiencia de vitaminas, como la B12) también pueden ocasionar dichos trastornos de la sensibilidad.

También te puede interesar leer: Neuropatía periférica: síntomas, causas, tratamientos y recomendaciones

Los traumatismos y la presión directa representan una causa clásica de esta condición

se me duermen las manos y los pies

Todo nervio, especialmente los más superficiales, son susceptibles de sufrir daños derivados de traumatismos directos e indirectos.

Los nervios raquídeos (aquellos que entran en la médula espinal y transportan información sensitiva) suelen sufrir lesiones en el contexto de una hernia discal, condición en la que parte del contenido de la médula espinal protruye a través de la estructura ósea que la protege. Esto aumenta considerablemente la presión sobre los tejidos circundantes, como los nervios.

Las lesiones más superficiales también pueden originar parestesias, tanto inmediatamente como a largo plazo. Además, la presión directa ejercida por lesiones ocupantes de espacio (como tumores o hematomas) puede originar este fenómeno.

¿Qué otras causas de parestesias existen?

Algunos fármacos (quimioterapia), sustancias diversas (como el plomo y el alcohol), las mordeduras de animales, ciertas enfermedades neurológicas (migraña, esclerosis múltiple, enfermedad cerebrovascular) y el síndrome del túnel carpiano son otras causas bien documentadas.

También te puede interesar leer: Cinco consecuencias de la neurotoxicidad por quimioterapia

Fuentes y referencias:

Longo DL, Fauci AS, Kasper DL, Hauser SL, Jameson JL, Loscalzo J, editores. Harrison principios de medicina interna. Vol 2. 18a ed. México: McGraw‐Hill; 2012.