¿Padeces hiperhidrosis? Puede ser culpa de la hiperactividad simpática

¿Padeces hiperhidrosis? Puede ser culpa de la hiperactividad simpática

La hiperhidrosis se caracteriza por una producción excesiva de sudor. Existen varios tratamientos que disminuyen el impacto social que tiene este trastorno en quienes lo padecen.

hiperhidrosis causas

La sudoración es un mecanismo fisiológico que permite regular la temperatura corporal.

En los seres humanos existen tres tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas, apocrinas y apoecrinas.

Las principales áreas de distribución de las glándulas ecrinas son las palmas de las manos, la región maxilar y las plantas de los pies.

Las apocrinas están localizadas mayoritariamente en las axilas y la región urogenital. Mientras que las apoecrinas (último tipo de glándulas que se describió) se encuentran únicamente en las axilas.

Existe una enfermedad conocida como hiperhidrosis donde el umbral de sudoración es más bajo que el de la sudoración normal diaria. Es decir, se produce más sudor del que se necesita realmente para regular la temperatura corporal.

También te puede interesar leer: Disautonomías, las señales de que el sistema nervioso autónomo está dañado

Tipos de hiperhidrosis

hiperhidrosis

Hiperhidrosis primaria

La hiperhidrosis primaria se limita a las axilas, palmas de las manos y plantas de los pies.

No existen procesos patológicos asociados que la produzcan. Afecta a ambos sexos y se da en sujetos de todas las razas.

Suele aparecer al inicio de la edad infantil, generando un empeoramiento progresivo hacia la pubertad, para luego disminuir nuevamente en edades avanzadas.

Puede acentuarse por procesos emocionales, temperatura y estímulos vasodilatadores.

También te puede interesar leer: Trastorno de ansiedad generalizada: causas, diagnóstico y tratamiento más actual

Hiperhidrosis secundaria

En el caso de la hiperhidrosis secundaria el estado de hipersudoración está asociado a un proceso de enfermedad subyacente, como pueden ser:

  • Infecciones agudas o crónicas
  • Alteraciones del sistema endocrino
  • Diabetes mellitus
  • Tumores malignos
  • Insuficiencia respiratoria

Base fisiológica de la hiperhidrosis

Se ha especulado que el fundamento de la hiperhidrosis radica en el centro hipotalámico, pues allí se controla la sudoración de las palmas de las manos y las plantas de los pies (y en menor medida la de las axilas).

Este control se realiza a través de una inervación simpática sobre las glándulas sudoríparas.

Por esta razón se ha planteado que el origen más probable de la hiperhidrosis es la existencia de una hiperactividad en el sistema nervioso simpático, la cual se manifiesta en los circuitos glandulares ecrinos.

También te puede interesar leer: El sistema parasimpático en 5 claves

¿Existe tratamiento para la hiperhidrosis?

hiperhidrosis tratamiento

Sí existen tratamientos para la sudoración excesiva, por ejemplo:

  • Antitranspirantes
  • Antiadrenérgicos y anticolinérgicos orales
  • Ansiolíticos
  • Iontoforesis (paso de corriente eléctrica a bajo voltaje, esto provoca una coagulación de las proteínas superficiales de la piel y el consiguiente bloqueo del conducto sudoríparo)
  • Inyección de toxina botulínica tipo A (sólo está permitida en las axilas)

Es importante tener presente que la selección de cualquiera de los métodos corresponde únicamente al personal médico.

Primeramente debe realizarse un examen físico exhaustivo con el propósito de que el médico pueda diferenciar entre una hiperhidrosis primaria y una secundaria.

Este examen físico debe estar dirigido también a tratar de confirmar el patrón de distribución del exceso de sudor.

También te puede interesar leer: Aplicaciones no cosméticas del botox que seguro desconoces (y son más importantes)

Bibliografía

A. Callejas, R. Grimalt, E. Cladellas. «Actualización en hiperhidrosis.» Actas Dermosifiliográficas 101(2), 2010: 110-118.

Nelson Wolosker, Juliana Maria Fukuda. «Current treatment of hyperhidrosis.» J Vasc Bras14 (4), 2015: 279-281.