Neuropatía: causas, síntomas y tratamiento

Neuropatía: causas, síntomas y tratamiento

El término neuropatía se utiliza para hacer referencia a cualquier enfermedad del sistema nervioso periférico. Se manifiesta principalmente mediante pérdida de fuerza y sensibilidad, y disminución de los reflejos.

neuropatía

El sistema nervioso periférico está conformado por los nervios y neuronas responsables de conectar los miembros y órganos del cuerpo con el sistema nervioso central.

Estos nervios pueden verse dañados por diferentes causas, y como resultado, el individuo presentará una serie de síntomas relacionados con el movimiento y la sensibilidad del cuerpo.

¿Qué es una neuropatía?

Se denomina neuropatía a cualquier enfermedad del sistema nervioso periférico.

El término polineuropatía se utiliza cuando el trastorno es diseminado, siendo casi siempre simétrico.

Si solo un nervio fuera afectado sería una mononeuropatía. Sin embargo, si hubiera daño focal de más de un nervio periférico se denominaría mononeuropatía múltiple.

Una neuropatía puede constituir una enfermedad primaria, o por el contrario, ser causada por otra enfermedad.

También te puede interesar leer: ¿Conoces estos 4 tipos de neuralgia?

¿Cuáles son las posibles causas?

neuropatía causas

Según las causas se pueden clasificar en: infecciosas, tóxicas, endocrinometabólicas, deficitarias, inmunoalérgicas y por conectivopatías, vasculares y heredofamiliares.

Infecciosas

Son causadas por virus, bacterias y rickettsias. En el caso de los virus los más frecuentes son el Herpes zóster y el virus de la mononucleosis infecciosa.

Las rickettsias estarán representadas por el tifus exantemático y las bacterias por enfermedades como lepra, difteria, leptospirosis, sífilis, fiebre tifoidea y tuberculosis pulmonar.

También te puede interesar leer: Las complicaciones neurológicas del herpes zoster o culebrilla

Tóxicas

Pueden ser provocadas por intoxicación por metales pesados como arsénico, bismuto, plomo, mercurio y talio.

Por otro lado puede haber intoxicación por venenos orgánicos como benceno, triortocrecilfosfato, tricloroetileno, alcohol metílico y bisulfuro de carbono.

En algunos casos la intoxicación se produce por medicamentos, ejemplo: antivirales, antibióticos, y otros como piridoxina, hidralazina, penicilamina y sales de oro.

Endocrinometabólicas

En este grupo la causa más frecuente es la diabetes mellitus, pero existen otras enfermedades que pueden desencadenar una neuropatía como la acromegalia, porfiria, uremia y amiloidosis.

Deficitarias

En esta clasificación se encuentran algunas enfermedades (beriberi, pelagra, alcoholismo, malabsorción) o condiciones (embarazo) que provocan la deficiencia de sustancias y nutrientes específicos de gran importancia en el metabolismo, desarrollo y sostenimiento diario del cuerpo.

También te puede interesar leer: Consecuencias neurológicas del déficit de vitamina B12

Inmunoalérgicas y por conectivopatías

Las más frecuentes son: Guillain-Barré-Strohl, artritis reumatoidea y el lupus eritematoso diseminado.

Pero existen otras como la polineuropatía inflamatoria desmielinizante crónica, neuropatía multifocal motora, enfermedad del suero, polimiositis, poliarteritis nudosa, y esclerodermia.

Vasculares

Arteriosclerosis y tromboangeítis obliterante serían las principales causas de neuropatía en este grupo.

Heredofamiliares

Pertenecen a este grupo las siguientes enfermedades: Déjerine-Sottas, Charcot-Marie-Tooth, Refsun, Riley-Day, Friedreich, Hicks, Denny Brown. Casi ninguna de estas patologías tiene cura.

fases de neuropatía

Neuropatías más frecuentes

Las polineuropatias más frecuentes son las de causa alcohólica, diabética, nutricional y tóxica. En cuanto a las mononeuropatías, las más comunes son las de origen traumático, isquémico e infeccioso.

También te puede interesar leer: Estas son las complicaciones neurológicas de la enfermedad de Lyme

Síntomas y signos de neuropatía

Las manifestaciones dependerán de tres factores fundamentalmente: la causa, el número de nervios afectados, y la localización de estos en el cuerpo humano.

Desde un punto de vista general la afección comienza con una fase irritativa que progresa hasta la fase de agotamiento o deficitaria.

Los síntomas nos ayudan a orientarnos en cuanto a la fase en la cual se encuentra la enfermedad, y cabe destacar que mayormente se presentan en manos y pies.

Fase irritativa

El paciente presentará dolor y una sensación exagerada a los estímulos táctiles, los cuales se van a percibir mucho más intensos. Hasta el roce de la ropa sobre la piel puede llegar a ser molesto.

Además tendrán lugar otras manifestaciones como pérdida de la sensibilidad, dolor a la compresión de los algunos nervios, calambres, entumecimiento, contracciones y espasmos.

Fase deficitaria

Encontraremos una marcada disminución de la sensibilidad a los estímulos, la cual puede progresar hasta la pérdida de sensibilidad.

En un inicio se presentará diminución parcial de los movimientos voluntarios, lo que pudiera evolucionar hasta la parálisis o pérdida de movimiento.

Posteriormente se desarrollará disminución del tamaño de los músculos y en algunos casos atrofias musculares.

En ocasiones se pueden presentar múltiples trastornos tróficos, los que dan lugar en la fase irritativa a un aumento de la irrigación o circulación de la sangre en la piel, sudoración y coloración azulada.

Luego, en la fase deficitaria, aparecerá osteoporosis, piel brillante y lisa, frialdad, pérdida de pelo, trastornos en las formas de las uñas, úlceras, incontinencia urinaria e impotencia sexual.

También te puede interesar leer: 3 enfermedades autoinmunes que atacan el sistema nervioso

Pronóstico de las neuropatías

El pronóstico dependerá de la causa.

Lo ideal sería que se pudiera encontrar y tratar la causa de forma oportuna y adecuadamente, para garantizar una evolución positiva; aunque en algunas ocasiones a pesar de que se trate la causa el daño puede ser permanente.

En ciertos casos, como en el de las neuropatías heredofamiliares, no habrá cura.

Tratamiento de la neuropatía

Se tratará al paciente según la causa, puesto que cada una se trata de manera diferente.

En cualquier tipo de neuropatía se debe tratar el dolor con analgésicos y se debe garantizar la administración de vitaminas.

La fisioterapia y los masajes terapéuticos jugarán un importante papel en la rehabilitación.

En muchos casos se debe orientar psicoterapia, principalmente en aquellos en los que las secuelas son permanentes o no exista cura para la enfermedad.

También te puede interesar leer: Neuralgia del pudendo: características principales

¿Qué medidas tomar para prevenir las neuropatías?

casos de demencia precoz

Se orientará tener una dieta balanceada, dejar de fumar, no estar en contacto con sustancias tóxicas y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas y café.

Las personas diabéticas deberán tener un control metabólico adecuado mediante la dieta y los medicamentos para la diabetes que le haya indicado su médico.

Generalmente la fase irritativa es muy breve, además los síntomas en la misma son de poca intensidad, razón por la cual el individuo no le da mucha importancia, lo que conlleva que la enfermedad se diagnostique cuando ya ha progresado a la fase deficitaria.

En esto radica la importancia de conocer la enfermedad. Diagnosticándola en sus comienzos podremos prevenir la aparición de algunos síntomas y evitar una mala evolución.

También te puede interesar leer: Cinco consecuencias de la neurotoxicidad por quimioterapia

Fuentes y referencias

– Nelson Aguilar Pacín, Manual de terapéutica de Medicina Interna.

– Dennis L. Kasper, Principios de Medicina interna.